domingo, 3 de julio de 2022

DÍA 4. SANGRE DE CRISTO, CORDERO INMACULADO

 

DÍA 4. SANGRE DE CRISTO, CORDERO INMACULADO

Mes de julio a la preciosísima Sangre de Jesús

 

+Por la señal de la Santa Cruz, de nuestro enemigos, líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

Ante Jesús Sacramentado, visitándolo en el Sagrario ya presencialmente, ya espiritualmente, recitemos la siguiente oración compuesta por san Alberto Magno:

 

ORACIÓN A LA PRECIOSA SANGRE DE JESÚS

de San Alberto Magno

Yo te adoro, Oh Preciosa Sangre de Jesús, flor de la creación, fruto de virginidad, instrumento inefable del Espíritu Santo, y me regocijo al pensar que tú viniste de la gota de la sangre virginal sobre la cual el amor eterno imprimió su movimiento; Tú fuiste asumida por la Palabra y deificada en Su persona.

Yo estoy embargado de emoción cuando pienso de tu paso del corazón de la Santísima Virgen al corazón de la Palabra, y, siendo vivificada por el aliento de la Divinidad, volviéndote adorable porque te volviste la sangre de Dios.

Yo te adoro dentro de las venas de Jesús, preservada en su humanidad como el maná en la urna de oro, el memorial de la Redención eterna que El cumplió durante los días de su vida terrenal. Yo te adoro, Sangre de la nueva y eterna alianza, fluyendo de las venas de Jesús en Getsemaní, de la carne arrancada por los latigazos en el Pretorio, de sus manos y pies perforados y de su costado abierto en el Gólgota. Yo te adoro en los Sacramentos, en la Eucaristía, donde yo sé que estás sustancialmente presente...

Pongo toda mi confianza en Ti, Oh Sangre adorable, nuestra Redención, nuestra regeneración. Cae, gota a gota, en los corazones que se han alejado de Ti y suavízalos de su dureza.

Oh adorable Sangre de Jesús, lava nuestras manchas, sálvanos de la ira del ángel vengador. Irriga la Iglesia; hazla fructífera con apóstoles y trabajadores de milagros, enriquécela con almas que sean santas, puras y radiantes con belleza divina. Amén.

 

1.     Sangre de Cristo, Cordero Inmaculado

El cordero pascual tiene un cumplimiento perfecto en Cristo. Moisés dio instrucciones al pueblo de Israel sobre lo que debían preparar para salir de Egipto: todo un ritual solemne. El cordero debía ser sin defecto, macho, de un año, sacrificado al atardecer. Con su sangre se había de señalar las casas de los israelitas. La comida se debía hacer de pie, ceñida la cintura. La carne asada al fuego junto con las hierbas amargas son imágenes de la Pasión.

San Juan Bautista señala a Jesús en medio de la multitud como el Cordero que quita el pecado del mundo. Su sacrificio en la cruz y el derramamiento de su preciosa sangre nos ha liberado de la muerte eterna, nos lava del pecado y nos justifica para que podamos, libres de tal esclavitud,  entrar en la tierra prometida del cielo.

Jesucristo, Cordero Inmaculado, es también nuestro eterno Sacerdote. Así lo declara la carta a los Hebreos (7, 25-27): “Él es todopoderoso para salvar para siempre a los que por medio de Él se acercan a Dios, puesto que vive perpetuamente para interceder por ellos. Porque convenía que tuviéramos tal sumo sacerdote: santo, inocente, inmaculado, apartado de los pecadores y exaltado más allá de los cielos, que no necesita, como aquellos sumos sacerdotes, ofrecer sacrificios diariamente; porque esto lo hizo una vez para siempre, cuando se ofreció a sí”.

 

PROPÓSITO: Purificar nuestras intenciones para que todo cuanto vivamos en este día sea un sacrificio puro, santo y agradable a Dios.

 

JACULATORIA: Sangre de Cristo, Cordero Inmaculado, sálvanos.

 

Para finalizar:

LETANÍAS DE LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE CRISTO

JESUCRISTO ENCADENÓ AL DEMONIO. San Agustín

Lecciones del II Nocturno de Maitines

 

Sermón de San Agustín, Obispo.
Sermón 197 de Tempore, cerca de la mitad.

