IGLESIA DEL SALVADOR DE TOLEDO (ESPAÑA)

Forma Extraordinaria del Rito Romano

Sábado 7 de diciembre. Primer sábado de mes. 17:45 I Vísperas de la Inmaculada, seguida la Santa misa y adoración y rezo del rosario meditado *** No habrá misa de 8:15.

Domingo, 8 de diciembre. LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN. Santa misa cantada a las 10:00..

***MISA MENSUAL EN LUGO. 7 de diciembre. Santa misa a las 17:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

viernes, 30 de marzo de 2018

VIERNES SANTO. Oficio de tinieblas. Oficios de la pasión y muerte del Señor

ACUÉRDATE. Oración en la Pasión del Señor de santa Teresita del Niño Jesús


Acuérdate de aquella triste noche,
noche de tu agonía,
en la que con tu sangre se mezclaron tus lágrimas.
¡Perlas de amor, cuyo infinito precio
hizo que germinaran
en esta tierra virginales flores!
Un ángel, al mostrarte esta mies escogida,
renacer hizo el gozo de tu bendita alma.
Mas tú, Jesús, me viste
en medio de tus lirios,
¡acuérdate!

Acuérdate, Señor, que tu rocío fecundo,
virginizando el cáliz de las flores,
capaces las volvió, ya en esta vida,
de engendrar multitud de corazones.
Soy virgen, ¡oh Jesús! No obstante, ¡qué misterio!,
al unirme yo a ti, soy madre de almas.
De las vírgenes flores
que salvan pecadores,
¡acuérdate!

Acuérdate: un Condenado a muerte,
abrevado de amargo sufrimiento,
alzó al cielo los ojos y exclamó:
«¡Un día me veréis aparecer con gloria
nimbado de poder sobre las nubes!»
Nadie creer quería que el Hijo de Dios fuese,
pues su gloria inefable permanecía oscura.
Príncipe de la paz,
yo sí te reconozco,
¡yo creo en ti...!

Acuérdate de que hasta entre los tuyos
siempre desconocido fue tu divino rostro.
Pero a mí me dejaste tu dulce y pura imagen,
y bien sabes, Señor, que siempre
yo te reconocí...
Te reconozco, sí, ¡oh rostro eterno!,
aun a través del velo de tus lágrimas
descubro tus encantos.
De todos los corazones
que recogen tus lágrimas, Jesús,
¡acuérdate!

 Acuérdate de la amorosa queja
que, clavado en la cruz, se te escapó del pecho.
¡En el mío quedó, Señor, grabada,
y por eso comparte el ardor de tu sed!
Y cuanto más herido se siente por tu fuego,
más sed tiene, Jesús, de darte almas.
De que una sed de amor
me quema noche y día
¡acuérdate!

¡Acuérdate, Jesús, Verbo de vida,
de que tanto me amaste, que moriste por mí!
También yo quiero amarte con locura,
también por ti vivir y morir quiero yo.
Bien sabes, ¡oh Dios mío!, que lo que yo deseo
es hacer que te amen y ser mártir un día.
Quiero morir de amor.
Señor, de mi deseo
¡acuérdate!

Viacrucis con Santa Teresita del Niño Jesús

Primera estación:
Jesús es condenado a muerte
Pilato preguntó: "¿Qué hago con Jesús, llamado Cristo?". Respondieron todos: "¡Crucifícalo!". Pilato replicó: "¿Qué ha hecho de malo?". Ellos, entonces, gritaron con más fuerza: "¡Crucifícalo, crucifícalo!". Cuando vio que no podía hacer nada y que la gente se agitaba todavía más, Pilato se hizo traer un poco de agua, se lavó las manos delante de la turba y dijo: "¡Yo no soy responsable de la muerte de este hombre, es asunto vuestro!" (Mt 27, 22-24).
Al volver a mi celda, me preguntaba qué pensaría Jesús de mí, y al instante me acordé de aquellas palabras que un día dirigió a la mujer adúltera: "¿Ninguno te ha condenado?" Y yo, con lágrimas en los ojos, le contesté: "ninguno, Señor... ni mi madrecita, imagen de tu ternura, ni mi hermana Sor San Juan Bautista, imagen de tu justicia, y sé muy bien que puedo irme en paz, ¡porque tú tampoco me condenarás...!" (Cta. 28-5-1897, a la madre Inés de Jesús)

