IGLESIA DEL SALVADOR DE TOLEDO (ESPAÑA)

Forma Extraordinaria del Rito Romano

De lunes a sábado, el horario será el siguiente: 17:45 vísperas, 18:15 Santa misa seguida del rezo del Rosario.

Domingo 9 de febrero. Domingo de Septuagésima. Santa Misa Cantada

***MISA MENSUAL EN LUGO. 8 de febrero. Santa misa a las 17:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

domingo, 16 de febrero de 2020

ESTE SEMBRADOR QUE SIEMBRA ES EL HIJO DE DIOS. San Jerónimo



DOMINGO DE SEXAGÉSIMA
Comentario al Evangelio
Jesús está en medio de las olas, de un lado y de otro lo golpea el mar, y Él, seguro de su majestad, hace acercar a tierra su navecilla; pero el pueblo, no expuesto a ningún peligro ni rodeado de tentaciones que no podría soportar, está de pie a la orilla sin dar un paso, para oír lo que se le dice.
La muchedumbre no es de un solo parecer, sino de diversas voluntades en cada una de las personas. Por eso les habla en muchas parábolas, a fin de que según sus diferentes voluntades, reciban diversas enseñanzas. Y ha de observarse que nos le hablo en parábolas de todas las cosas, sino de muchas. En efecto, si todo se lo hubiera dicho en parábolas, el pueblo se hubiera retirado sin ningún aprovechamiento. Mezcla las cosas trasparentes  con las oscuras, para, por medio de las que entienden, incitarlos al conocimiento de las que no entienden.
He aquí que el que siembra salió a sembrar. Estaba dentro, se movía en casa, contaba secretos a los discípulos. Salió, por tanto, de su casa, el que siembra  la palabra de Dios para sembrarla en las muchedumbres. Y se significa que este sembrador que siembra es el Hijo de Dios y que siembra en el pueblo la palabra de su Padre. Y observarás al mismo tiempo que ésta es la primera parábola que está expuesta con su interpretación, y tengamos muy en cuenta que, dondequiera que el Señor explica sus palabras, y, a ruegos de sus discípulos, las razona en secreto, no queramos entender otra cosa ni más ni menos que lo expuesto por él.  
San Jerónimo

EVANGELIO DEL DOMINGO: PARÁBOLA DE LA SEMILLA

DOMINGO DE SEXAGÉSIMA
Forma Extraordinaria del Rito Romano
Habiéndose reunido una gran muchedumbre y gente que salía de toda la ciudad, dijo en parábola: «Salió el sembrador a sembrar su semilla. Al sembrarla, algo cayó al borde del camino, lo pisaron, y los pájaros del cielo se lo comieron. Otra parte cayó en terreno pedregoso, y, después de brotar, se secó por falta de humedad. Otra parte cayó entre abrojos, y los abrojos, creciendo al mismo tiempo, la ahogaron. Y otra parte cayó en tierra buena, y, después de brotar, dio fruto al ciento por uno». Dicho esto, exclamó: «El que tenga oídos para oír, que oiga».
 Entonces le preguntaron los discípulos qué significaba esa parábola. Él dijo: «A vosotros se os ha otorgado conocer los misterios del reino de Dios; pero a los demás, en parábolas, para que viendo no vean y oyendo no entiendan.
El sentido de la parábola es este: la semilla es la palabra de Dios. Los del borde del camino son los que escuchan, pero luego viene el diablo y se lleva la palabra de sus corazones, para que no crean y se salven. Los del terreno pedregoso son los que, al oír, reciben la palabra con alegría, pero no tienen raíz; son los que por algún tiempo creen, pero en el momento de la prueba fallan. Lo que cayó entre abrojos son los que han oído, pero, dejándose llevar por los afanes, riquezas y placeres de la vida, se quedan sofocados y no llegan a dar fruto maduro. Lo de la tierra buena son los que escuchan la palabra con un corazón noble y generoso, la guardan y dan fruto con perseverancia.
Lc 8, 4-15

COMENTARIOS DEL EVANGELIO

Homilía de maitines EL ALIMENTO DEL ALMA ES LA PALABRA DE DIOS. San Gregorio Magno
LAS CONDICIONES DEL SEMBRADOR. San Bernardino de Siena
BENEDICTO XVI  JESÚS, PARÁBOLA DE DIOS