Los cuarenta días en que los hijos de Israel se hallaban ante el enemigo, recuerdan las cuatro estaciones y las cuatro partes del mundo. Significan la vida presente, en que el pueblo cristiano combate con un Goliat y su ejército: con el diablo y sus ángeles. No podría vencer, si el verdadero David, Jesucristo, no hubiera descendido con su cayado: con el misterio de su cruz. Antes de la venida de Jesucristo, el diablo no tenía trabas; pero al venir Jesucristo, hizo de él lo que dice el Evangelio: “Ninguno puede entrar en la casa del hombre fuerte para robarle sus alhajas, si primero no ata bien al hombre fuerte”. Vino, pues, Jesucristo y encadenó al demonio.

Si fue encadenado, ¿por qué tiene todavía tanto poder? Tiene mucho poder, pero lo tiene sobre los tibios, los negligentes, los que verdaderamente no temen a Dios. Sujeto como un perro atado a la cadena, no puede morder a nadie, excepto al imprudente que se liga con él por una funesta confianza. Juzgad la locura del hombre que se deja morder por ese perro encadenado. Procura tú no ligarte con él por los deseos y las codicias del siglo, y él no intentará acercarse a ti. Puede ladrar, puede provocar, pero no puede morder, si uno resueltamente no lo quiere. Porque si daña, no es por violencia, sino por la persuasión. No arranca nuestro consentimiento; lo solicita.

David halló al pueblo hebreo frente al enemigo. Mas como nadie se atrevía a entablar un combate singular, él, figura de Jesucristo, salió de filas, empuñó su bastón y marchó contra el gigante. Se vio entonces figurado en su persona lo que más tarde se cumplió en nuestro Señor Jesucristo. El verdadero David, Jesucristo, venido a combatir al Goliat espiritual, esto es, al diablo, quiso llevar Él mismo la cruz. Fijaos, hermanos, en el sitio en que David hirió a Goliat: justamente en la frente, en donde no tenía el signo de la cruz. Es que, así como el bastón representaba la cruz, así también la piedra que hirió a Goliat, figuraba a Jesucristo, nuestro Señor.

EVANGELIO DEL DÍA: No temas, desde ahora serás pescador de hombres.

IV DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTES
Forma Extraordinaria del Rito Romano
En aquel tiempo: Hallábase Jesús junto al lago, de Genesaret, apretujado por la turba que oía la palabra de Dios, y vio dos barcas a la orilla del lago, cuyos pescadores habían bajado y lavaban las redes. Subiendo, pues a una de ellas, que era de Simón, pidióle la desviase un poco de la orilla. Y sentándose dentro, instruía a las turbas .Acabada la plática, dijo a Simón: Guía mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. Replicóle Simón: Maestro, toda la noche hemos estado fatigándonos, y nada hemos cogido; no obstante, fiado en tu palabra, echaré la red. Y habiéndolo hecho, recogieron tan gran cantidad de peces que la red se rompía. Por lo cual hicieron señas a sus compañeros de la otra barca, de que viniesen a ayudarles. Vinieron luego, y llenaron con tantos peces las dos barcas, que poco faltó para que se hundiesen. Viendo esto Simón Pedro, echóse a los pies de Jesús, diciendo: ¡Apártate de mi, Señor, que soy un hombre pecador! y es que el asombro se había apoderado de él, como de todos los demás que con él estaban, en vista de la pesca que acababan de hacer. Lo mismo sucedía a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo y compañeros de Simón. Entonces dijo Jesús a Simón: No temas; de hoy en adelante serás pescador de hombres. Y ellos, sacando las barcas a tierra, dejaron todo y le siguieron.
   Lucas 5, 1-11

TEXTOS DE LA MISA IV domingo después de Pentecostés


COMENTARIOS AL EVANGELIO 

3 de julio. San León II, papa y confesor

 


3 de julio. San León II, papa y confesor

El papa León II, siciliano de origen, estaba muy versado en la ciencia de las sagradas Escrituras y en las letras profanas; dominaba las lenguas griega y latina. Era muy conocedor del canto sagrado, y perfeccionó las melodías de los Salmos e Himnos de la Iglesia. Aprobó y tradujo al latín las actas del VIº Concilio de Constantinopla bajo la presidencia de los legados de la Sede Apostólica, en presencia del emperador Constantino, de los Patriarcas de Constantinopla y Antioquía y de setenta Obispos.

En este concilio fueron condenados Ciro, Sergio y Pirro, por enseñar que en Jesucristo no hay más que una sola voluntad y una sola operación. León II humilló el orgullo de los Obispos de Ravena, que apoyados por los exarcas, se negaban a obedecer al Papa. Por esto él decretó que en adelante la elección del clero de Rávena sería nula si no contaba con la aprobación del Papa.

