X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



sábado, 9 de julio de 2016

EL PUDOR Y LA MODESTIA. VIRTUDES DE NUESTRA MADRE





EL PUDOR Y LA MODESTIA
VIRTUDES DE NUESTRA MADRE
Decía San Rafael de San José Kalinowski, sacerdote de la Orden Carmelita que  Nosotros amamos  a la Santísima Virgen de veras sólo cuando nos esforzamos en imitar sus virtudes, especialmente su humildad y su recogimiento en la oración... Nuestra mirada debe estar constantemente fija en ella, y a ella deben orientarse todos nuestros afectos, conservando siempre el recuerdo de sus beneficios y esforzándonos en serle siempre fieles.”
Con esa intención, cada sábado, nos dentemos a considerar las virtudes de nuestra Señora, para que al contemplarlas, se ilumine nuestra inteligencia y se mueva nuestra voluntad a ponerlas en práctica.
Al contemplar a la Virgen, contemplamos la belleza y la hermosura de la mujer que no ha sido manchada por el pecado ni la concupiscencia, que como limpio cristal deja traslucir todo el esplendor de la santidad divina. Ella es la Inmaculada, la toda santa. Todo en María es reflejo de Dios: su mirada, su porte, sus gestos, su forma de hablar y de vestir…  Y en todo ello, no solo en las virtudes espirituales o propiamente religiosas, ella es modelo al que hemos de imitar.
Nuestro mundo moderno se caracteriza por la multiculturalidad y el cambio vertiginoso de las modas que afecta a todas las realidades de nuestra vida desde los hábitos de la comida, formas de vestir, formas de divertirse… Tristemente, estos cambios y estas modas –que aparentemente son desarrollo y progreso- no siempre son buenas para la educación y crecimiento personal, yendo muchas veces en contra nuestra, deshumanizándonos. Recordemos, como en Fátima, en el año 1917, la Virgen anunció a aquellos tres niños que se introducirían ciertas modas que ofenderán mucho a nuestro Señor.
Ante estas modas y cambios de costumbres, la actitud de muchos, por ignorancia, por superficialidad,  por debilidad, o falsa condescendencia es: “Ahora es así”,  “Todo el mundo lo hace”, “Los tiempos cambian.”  Pero para nosotros cristianos no es una postura válida. Aquello que el apóstol dice en la carta a los hebreos, bien lo podemos aplicar a las modas: “No os dejéis seducir por doctrinas varias y extrañas” (Hb 13, 89). Como cristianos no podemos dejarnos seducir por modas extrañas, por “afán de novedades.”
Recordemos unas palabras del Papa Pio XII a las jóvenes de Italia: “Lo que Dios os pide es que recordéis siempre que la moda no es ni puede ser la regla de vuestra conducta; que sobre los dictados de la moda y de sus exigencias tenéis otras leyes más altas e imperiosas, principios superiores o inmutables que en ningún caso pueden sacrificarse en eras del placer o del capricho…”
¿A quién debemos de seguir e imitar? Miremos a la Virgen María, ella es la respuesta y el modelo para vivir agradando a Dios en todos los aspectos de nuestra vida, también en la forma de comportarnos y de presentarnos a los demás. Ella es modelo de pudor y de modestia.
El Catecismo de la Iglesia Católica, al hablarnos acerca del noveno de mandamiento de la Ley de Dios que prohíbe los pensamientos y deseos impuros  y nos exige la pureza de corazón, dedica varios números a hablar de estas virtudes tan ignoradas y combatidas hoy.
El pudor es la virtud que nace de la pureza de corazón y ayuda a la vivencia de la castidad que “ordena las miradas y los gestos en conformidad con la dignidad de las personas y con la relación que existe entre ellas.”
El pudor preserva la intimidad de la persona manteniendo velado lo que no debe ser mostrado, pues nuestro cuerpo es sagrado, santificado por la presencia del Espíritu Santo, y,como exhorta san Pablo, no debemos entregar nuestro cuerpo a la impureza
El pudor es modestia que inspira la elección de la vestimenta rechazando los exhibicionismos del cuerpo humano y la provocación.  No hay contradicción entre el pudor y la modestia y  los criterios de belleza, elegancia y decoro... El pudor y la modestia nos llevan a un cuidado justo del cuerpo, faltando también a esta virtud cuando somos descuidados o sucios...

Algunas claves prácticas para vivir el pudor y la modestia serían:
1)     Saber distinguir las diferentes circunstancias (lugares, eventos, personas) en las que desarrollo mi vida y que cada una de ellas requiere un “protocolo” de educación y saber estar.
2)    No obrar por la comodidad, por la apetencia o por el criterio de “sentirme bien” en mi forma de obrar, de moverme, de vestir…  
3)    Pensar primero en los otros, antes que en mí; no siendo ocasión para ellos de pecado ni por mis palabras, ni por mis gestos, ni por mi forma de vestir. El cristiano vive discretamente, sin querer llamar la atención ni ser el centro de las miradas.
4)    Con respeto a la forma de comportarse en el templo se ha de guardar una compostura propia al sentarse y al estar en pie, como de rodillas, si dejar el cuerpo caer a su antojo con posturas impropias que no favorezcan la oración. Con respeto a la ropa en el templo se ha de evitar las ropas ajustadas, siempre los hombros cubiertos hasta medio brazo, los pantalones y faldas han de ser siempre por debajo de las rodillas; los hombres en la iglesia han de estar siempre con la cabeza descubierta, y –por tradición apostólica enseñada por San Pablo- las mujeres ha de cubrir su cabello con un fino velo. Fijémonos que la Iglesia cubre aquello que considera de valor y sagrado: el sagrario, el cáliz, el copón, el altar… así pide a la mujer que cubra su cabello, para librarlo de miradas indiscretas y "profanaciones" ... aunque sea solo de pensamiento. 
Pidamos a la Virgen María que nos enseñe a amar la pureza, a guardar nuestro cuerpo casto, y nos de un corazón limpio, para que en todo las aspectos de nuestra vida por nuestra modestia y pudor seamos testimonio y alabanza de aquella que es la Virgen Inmaculada, la toda Santa, la hermosura de Dios.