IGLESIA DEL SALVADOR DE TOLEDO (ESPAÑA)

Forma Extraordinaria del Rito Romano

Sábado 7 de diciembre. Primer sábado de mes. 17:45 I Vísperas de la Inmaculada, seguida la Santa misa y adoración y rezo del rosario meditado *** No habrá misa de 8:15.

Domingo, 8 de diciembre. LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN. Santa misa cantada a las 10:00..

***MISA MENSUAL EN LUGO. 7 de diciembre. Santa misa a las 17:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

domingo, 26 de agosto de 2018

EVANGELIO DEL DÍA. BUSCAD EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA

XIV DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS
FORMA EXTRAORDINARIA DEL RITO ROMANO
Nadie puede servir a dos señores. Porque despreciará a uno y amará al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero. Por eso os digo: no estéis agobiados por vuestra vida pensando qué vais a comer, ni por vuestro cuerpo pensando con qué os vais a vestir. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo que el vestido? Mirad los pájaros del cielo: no siembran ni siegan, ni almacenan y, sin embargo, vuestro Padre celestial los alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos?¿Quién de vosotros, a fuerza de agobiarse, podrá añadir una hora al tiempo de su vida? ¿Por qué os agobiáis por el vestido? Fijaos cómo crecen los lirios del campo: ni trabajan ni hilan. Y os digo que ni Salomón, en todo su fasto, estaba vestido como uno de ellos. Pues si a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se arroja al horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, gente de poca fe? No andéis agobiados pensando qué vais a comer, o qué vais a beber, o con qué os vais a vestir. Los paganos se afanan por esas cosas. Ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso. Buscad sobre todo el reino de Dios y su justicia; y todo esto se os dará por añadidura.
Mt 6, 24-33

COMENTARIOS AL EVANGELIO
EL QUE SE HACE ESCLAVO DE LAS RIQUEZAS, SE SUJETA A UN DUEÑO DURO Y A UN SEÑOR CRUEL. San Agustín
MODOS DE ADQUIRIR EL CIELO. Santo Tomas de Villanueva
EN PRIMER LUGAR, LA BÚSQUEDA DEL REINO. Benedicto XVI
HOMILÍA DEL XIV DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

miércoles, 22 de agosto de 2018

POR LA CONFESIÓN, NOS VEMOS LIBRES DE LA LEPRA DEL PECADO. Homilía


POR LA CONFESIÓN, NOS VEMOS LIBRES DE LA LEPRA DEL PECADO
Homilía - XIII domingo después de Pentecostés 2018
La lepra es una enfermedad crónica causada por  bacterias provocando la putrefacción de la carne, pérdida de miembros y un desfiguramiento repulsivo del cuerpo. Pero el verdadero problema es el daño que esta enfermedad provoca en el interior del sistema nervioso afectando a las funciones sensoriales causando insensibilidad como, en menor medida, a las funciones motoras, originando pérdidas de movimiento.
Una enfermedad gradual que poco a poco va degradando el cuerpo del enfermo.
Una enfermedad contagiosa que se transmite fácilmente cuando se está cerca del enfermo. 
La situación social del leproso es terrible. Una enfermedad que avergüenza a los que la sufren, pues son expulsados de la sociedad y obligados a vivir en leproserías y alejados de su familia y su entorno.
En algún momento se llegó a considerar a la lepra como castigo divino ante el pecado. El leproso debía mantenerse alejado de los lugares frecuentados por los otros llevando una campana  al cuello para avisar de su presencia;  junto con mil prohibiciones más.  Realmente, el leproso era tratado como un muerto en vida.
La enfermedad más prevalente no es la lepra o la tuberculosis, -decía la Madre Teresa de Calcuta- es el sentimiento de que no le importas a nadie, que nadie te quiere”.
Todos conocemos la respuesta de Madre Teresa ante aquella señora impresionada por  verla bañar a un leproso: - Yo no bañaría a un leproso –dijo la señora- ni por un millón de dólares. La Madre Teresa le contestó: - Yo tampoco porque a un leproso solo se le puede bañar por amor.