Fue padre de los pobres; no sólo aliviaba la miseria y el abandono de los necesitados, las viudas y los huérfanos con su dinero, sino con sus cuidados, fatigas y consejos. Sus ejemplos y palabras conducían a todos a una vida de devoción y de santidad. Durmiose en el Señor en el undécimo mes de su pontificado, el día 28 de junio del año 680, y fue sepultado en la basílica de San Pedro. En una ordenación que celebró en junio, ordenó 9 Presbíteros y 3 Diáconos, y consagró 23 Obispos de diversos lugares.

 

Oremos.

Oh Dios, que hiciste digno al bienaventurado Pontífice León de los méritos de tus santos: concédenos que, celebrando hoy la fiesta de su conmemoración, podamos imitar los ejemplos de su vida. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, Dios, por todos los siglos de los siglos. R. Amén.

sábado, 2 de julio de 2022

DÍA 3. SANGRE DE CRISTO, PREFIGURADA EN LOS SACRIFICIOS DE LA ANTIGUA LEY

DÍA 3. SANGRE DE CRISTO, PREFIGURADA EN LOS SACRIFICIOS DE LA ANTIGUA LEY

Mes de julio a la preciosísima Sangre de Jesús

 

+Por la señal de la Santa Cruz, de nuestro enemigos, líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

Ante Jesús Sacramentado, visitándolo en el Sagrario ya presencialmente, ya espiritualmente, recitemos la siguiente oración compuesta por san Alberto Magno:

 

ORACIÓN A LA PRECIOSA SANGRE DE JESÚS

de San Alberto Magno

Yo te adoro, Oh Preciosa Sangre de Jesús, flor de la creación, fruto de virginidad, instrumento inefable del Espíritu Santo, y me regocijo al pensar que tú viniste de la gota de la sangre virginal sobre la cual el amor eterno imprimió su movimiento; Tú fuiste asumida por la Palabra y deificada en Su persona.

Yo estoy embargado de emoción cuando pienso de tu paso del corazón de la Santísima Virgen al corazón de la Palabra, y, siendo vivificada por el aliento de la Divinidad, volviéndote adorable porque te volviste la sangre de Dios.

Yo te adoro dentro de las venas de Jesús, preservada en su humanidad como el maná en la urna de oro, el memorial de la Redención eterna que El cumplió durante los días de su vida terrenal. Yo te adoro, Sangre de la nueva y eterna alianza, fluyendo de las venas de Jesús en Getsemaní, de la carne arrancada por los latigazos en el Pretorio, de sus manos y pies perforados y de su costado abierto en el Gólgota. Yo te adoro en los Sacramentos, en la Eucaristía, donde yo sé que estás sustancialmente presente...

Pongo toda mi confianza en Ti, Oh Sangre adorable, nuestra Redención, nuestra regeneración. Cae, gota a gota, en los corazones que se han alejado de Ti y suavízalos de su dureza.

Oh adorable Sangre de Jesús, lava nuestras manchas, sálvanos de la ira del ángel vengador. Irriga la Iglesia; hazla fructífera con apóstoles y trabajadores de milagros, enriquécela con almas que sean santas, puras y radiantes con belleza divina. Amén.

 

1.     Sangre de Cristo, prefigurada en los sacrificios de la antigua ley

El sacrificio es la máxima expresión de la virtud de la religión. Por medio del sacrificio, el hombre ofrece a Dios una realidad sensible como homenaje de adoración, de expiación de los propios pecados, agradecimiento y petición. En el Antiguo Testamento, Dios estableció los sacrificios que el pueblo de Israel había de ofrecerle. Sacrificios que manifestaban el deseo del pueblo de hallar gracia ante Dios, pero que, por sí mismos, eran ineficaces.

Todo ello era figura y anuncio del único sacrificio que tiene el poder de salvar: el Sacrificio de la Cruz, porque es el sacrificio del Dios hecho hombre. El Sacrificio de Cristo en la Cruz, por ser verdadero hombre, es verdadero sacrificio; y por ser verdadero Dios, es sacrificio de valor infinito capaz de pagar la infinita deuda de nuestro pecado. Este único sacrificio se renueva sacramentalmente de forma incruenta bajo las apariencias de pan y vino cada vez que se celebra la santa misa. 

La santa misa es verdadero y real sacrificio donde se realizan las figuras del Antiguo Testamento: sacrificio de expiación, sacrificio de alabanza y sacrificio de comunión, donde la sangre del Cordero Inmaculado se ofrece a Dios por nosotros y se nos da en bebida. “Éste es el cáliz de mi sangre derramada por vosotros para el perdón de los pecados” (Mateo 26, 28).