TRES CLASES DE DESOBEDIENTES. San Juan Bautista de la Salle


domingo, 9 de febrero de 2020

TODOS POR IGUAL RECIBEN EL PREMIO. San Jerónimo


COMENTARIO AL EVANGELIO
DOMINGO DE SEPTUAGÉSIMA
El Reino de los cielos es parecido a un hombre padre de familia que salió al empezar la mañana con el fin de ajustar jornaleros para su viña. Y habiendo convenido con los jornaleros en pagarles un denario por la jornada, los mandó a su viña (20,1.2) Esta parábola o similitud del Reino de los cielos se entiende por lo que antes se ha dicho. En efecto, antes de ella se ha dicho: Muchos primeros serán los últimos, y los últimos, primeros (MT 19,30), no atendiendo el Señor al tiempo, sino a la fe. Y dice que el padre de familia salió al empezar la mañana con el fin de ajustar jornaleros para su viña y que convino en un denario el precio de la obra; que, habiendo salido después hacia la hora de tercia, vio a otros que estaban ociosos en la plaza y les prometió no un denario, sino lo que fuese justo; que también a la hora sexta y a la de nona hizo algo parecido, y que a la hora undécima encontró a otros que estaban allí, los cuales habían estado sin trabajar todo el día, y los mando a la viña, y que, cuando atardeció, ordeno a su administrador que empezara a pagar por los últimos, esto es, a partir de los jornaleros de la hora undécima hasta los de la hora de prima y que todos, enfadados por igual envidiosamente contra los últimos, acusaban de injusticia al padre de familia, no por haber recibido menos de lo que había sido convenido, sino por querer recibir más que aquellos en favor de los cuales se había volcado la clemencia de quien los ajusto. A mí me parece que son jornaleros desde la hora primera Samuel y Jeremías y Juan Bautista, los cuales pueden decir con el Salmista: “Desde la matriz de mi madre tú eres mi Dios” (Sal 21,11). Pero son operarios de la hora de tercia los que desde la pubertad empiezan a servir a Dios; de la hora de sexta, los que se unieron al yugo de Cristo en la edad madura; los que lo hicieron en edad ya entrando en la vejez son los de la hora nona, y, en fin, los que en la última ancianidad son los de la hora undécima; y sin embargo, todos por igual reciben el premio aunque el trabajo sea diferente.
San Jeronimo
Transcripto por Dña. Ana María Galvez

EVANGELIO DEL DOMINGO: ID TAMBIÉN VOSOTROS A MI VIÑA

DOMINGO DE SEPTUAGÉSIMA
Forma Extraordinaria del Rito Romano
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: El reino de los cielos se parece a un propietario que al amanecer salió a contratar jornaleros para su viña. Después de ajustarse con ellos en un denario por jornada, los mandó a la viña. Salió otra vez a media mañana, vio a otros que estaban en la plaza sin trabajo y les dijo: “Id también vosotros a mi viña y os pagaré lo debido”. Ellos fueron. Salió de nuevo hacia mediodía y a media tarde, e hizo lo mismo. Salió al caer la tarde y encontró a otros, parados, y les dijo: “¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar?”. Le respondieron: “Nadie nos ha contratado”. Él les dijo: “Id también vosotros a mi viña”. Cuando oscureció, el dueño dijo al capataz: “Llama a los jornaleros y págales el jornal, empezando por los últimos y acabando por los primeros”. Vinieron los del atardecer y recibieron un denario cada uno.  Cuando llegaron los primeros, pensaban que recibirían más, pero ellos también recibieron un denario cada uno.  Al recibirlo se pusieron a protestar contra el amo: “Estos últimos han trabajado solo una hora y los has tratado igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno”. Él replicó a uno de ellos: “Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos ajustamos en un denario?  Toma lo tuyo y vete. Quiero darle a este último igual que a ti.  ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?”.  Así, los últimos serán primeros y los primeros, últimos».
Mateo 20, 1-16