Queridos hermanos:
Al escuchar hoy el Evangelio de los Diez leprosos que se acercan a Jesús gritando: Jesús, maestro, ten compasión de nosotros, nos recuerda que en él encontramos la curación de nuestras enfermedades.
Pero sobre todo hemos de caer en la cuenta de que la peor de las enfermedades es el pecado: “que no solo mata el cuerpo sino también el alma, con el poder de arrojarnos al infierno”.
El pecado como la lepra desfigura la imagen del hombre y de la mujer, aquella imagen que Dios imprimió en nosotros en la creación. Como la lepra, el pecado afecta a lo más interior del alma imposibilitando el bien y la caridad en nosotros.
Cuando el pecador no se arrepiente y vive permanentemente en ese estado, va degradando su cuerpo y su alma; enredado en una espiral de pecado cada vez más fuerte y profunda.
El pecador que vive así acaba contagiando su ambiente, su familia, sus relaciones… siembra el mal a su paso… hace que otros vivan como él o sigan su ejemplo.
El pecador se encuentra en la peor de las situaciones posibles ante la eternidad: solo le espera la condenación y el infierno, alejado de Dios para toda la eternidad, en el lugar de fuego y del rechinar de dientes.
Como el leproso, el pecador es un muerto viviente.
Lamentable es esta situación, sino pone el remedio de la confesión y la medicina de la misericordia con la que Dios está siempre dispuesto a curarle. Pero el tiempo pasa, la eternidad se acerca, el juicio está ya próximo.
¡No podemos ser indiferentes ante la suerte de tantos pecadores que se condenan porque no hay nadie que rece y se sacrifique por ellos! –como la Virgen manifestó y pidió en Fátima.

 Pero, ¿no somos nosotros pecadores? Como aquellos diez leprosos también hemos de acudir a Jesucristo y pedir compasión para nosotros.
Jesús envió a los leprosos a que se presentasen ante los sacerdotes. Estos no podían curar la lepra, tan solo comprobar que se había dado la curación. Hoy Jesucristo nos envía también a los sacerdotes de la Nueva Alianza, pero a estos se les ha dado la potestad para cura limpiar y absolver la lepra del pecado.
Obligados a confesar al menos una vez al año, en peligro de muerte o si queremos comulgar: no podemos ver la confesión como una mera obligación, sino como una verdadera medicina, liberación y sanación de nuestra alma.
La confesión es para los pecadores el único medio para alcanzar el perdón de los pecados, y para aquellos que viven habitualmente en gracia el medio de conservarse en este estado y perseverar en la amistad con Dios.
Fijaos que admirable es el sacramento de la confesión: la acusación de nuestros delitos ante el sacerdote nos alcanza el perdón, descubrir nuestro pecado ante el ministro de Dios nos hace dignos de la misericordia divina; mientras que el ocultarlos y no confesarlos nos hace reos de condenación.
No funciona así la justicia humana: se castiga cuando se descubre el delito, y se absuelve cuando no se oculta la culpa.
Por medio del Sacramento de la Confesión se dispone en nosotros el verdadero arrepentimiento y penitencia: porque a través de ella aprendemos a humillarnos delante de Dios, pues nada hay que más nos humille que reconocer nuestros pecados… y no de forma general acusándonos de pecadores como lo hacemos en la celebración de la santa misa al rezar el Yo, pecador… o una acusación ante Dios en nuestra oración privada…
Es una verdadera escuela de humildad reconocer nuestros pecados delante de un hombre, detallar la materia del pecado, las circunstancias que lo agraven o lo aminoren, las ocasiones en que se ha caído en ella… Recordemos que las confesión ha de ser detallada: no sirve confesarse de cosas generalísimas y o de vicios en general; la confesión ha de ser en este sentido concreta, no vaga… El sacerdote no es adivino y lógicamente si me acuso de haber mentido, he de decir en que he mentido, porque he mentido, cuantas veces he mentido… Simplemente decir digo mentiras, es una acusación, pero incompleta. Esto nos ayuda a conocer nuestro pecado verdaderamente y poder poner el mejor remedio, como también saber en que medida he de satisfacer la pena temporal que por ellos merecemos.
 La confesión es una verdadera escuela de humildad porque hemos de someternos al juicio del sacerdote; escuchar aquello que su celo le inspire, cumplir la penitencia que nos imponga… Error fatal para el crecimiento espiritual el que va buscando al confesor menos exigente, o que es sordo, o que sabemos que poco nos va a decir… Sin duda, hemos de preferir al confesor más celoso y prudente, no al mercenario que nada le importa la suerte de las ovejas. 

¿Cómo ha de ser nuestra confesión?
Sincera: a Dios no lo podemos engañar, pero podemos engañarnos a nosotros mismos o engañar al Sacerdote.
Completa: sin callarse ningún pecado, comenzando por los más graves.
Humilde: sin altanería ni arrogancia, reconociendo nuestro pecado con sinceridad y buena voluntad.
Prudente: que debemos usar palabras adecuadas y correctas, y sin nombrar personas ni descubrir pecados ajenos.
Breve: sin explicaciones innecesarias y sin mezclarle otros asuntos.

Muchos huyen de la confesión porque siente vergüenza. Y en cambio es la vergüenza la que debería hacernos amar este sacramento. Lo que nos ha  llevado al pecado ha sido el no tener bastante vergüenza, dirá San Juan Crisóstomo. La vergüenza que nos faltó al pecar, sea ahora la que dé comienzo a nuestra confesión.