Segunda Estación:
Jesús con la cruz a cuestas
Pilato hizo conducir fuera a Jesús. Después se sentó en una tribuna, en el lugar que llaman El Enlosado. Era la víspera de la Pascua, hacia mediodía. Pilato dijo a la turba: "¡Aquí tenéis a vuestro Rey!". Pero ellos gritaron: "¡Fuera, fuera, crucifícalo!" Entonces los guardas tomaron a Jesús y lo llevaron fuera de la ciudad forzándolo a llevar la cruz sobre los hombros (Jn 19, 13-17).
Celina ¿no te parece que ya no nos queda nada en la tierra? Jesús quiere hacernos beber su cáliz hasta las heces dejando a nuestro padre querido allá abajo. No le neguemos nada. ¡Tiene tanta necesidad de amor y está tan sediento, que espera de nosotras esa gota de agua que pueda refrescarlo...! Demos sin medida, que un día él dirá: "Ahora me toca a mí" (Cta. 19-20-5-1890, a Celina).

Tercera estación:
Jesús cae por primera vez
Dijo él: "ciertamente, ellos son mí pueblo, hijos que no engañarán. Y fue él su Salvador en todas sus angustias. No fue un mensajero ni un ángel: él mismo en persona los liberó. Por su amor y compasión él los rescató: los levantó y los llevó todos los días desde siempre" (Is 63, 8-9).
¡Suframos con amargura, sin ánimos! Jesús sufrió con tristeza. Sin tristeza, ¿cómo iba a sufrir el alma?¡ Y nosotras quisiéramos sufrir generosamente, grandiosamente...! Celina... ¡quisiéramos no caer nunca...! ¡Qué importa, Jesús mío, que yo caiga a cada instante! En ello veo mi debilidad, y eso constituye para mí una gran ganancia... Tú ves ahí lo que yo soy capaz de hace, y por eso te vas a sentir más inclinado a llevarme en tus brazos... Si no lo haces, señal de que te gusta verme por el suelo..., y entonces no tengo por qué inquietarme sino que tenderé siempre mis brazos suplicantes y llenos de amor hacia ti (Cta. 26-4-1889, a Celina).

Cuarta estación:
Jesús encuentra a su madre
¿A quién te compararé y asemejaré, ciudad de Jerusalén? ¿Quién te podrá salvar y consolar, doncella, capital de Sión? Grande como el mar es tu quebranto ¿quién te podrá curar? (Lam 2, 13).
Un profeta lo dijo,
¡Oh Madre desolada!:
"no hay dolor semejante a tu dolor"
¡Oh, reina de los mártires,
quedando en el destierro,
prodigas por nosotros,
toda la sangre de tu corazón! (P 54, 23).

Quinta estación:
El Cireneo carga con la cruz de Jesús
Por el camino, encontraron a un cierto Simón, natural de Cirene, que volvía del campo. Le cargaron sobre las espaldas la cruz, y le obligaron a llevarla detrás de Jesús (Lc 23, 26).
¡Es tan hermoso ayudar a Jesús con nuestros pequeños sacrificios, ayudarle a salvar las almas que él rescató al precio de su sangre y que sólo esperan nuestra ayuda para no caer en el abismo...!
Me parece que si nuestros sacrificios son cabellos que hechizan a Jesús, nuestras alegrías lo son también. Para ello, basta con no encerrarse en una felicidad egoísta, sin ofrecer a nuestro Esposo las pequeñas alegrías que él siembra en el camino de la vida para cautivar nuestras almas y elevarlas hasta sí... (Cta. 12.7.1896, a Leonia).

Sexta estación:
La Verónica enjuga el rostro de Jesús
Despreciado, marginado, hombre doliente y enfermizo, como de taparse el rostro para no verle. Despreciable, un don nadie.
¡Y con todo, eran nuestras dolencias las que él llevaba y nuestros dolores los que soportaba! Nosotros le tuvimos por azotado, herido de Dios y humillado.
El ha sido herido por nuestras rebeldías, molido por nuestras culpas. Él soportó el castigo que nos trae la paz. Sus heridas nos han curado (Is 53, 3-5).
Fuiste tú, madre querida, quien me enseñó a conocer los tesoros escondidos en la Santa Faz. Lo mismo que, hacía años, nos habías precedido a las demás en el Carmelo, así también fuiste tú la primera en penetrar los misterios de amor ocultos en el rostro de nuestro esposo. Entonces tú me llamaste y comprendí...
Comprendí en qué consistía la verdadera gloria. Aquel cuyo reino no es de este mundo me hizo ver que la verdadera sabiduría consiste en "querer ser ignorada y tenida en nada", en "cifrar la propia alegría en el desprecio de sí mismo"
Sí, yo quería que mi rostro, como el de Jesús, estuviera verdaderamente escondido, y que nadie en la tierra me reconociese. Tenía sed de sufrir y de ser olvidada... (Ms A 71r).