 

PROPÓSITO: Asistir a la santa misa con la mayor piedad, recogimiento, unción y atención ofreciéndonos con nuestra vida, trabajos y sufrimientos junto con Cristo que ofrece su sangre al Padre.

 

JACULATORIA: Sangre de Cristo, prefigurada en los sacrificios de la antigua ley, sálvanos.

 

Para finalizar:

LETANÍAS DE LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE CRISTO

EL ROSARIO DE HOY EN REPARACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA CON SAN ANTONIO MARÍA ZACCARÍA

 


Santo Rosario.

Por la señal... 

Monición inicial: En este primer sábado de mes, ofrecemos este rosario en reparación al Corazón Inmaculado de María respondiendo así a su llamada en la ciudad de Pontevedra por medio de Sor Lucía, a quien la Virgen le dijo: "Mira, hija mía, mi Corazón cercado de espinas que los hombres ingratos me clavan sin cesar con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, procura consolarme y di que a todos los que, durante cinco meses, en el primer sábado, se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen el Rosario y me hagan compañía durante 15 minutos meditando en los misterios del rosario con el fin de desagraviarme les prometo asistir en la hora de la muerte con las gracias necesarias para su salvación".

Meditamos el rosario de hoy con San Antonio María Zaccaria, presbítero, fundador de la Congregación de los Clérigos Regulares de San Pablo o Barnabitas, para la reforma de las costumbres de los fieles cristianos, y que voló al encuentro del Salvador en Cremona, ciudad de la Lombardía (1539).

Señor mío Jesucristo... 

 

MISTERIOS GOZOSOS

1.- La encarnación del Hijo de Dios en las entrañas purísimas de la Virgen María.

¡Oh, piedad grandísima! ¡Oh, amor inmenso!: que Dios se haya humillado tanto, para que el hombre lo ame y por este amor se salve.

OFREZCAMOS este misterio en reparación por las blasfemias y ultrajes que se comenten contra la Inmaculada Concepción de María.

2.-La Visitación de Nuestra Señora a su prima santa Isabel.

“Porque me considero deudor de todos, a todos me someteré y me humillaré, y estaré de acuerdo con cada uno, para que Dios por su bondad encienda mi corazón: Dios que acostumbra a habitar en lugares humildes y tranquilos.”

OFREZCAMOS este misterio en reparación por las blasfemias y ultrajes que se comenten con la Virginidad perpetua de la Nuestra Señora.

3.-El nacimiento del Niño Dios en el portal de Belén

“Cristo nos ha estimulado con su ejemplo, alejando de sí todo bien temporal y abrazando la extrema pobreza, huyendo de los honores y deseando y abrazando los oprobios, dejando los consuelos tanto espirituales como temporales y tomando toda desolación y abandono no sólo de las criaturas, sino también de su Padre, para nuestra utilidad.”

OFREZCAMOS este misterio en reparación por las blasfemias y ultrajes que se comenten contra la maternidad divina de María, rechazando al mismo tiempo recibirla como madre de los hombres.

4.-La purificación de Nuestra Señora y presentación del Niño Jesús en el templo

"Dios te manda la santificación de las fiestas: santificación quiere decir pureza de mente y purificación; santificación quiere decir dejar al hombre viejo, es decir, los vicios y seguir al hombre nuevo, es decir, al espíritu. Santificación quiere decir amar a Dios sobre todas las cosas y, por respeto suyo, todo; y amar a los amigos en él y amar a los enemigos por él. Quien obre así será puro, tranquilo y sin turbación alguna

OFREZCAMOS este misterio en reparación por aquellos que infunden en los niños y en los jóvenes el desprecio hacia la Virgen Inmaculada.

5.- El niño Jesús perdido y hallado en el templo

Quien no tenga hambre del alimento espiritual, quien no lo busque con ansiedad para su sustento en las Sagradas Escrituras, en las exhortaciones, en las colaciones [reuniones espirituales] y también quien no lo desmenuce para los demás, hará morir a sí mismo y los demás de hambre y de miseria.

OFREZCAMOS este misterio en reparación por aquellos ultrajan, desprecian y maltratan las imágenes y representaciones de la Virgen Santísima.

 

*** PARA RECIBIR LA PROMESA DE LOS CINCOS PRIMEROS SÁBADOS ES NECESARIO, DURANTE CINCO SÁBADOS SEGUIDOS: 1) Rezar el rosario y meditar en sus misterios y 2) Confesar y comulgar con esta intención.