COMENTARIOS AL EVANGELIO
Homilía de maitines  EL SEÑOR NO HA DEJADO DE ENVIAR OPERARIOS. San Gregorio Papa
Benedicto XVI  EL SER LLAMADOS ES LA PRIMERA RECOMPENSA
LA VIÑA DEL ALMA. Santo Tomás de Villanueva
NECESIDAD DE LA ASCESIS. Homilía del Domingo de Septuagésima

domingo, 2 de febrero de 2020

LA LUZ BROTÓ PARA LOS RECTOS DE CORAZÓN. San Jerónimo



COMENTARIO DE SAN JERÓNIMO
2 de febrero
Presentación del Señor

Bienaventurado el varón que teme al Señor. Tal es el inicio de del Salmo. No dice aún: Bienaventurado el varón que ama al señor, pues mostrarse temeroso es propio de quienes comienzan, del mismo modo que amar lo es de quienes han alcanzado la perfección. Y es que el prefecto amor está exento del amor. Se alude, pues a los inicios, es decir, al varon que comienza a ser santo.
¿Qué es lo que hace quien teme al Señor? ¿Escucha las palabras de Dios? ¿Es docto en la ley? NO es eso lo que dice. ¿Qué es lo que dice? Sobre manera se deleita en sus mandamientos. Quien teme al Señor, quien es bienaventurado, cumple alegremente sus mandamientos.  No afirma: Cumple sus mandatos, pues muchos lo hacen por temor y por ello no obtienen recompensa. Quien teme al infierno y por eso no fornica no recibe tanto premio como quien observa tal precepto por amor a Dios. Querrá mantenerse en sus mandamientos, es decir, quiere y desea cumplir sus mandamientos. Como un sediento en medio de los ardores del verano, así aquel siente sed de guardar los mandamientos del Señor. Pondrá toda su voluntad en la observancia de los mandamientos del Señor. Resumamos lo dicho: no cumple sus mandatos, sino que desea cumplirlos; y lo desea no de manera circunstancial, sino sobre manera.
En medio de las tinieblas, la luz brotó para los rectos de corazón. Antaño nos hallábamos en las tinieblas y en las tinieblas y la sombra teníamos asiento; pero la luz brotó para nosotros, según dice Isaías. El misericordioso, compasivo y justo. Fijaos en dos de los términos que emplea: misericordioso y justo. Si eres pecador, no pierdas la esperanza de ser perdonado. Pero si eres soberbio y te confías a la clemencia de Dios no te muestres negligente: Dios también es justo. El misericordioso, compasivo y justo.
Comentario de san Jerónimo al salmo 111  

EVANGELIO DEL DÍA: LUZ PARA ALUMBRAR A LAS NACIONES

 
2 de febrero 
LA PURIFICACIÓN DE NUESTRA SEÑORA 
 
En aquel tiempo, cuando se cumplieron los días de la purificación de María de acuerdo a la ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la ley del Señor: «Todo varón primogénito será consagrado al Señor». Y para ofrecer la ofrenda conforme a lo que se dice en la Ley del Señor,  “un par de tórtolas o dos pichones:” Y he aquí, que había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que esperaba la consolación de Israel, y el Espíritu Santo estaba en él. Y le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de ver al Cristo del Señor. Y vino por inspiración del Espíritu al templo. Y cuando sus padres introdujeron al niño Jesús, para hacer por él conforme al rito de la ley, lo recibió en sus brazos y bendijo a Dios diciendo: “Ahora, Señor, según tu palabra puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto tu salvación. Al que has puesto delante de todos los pueblos: Luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.”
Lc 2, 22-32 

 



LA PRESENTACIÓN DE JESÚS EN EL TEMPLO CONSTITUYE UN ICONO ELOCUENTE DE LA ENTREGA TOTAL DE LA PROPIA VIDA Benedicto XVI


sábado, 1 de febrero de 2020

EL ROSARIO DE HOY EN EL PRIMER SÁBADO DE MES EN REPARACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA CON SAN IGNACIO DE ANTIOQUIA




Monición inicial: Celebra hoy la Iglesia la fiesta de san Ignacio, obispo y mártir, discípulo del apóstol san Juan y segundo sucesor de san Pedro en la sede de Antioquía. Fue condenado a las fieras y trasladado a Roma, donde consumó su glorioso martirio en el año 107. Durante el viaje, escribió siete cartas en las cuales exhortaba a los hermanos a servir a Dios unidos con el propio obispo, y a que no le impidiesen poder ser inmolado como víctima por Cristo.
Hoy, primer sábado de mes, ofrecemos este rosario en reparación al Corazón Inmaculado de María respondiendo así a su llamamiento en la ciudad de Pontevedra por medio de Sor Lucía, vidente de Fátima: "Mira, hija mía, mi Corazón cercado de espinas que los hombres ingratos me clavan sin cesar con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, procura consolarme y di que a todos los que, durante cinco meses, en el primer sábado, se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen el Rosario y me hagan compañía durante 15 minutos meditando en los misterios del rosario con el fin de desagraviarme les prometo asistir en la hora de la muerte con las gracias necesarias para su salvación"
Señor mío Jesucristo…
MISTERIOS GOZOSOS