Séptima estación:
Jesús cae por segunda vez
Siento asco de mi vida, voy a dar curso libre a mis quejas, voy a hablar henchido de amargura. Diré a Dios: No me condenes, explícame por qué me atacas ¿ Te parece bien oprimirme, despreciar la obra de tus manos y favorecer los planes del malvado? (Job 10, 1-3).
"Recuerda que, en la tierra, cuál un extraño huésped,
debiste andar errante, Tú el eterno Verbo;
tú no tenías nada..., ni siquiera una piedra,
ni un lugar de refugio, cuál pájaro del cielo...
¡Oh, Jesús, ven a mí, reposa tu cabeza,
que para recibirte el alma presta tengo!
Mi amado Salvador,
posa en mi corazón;
es para Ti... (P 24, 8)

Octava estación:
Jesús encuentra a las mujeres de Jerusalén
Eran muchos los que seguían a Jesús. Una turba del pueblo y un grupo de mujeres que si golpeaban el pecho y se lamentaban por él. Jesús, se volvió hacia ellas y les dijo: "Mujeres de Jerusalén, no lloréis por mí, llorad más bien por vosotras y por vuestros hijos" (Lc 23, 27-28).
Aún hoy sigo sin comprender por qué en Italia se excomulga tan fácilmente a las mujeres. A cada paso nos decían: "¡No entréis aquí... No entréis allá, que quedaréis excomulgadas...!" ¡Pobres mujeres! ¡Qué despreciadas son...! Sin embargo ellas aman a Dios en un número mucho mayor que los hombres, y durante la Pasión de Nuestro Señor las mujeres tuvieron más valor que los apóstoles, pues desafiaron los insultos de los soldados y se atrevieron a enjugarla Faz adorable de Jesús... Seguramente por eso él permite que el desprecio sea su lote en la tierra, ya que lo escogió también para sí mismo...
En el cielo demostrará claramente que sus pensamientos no son los de los hombres, pues entonces las últimas serán las primeras...
Más de una vez, durante el viaje, no tuve paciencia para esperar al cielo para ser la primera... (Ms A, 66v).

Novena estación:
Jesús cae por tercera vez
Se alejan de mí horrorizados, escupen a mi paso, sin reparo. A mi diestra se alza una chusma que hace vacilar mis pasos, se encamina hacia mí para perderme (Job 30, 10. 12).
Sí, querida de mí corazón, ¡Jesús está ahí con su cruz! Al privilegiarte con su amor, quiere hacerte semejante a él ¿ Por qué te vas a asustar de no poder llevar esa cruz sin desfallecer? Jesús, camino del calvario, cayó hasta tres veces, y tú, pobre niñita, ¿no vas a parecerte a tu esposo, no querrás caer 100 veces, si es necesario, para demostrarle tu amor levantándote con más fuerzas que antes de la caída...? (Cta. 23-25.1.1889, a Celina).
Décima estación:
Jesús es despojado de sus vestiduras.
Los soldados que habían crucificado a Jesús tomaron sus vestidos e hicieron con ellos cuatro lotes, uno para cada uno. Después tomaron su túnica, que estaba tejida de una sola pieza y dijeron: "no la dividamos, sino echémosla a suertes, a ver a quien le toca" (Jn 19, 23-24).
"Venid todos a mí, pobres almas cargadas,
vuestras pesadas cargas pronto se harán ligeras,
y saciada la sed de vida para siempre,
de vuestro seno, de agua saltarán ricas venas".
Tengo sed, Jesús mío, esa agua te reclamo;
de divinos torrentes de esa Agua mi alma llena.
Para hacer mi mansión
en tal Mar de Amor vengo a Ti (P 24, 11).

Undécima estación:
Jesús es clavado en la cruz
Cuando llegaron al lugar llamado "de la Calavera"; crucificaron primero a Jesús y luego, con él, a dos ladrones, uno a su derecha y otro a su izquierda. Jesús decía: "Perdónalos, Padre, porque no saben lo que hacen" (Lc 23, 33-34).
Sin duda, aquellos que amas ofenderán al Dios que les ha colmado de bendiciones; sin embargo, ten confianza en la misericordia infinita del Buen Dios; es lo bastante grande como para borrar los peores crímenes cuando encuentra un corazón de madre que pone en ella toda su confianza.
Jesús no desea la muerte del pecador, sino que se convierta y viva eternamente. Este niño, que sin esfuerzo acaba de curar a tu hijo de la lepra lo curará un día de una lepra más grave... Entonces, no bastará un simple baño, será preciso que Dimas sea lavado en la sangre del redentor... Jesús morirá para dar la vida a Dimas y éste entrará, el mismo día que el Hijo de Dios en su Reino celeste ("La huida a Egipto", RP 6, 1 Or).

Duodécima estación
Jesús muere en la cruz
Junto a la cruz estaban algunas mujeres: María, la madre de Jesús, su hermana, María de Cleofás y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y cerca de ella al discípulo al que amaba, dice a su madre: "Mujer, ahí tienes a tu hijo". Luego dice al discípulo: "Ahí tienes a tu madre". Y desde aquella hora, el discípulo la acogió en la casa.
Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba cumplido, para que se cumpliera la Escritura, dice: "Tengo sed"
Había allí una vasija llena de vinagre. Sujetaron a una rama de hisopo una esponja empapada en vinagre y se la acercaron a la boca. Cuando tomó Jesús el vinagre, dijo: "Todo está cumplido". E inclinando la cabeza, entregó el espíritu (Jn 19, 25-30).
En la tarde de esta vida compareceré delante de ti con las manos vacías, pues no te pido, Señor, que lleves cuentas de mis obras [...].
Todas nuestras justicias tienen manchas a tus ojos. Por eso yo quiero revestirme de tu propia Justicia y recibir de tu Amor la posesión eterna de Ti mismo. No quiero otro trono ni otra corona que Tú mismo, Amado mío... (Ofrenda al Amor misericordioso, Or 6).

Decimotercera estación:
Jesús es bajado de la cruz
José de Arimatea pidió permiso a Pilato para tomar el cuerpo de Jesús y Pilato se lo concedió. Fueron, pues, y retiraron su cuerpo (Jn 19, 38).
Quiero seguir viviendo largo tiempo en la tierra,
si ése es tu deseo, mi Señor.
Quiero seguirte al cielo,
si te complace a ti.
El fuego de la patria, que es el amor,
sin cesar me consume.
¿Qué me importa la vida?
¿Qué me importa la muerte?
¡Amarte, ése es mi gozo!
¡Mi única dicha amarte! (P 45, 7).

Decimocuarta estación:
Jesús es sepultado.
En el lugar donde habían sepultado a Jesús, había un huerto y en el huerto una tumba nueva donde ninguno había sido sepultado. Como era la víspera de la fiesta de los judíos, pusieron allí el cuerpo de Jesús, porque la tumba estaba cerca (Jn 18, 41-42).
Yo sé que hay que estar muy puros para comparecer ante el Dios de toda santidad, pero sé también que el Señor es infinitamente justo. Y esta justicia, que asusta a tantas almas, es precisamente lo que constituye el motivo de mi alegría y de mi confianza. Ser justo no es sólo ejercer la severidad para castigar a los culpables, es también reconocer las intenciones rectas y recompensar la virtud. Yo espero tanto de la justicia de Dios como de su misericordia. Precisamente porque es justo, "es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia. Pues él conoce nuestra masa, se acuerda de que somos barro. Como un padre siente ternura por sus hijos, siente el Señor ternura por sus fieles...". [...]
Esto es, hermano mío, lo que yo pienso acerca de la justicia de Dios. Mi camino es todo él de confianza y de amor, y no comprendo a las almas que tienen miedo de tan tierno amigo. A veces, cuando leo ciertos tratados espirituales en los que la perfección se presenta rodeada de mil estorbos y mil trabas y circundada de la multitud de ilusiones, mi pobre espíritu se fatiga muy pronto, cierro el docto libro que me quiebra la cabeza y me diseca el corazón y tomo en mis manos la Sagrada Escritura. Entonces todo me parece luminoso, una sola palabra abre a mi alma horizontes infinitos, la perfección me parece fácil: veo que basta con reconocer la propia nada y abandonarse como un niño en los brazos de Dios.
Dejando para las grandes almas, para los grandes espíritus, los bellos libros que no puedo comprender, y menos practicar, me alegro de ser pequeña, puesto que sólo los niños y los que se les parecen, serán admitidos al banquete celestial. Me gozo de que haya muchas moradas en el Reino de Dios, porque si no hubiese más que esa cuya descripción y camino me resultan incomprensibles, yo no podría estar allí (Cta. 9.5.1897, al P Roulland).