1.-LA ENCARNACIÓN DEL HIJO DE DIOS EN LAS ENTRAÑAS PURÍSIMAS DE LA VIRGEN
“No hay más que un solo médico, carnal y espiritual, engendrado y no engendrado, Dios venido en carne, en la muerte vida verdadera, Hijo de María e Hijo de Dios, primero pasible y ahora impasible, Jesucristo Nuestro Señor.”
¡VIRGEN MARÍA, DANOS A JESÚS,
MEDICO DIVINO QUE SANE NUESTRAS ENFERMEDADES!
OFREZCAMOS este misterio en reparación por las blasfemias y ultrajes que se comenten contra la Inmaculada Concepción de María.

2.-LA VISITACIÓN DE NUESTRA SEÑORA A SU PRIMA SANTA ISABEL
Vuestra fe os tira hacia lo alto, y la caridad es el camino que os eleva hacia Dios. Entonces todos vosotros sois también compañeros de ruta, portadores de Dios y portadores del templo, portadores de Cristo, portadores de santidad, adornados en todo de los preceptos de Jesucristo.
¡VIRGEN MARÍA, HAZ QUE COMO TÚ
LLEVEMOS A JESÚS A NUESTRO HERMANOS!
OFREZCAMOS este misterio en reparación por las blasfemias y ultrajes que se comenten con la Virginidad perpetua de la Nuestra Señora.

3.-EL NACIMIENTO EN BELÉN DEL HIJO DE DIOS
Nuestro Dios, Jesucristo, fue concebido en el seno de María, según el designio de Dios, siendo por una parte del linaje de David, y por otra del Espíritu Santo. Él nació, y fue bautizado, para purificar el agua con su pasión. La virginidad y el parto de María quedaron ocultos al príncipe de este mundo, así como también la muerte del Señor. Son estos tres misterios sonoros, que se cumplieron en el silencio de Dios.
¡VIRGEN MARÍA, ENSÉÑANOS A GUARDAR
Y A MEDITAR EN NUESTRO CORAZÓN LOS MISTERIOS DE DIOS!
OFREZCAMOS este misterio en reparación por las blasfemias y ultrajes que se comenten contra la maternidad divina de María, rechazando al mismo tiempo recibirla como madre de los hombres.

4.-LA PRESENTACIÓN EN EL TEMPLO Y LA PURIFICACIÓN DE NUESTRA SEÑORA
Orad sin interrupción por los demás hombres para que alcancen a Dios, pues en ellos hay esperanza de conversión. Así pues, concededles que puedan aprender de vuestras obras. Ante su ira, vosotros sed mansos; ante su jactancia, vosotros sed humildes; ante sus blasfemias, vosotros elevad oraciones; ante su error, vosotros permaneced cimentados en la fe.
¡VIRGEN MARÍA, AYÚDANOS A CUMPLIR LA LEY DE DIOS
Y A SER BUENOS DÍSCIPULOS DE TU HIJO!
OFREZCAMOS este misterio en reparación por aquellos que infunden en los niños y en los jóvenes el desprecio hacia la Virgen Inmaculada.

5.-EL NIÑO PERDIDO Y HALLADO EN EL TEMPLO
Nada es oculto al Señor, sino que hasta nuestros mismos secretos están cerca de Él. Hagamos, pues, todo como aquellos en quienes Él habita, a fin de que seamos sus templos, y que Él sea en nosotros nuestro Dios, como en efecto lo es, y se manifestará ante nuestro rostro si lo amamos justamente.
¡VIRGEN MARÍA, NO NOS DEJES DE TU MANO
PARA QUE NO PERDAMOS A JESÚS A CAUSA DE  NUESTROS PECADOS!
OFREZCAMOS este misterio en reparación por las profanaciones e ultrajes que se comenten contra las sagradas imágenes y representaciones de la Virgen María.

*** PARA RECIBIR LA PROMESA DE LOS CINCOS PRIMEROS SÁBADOS ES NECESARIO, DURANTE CINCO SÁBADOS SEGUIDOS: 1) Rezar el rosario y meditar en sus misterios y 2) Confesar y comulgar con esta intención.