miércoles, 28 de marzo de 2018

EL ROSARIO EN TIEMPO DE PASIÓN



MISTERIOS GLORIOSOS
Monición inicial: 
Cercano ya el Sagrado Triduo Pascual, la Iglesia nos invita a recoger nuestros sentidos e introducirnos en los momentos culminantes de nuestra redención, uniéndonos íntimamente a nuestro Señor Jesucristo y a su Madre y madre nuestra, la Virgen Dolorosa.
Al contemplar los misterios gloriosos, nuestra fe se confirma y reconforta con la esperanza de que tras la peregrinación en este mundo, hay una vida en el cielo conseguida a precio de la sangre de Cristo.
Señor mío Jesucristo... 

1.-La Resurrección del Señor.
“Cristo posee un sacerdocio perpetuo, porque permanece para siempre. De ahí que pueda también salvar perfectamente a los que por él se llegan a Dios, ya que está siempre vivo para interceder en su favor. Hb 7, 24-25

2.- La Ascensión del Señor
“Tenemos un Sumo Sacerdote tal, que se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos,  al servicio del santuario y de la Tienda verdadera, erigida por el Señor, no por un hombre. Porque todo Sumo Sacerdote está instituido para ofrecer dones y sacrificios: de ahí que necesariamente también él tuviera que ofrecer algo.” Hb 8, 2-3
3.- La Venida del Espíritu Santo
“Si la sangre de machos cabríos y de toros y la ceniza de vaca santifica con su aspersión a los contaminados, en orden a la purificación de la carne, ¡cuánto más la sangre de Cristo, que por el Espíritu Eterno se ofreció a sí mismo sin tacha a Dios, purificará de las obras muertas nuestra conciencia para rendir culto al Dios vivo!” Hb 9, 13-14

4.- La Asunción de María Santísima a los cielos en cuerpo y alma
“Por eso Cristo es mediador de una nueva Alianza; para que, interviniendo su muerte para remisión de las transgresiones de la primera Alianza, los que han sido llamados, reciban la herencia eterna prometida.” Hb 9, 15
5.- La Coronación de la Virgen como Reina y Señora
“Deseamos, no obstante, que cada uno de ustedes manifieste hasta el fin la misma diligencia para la plena realización de la esperanza, de forma que no se hagan indolentes, sino más bien imitadores de aquellos que, mediante la fe y la perseverancia, heredan las promesas.” Hb 6, 11-12

martes, 27 de marzo de 2018

EL ROSARIO EN TIEMPO DE PASIÖN



MISTERIOS DOLOROSOS
Monición inicial: 
Cercano ya el Sagrado Triduo Pascual, la Iglesia nos invita a recoger nuestros sentidos e introducirnos en los momentos culminantes de nuestra redención, uniéndonos íntimamente a nuestro Señor Jesucristo y a su Madre y madre nuestra, la Virgen Dolorosa.
Al contemplar los misterios dolorosos, hemos de unirnos a Jesús paciente que como buen Pastor da la vida por sus ovejas; y todo lo ha sufrido por amor a nosotros.
Señor mío Jesucristo... 

1. La Oración de Jesús en el Huerto
“Tampoco Cristo se apropió la gloria del Sumo Sacerdocio, sino que la tuvo de quien le dijo: Hijo mío eres tú; yo te he engendrado hoy.  Como también dice en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre, a semejanza de Melquisedec.  El cual, habiendo ofrecido en los días de su vida mortal ruegos y súplicas con poderoso clamor y lágrimas al que podía salvarle de la muerte,  fue escuchado por su actitud reverente, y aun siendo Hijo, con lo que padeció experimentó la obediencia; y llegado a la perfección, se convirtió en causa de salvación eterna para todos los que le obedecen, proclamado por Dios Sumo Sacerdote a semejanza de Melquisedec.” Hb 5, 5-10
2. La flagelación de Jesús atado a la columna.
“Estos por la fe, fueron torturados, rehusando la liberación por conseguir una resurrección mejor; otros soportaron burlas y azotes, y hasta cadenas y prisiones; apedreados, torturados, aserrados, muertos a espada; anduvieron errantes cubiertos de pieles de oveja y de cabras; faltos de todo; oprimidos y maltratados, ¡hombres de los que no era digno el mundo!, errantes por desiertos y montañas, por cavernas y antros de la tierra.” Hb 11, 35-38
3. La coronación de espinas
“Necesitan paciencia en el sufrimiento para cumplir la voluntad de Dios y conseguir así lo prometido. Pues todavía un poco, muy poco tiempo; y el que ha de venir vendrá sin tardanza.” Hb 10, 36-37
4. Nuestro Señor con la cruz a cuestas camino del Calvario
“Por tanto, también nosotros, teniendo en torno nuestro tan gran nube de testigos, sacudamos todo lastre y el pecado que nos asedia, y corramos con fortaleza la prueba que se nos propone, fijos los ojos en Jesús, el que inicia y consuma la fe, el cual, en lugar del gozo que se le proponía, soportó la cruz sin miedo a la ignominia y está sentado a la diestra del trono de Dios.” Hb 12, 1-2
5. La crucifixión y muerte del Señor
“Cristo habiendo sido probado en el sufrimiento, puede ayudar a los que se ven probados.” Hb 2, 18

lunes, 26 de marzo de 2018

HOSANNA. SALVANOS, SEÑOR


HOSANNA. SALVANOS, SEÑOR
Domingo de Ramos. Homilía 2018

Con la Bendición de Ramos y la procesión en honor a Cristo Rey da comienzo hoy nuestra celebración iniciando así la semana santa en la que toda la Iglesia conmemora el hecho principal de la vida del Señor y de nuestra redención: su Pasión, Muerte y Resurrección.
Los primeros cristianos cautivados por los extraordinario y admirable de este misterio anunciaban a todos la verdad de este misterio, el kergima de la fe. Jesucristo, Hijo de Dios, que se hizo hombre, ha muerto y ha resucitado. Si crees esto, te salvarás. 
Es por este anuncio por el que nosotros creyentes estamos hoy aquí celebrando estos solemnes ritos. Un anuncio que se ha ido repitiendo a lo largo de la historia desde aquella primera predicación de San Pedro a los judíos: Israelitas, oíd estas palabras: A Jesús el Nazareno, hombre acreditado por Dios ante vosotros por los milagros, signos y prodigios que realizó Dios a través de Él entre vosotros (como bien sabéis), lo matásteis clavándolo por manos impías, entregado conforme al designio previsto y aprobado por Dios. Pero Dios lo resucitó rompiendo las ataduras de la muerte...Hechos 2, 22-25. Por lo tanto, todo Israel esté en lo cierto de que al mismo Jesús, a quien vosotros crucificasteis, Dios lo ha constituido Señor y Mesías. Hechos 2, 36.
Un anuncio que generación tras generación ha llegado hasta nosotros, “a toda la tierra alcanza este pregón, hasta los límites del orbe ha llegado  lenguaje de la salvación”. Un anuncio del que somos gratuitamente beneficiados y un anuncio que hemos de transmitir también al mundo.  La Iglesia Católica, y nosotros, como hijos suyos, no podemos, no debemos callarnos: Jesucristo, muerto y resucitado, es el Salvador de Todos, el Salvador del mundo, el salvador de nuestra historia, el Salvador de la historia. Quien cree en él, se salvará.

Felizmente, este año, el domingo de Ramos coincide con la fiesta de la Anunciación y Encarnación del Hijo de Dios en las entrañas purísimas de la Virgen María.  Feliz coincidencia, que nos hace comprender la unidad entre el misterio de la Encarnación y la Redención.
Jesucristo, del que confesamos en el Credo: “Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho;”
Se hizo hombre por nosotros lo hombres, y por nuestra salvación.
Quiso hacerse hombre, para ofrecerse por nosotros,
Quiso hacerse hombre, para pagar con su vida, el precio de la nuestra,
Quiso  hacerse hombre, para  sufrir en su carne la injustica de nuestro pecado, y  
“por nuestra causa fue crucificado”, pagando con su muerte la culpa de nuestro pecado, mostrándonos su eternidad e infinitud de su amor.

Cuando el ángel Gabriel anuncia a la Virgen la concepción del Hijo de Dios en su seno, el ángel revela el nombre que se ha se de poner al niño: Jesús. Al mismo san José el ángel le dirá: “le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.”
Y el nombre puesto por Dios a su Hijo nacido de la Virgen María, revela la misión del niño.  Jesús significa “Dios salva”, “Salvador”.
Nuestro Señor Jesucristo manifestó en toda su vida y particularmente en los tres años de su  vida pública, que él era el Mesías esperado que había de salvar al pueblo. Muchos creyeron en él, muchos también por su dureza de corazón se opusieron a él, y no dieron crédito ni a su palabra, ni a sus obras. 

Al entrar hoy Jesús en Jerusalén: “La multitud extendió sus mantos por el camino; otros cortaban ramas de árboles y alfombraban el camino. Y la gente que iba delante y detrás de él gritaba: Hosanna al Hijo de David, bendito el que viene en nombre del Señor.”
Hosanna: gritaban los niños y aquellas gentes. Hosanna: Es el grito y la oración de aquel que espera ser salvado; pues esta palabra hebrea es la petición de salvación: sálvanos Señor.

Oigamos en las voces de aquellos el grito de la historia, pasado, presente y futuro, el grito de los hombres y mujeres de toda condición, raza, lengua, y nación que en los más profundo de sí necesitan ser salvados, oigamos el grito de tantos indefensos y víctimas de las injusticias, del odio, de la violencia… Oigamos en estas voces, las voces de aquellos que no tienen voz y son silenciados, olvidados e ignorados… Oigamos en estas voces el grito silencioso de aquellos niños que son asesinados por la decisión de sus propias madres y el grito de aquellos mayores que al no ser útiles en la economía de mercado son asesinados con el eufemismo de una muerte digna.

Oigamos en este grito, hermanos, nuestro propio anhelo, deseo y necesidad: “sálvanos, Señor.” O ¿es que no necesitamos ser salvados?  O ¿es que no necesito salvación?

El hombre moderno con los avances de la técnica, de la ciencia y la medicina en una sociedad del bienestar  ha creído que el mismo puede salvarse a sí mismo… pero es esta una ingenuidad que antes o después se descubre como totalmente falsa… pues a la hora de la muerte, ¿qué podemos hacer? ¿quién puede hacer algo por nosotros? ¿Cómo te puedes salvar tú a ti mismo?

Como aquellos niños y aquella muchedumbre, como todos los hombres de todos los tiempos, nosotros necesitamos ser salvados, también nosotros tenemos que decir Hosanna.

Sálvanos, Señor, de nuestro pecado, de nuestra miseria, de nuestra propia contingencia y limitación.
Sálvanos de nuestros egoísmos, de nuestra ambiciones, de nuestro deseo de ser más que los demás…
Sálvanos de nuestras malas pasiones, de nuestras lujurias, perezas, y gulas,  de nuestras iras, envidias, avaricias; sálvanos, Señor, de nuestra soberbia, que nos hace creernos dioses, dueños de nuestras vidas, y que nos hace sentirnos superiores a los demás, despreciando, y tratando mal nuestros prójimos.
Sálvanos, Señor, porque perecemos –como exclamará Pedro-; sálvanos porque en el mar del sufrimiento, de las pruebas, de las luchas y los trabajos, nos hundimos; en el mar del sin sentido y de las dudas, nos ahogamos.
Sálvanos, Señor,  porque antes o después la muerte llamará a nuestra puerta; y si no nos salvas, sólo nos queda la muerte eterna, la condenación, el alejamiento de ti por toda la eternidad.

Comencemos nuestra procesión: levantemos nuestras voces y exclamemos: Hosanna, porque tenemos un Salvador, en él creemos y en él nos confiamos, en él esta nuestra Salvación.
Hosanna, una vez, Hosanna al Hijo de David. Bendito el que viene en nombre del Señor. Hosanna en el cielo.