¡Ojala no perdamos nunca la vergüenza al confesar, porque ello demostraría nuestra frialdad e impenitencia, el habernos llenado de tibieza y el acostumbrarnos al pecado!

Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros- gritaban los leprosos y es también el grito de cada uno de nosotros cuando nos hincamos de rodillas en el confesionario y decimos: Padre, he pecado. Palabra pronunciada que inicia nuestra conversión, que nos devuelve la justificación, que nos trae el perdón de los pecados y la benevolencia divina. Confesión de los pecados que hace cambia dos corazones: el de Dios, de airado en benefactor, y el del penitente, de pecador en santo.

Por el sacramento de la confesión:
-Se nos reconcilia con Dios y con la Iglesia;
-Recuperamos el estado de gracia, si se había perdido;
-Hayamos la remisión de la pena eterna merecida a causa de los pecados mortales y, al menos en parte, de las penas temporales que son consecuencia del pecado;
-Se nos concede la paz y la serenidad de conciencia y el consuelo del espíritu;
-Y recibimos un aumento de la fuerza espiritual para el combate cristiano.  La confesión es un freno para nuestro corazón y para nuestras malas pasiones alejándonos de las ocasiones de pecado.


domingo, 19 de agosto de 2018

EVANGELIO DEL DOMINGO: JESÚS, MAESTRO, TEN COMPASIÓN DE NOSOTROS

XIII DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS
FORMA EXTRAORDINARIA DEL RITO ROMANO
Una vez, yendo camino de Jerusalén, pasaba entre Samaría y Galilea. Cuando iba a entrar en una ciudad, vinieron a su encuentro diez hombres leprosos, que se pararon a lo lejos y a gritos le decían: «Jesús, maestro, ten compasión de nosotros».  Al verlos, les dijo: «Id a presentaros a los sacerdotes». Y sucedió que, mientras iban de camino, quedaron limpios. Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos y se postró a los pies de Jesús, rostro en tierra, dándole gracias. Este era un samaritano. Jesús, tomó la palabra y dijo: «¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios más que este extranjero?». Y le dijo: «Levántate, vete; tu fe te ha salvado».
Lc 17, 11-19

 COMENTARIO AL EVANGELIO

LA LEPRA ES FIGURA DE LA FALSA DOCTRINA, DE CUYA MANCHA CORRESPONDE SÓLO A UN BUEN MAESTRO EL PURIFICARNOS. San Agustín

LA CARIDAD, LA MEJOR ACCION DE GRACIAS. San Agustín

Benedicto XVI LA FE SALVA AL HOMBRE

 

sábado, 18 de agosto de 2018

ALLÍ LA VEREMOS, ALLÍ LE CANTAREMOS: SALVE VIRGEN, MADRE Y REINA



SOLEMNIDAD DE LA ASUNCIÓN 2018
Assumpta est Maria in caelum: Gaudent angeli, laudantes benedicunt Dominum
María ha sido elevada al cielo, los ángeles se alegran Y, llenos de gozo, alaban al Señor.
Día de fiesta, día de gozo y alegría: Hoy es la Asunción en cuerpo y alma a los cielos de nuestra Señora.
La Asunción es la Pascua de la Virgen: muerte, resurrección, asunción y coronación.
Un gran misterio que al celebrarlo en la Virgen, la primicia de la humanidad, nos anuncia y nos recuerda nuestra misma suerte y destino.
En la carta a los corintios, el Apóstol san Pablo reafirma la doctrina de la resurrección, pues había muchos que negaban esta verdad. Los griegos eran incapaces de aceptar que tras la muerte hubiese resurrección. Era una época muy parecida a la nuestra: el materialismo, el racionalismo, el hedonismo hacen al hombre incapaz de elevar su pensamiento y aceptar la verdad acerca de la vida eterna. Importa el ahora, y –contra toda razón- hemos dado a esta vida la categoría de vida eterna.  Pero esto se termina, lo creamos o no.
“Si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra fe, inútil nuestra predicación” –dice el Apóstol-.
“Pero Él ha resucitado de entre los muertos: el primero de todos. Por medio de él Cristo todos volverán a la vida.”
Es esta verdad la que hoy celebramos en la Virgen María: Terminado el curso de su vida natural, Nuestra Señora sin experimentar la corrupción del sepulcro –pues es la Inmaculada, la única criatura sin mancha de pecado- es asociada a la resurrección de Hijo y con su cuerpo glorificado es llevada al cielo en cuerpo y alma y entrando en la eternidad de Dios como Princesa bellísima vestida de perlas y brocado enjoyada con oro de Ofir, coronada como Reina y Señora de toda la creación.
¡De qué forma más hermosa lo ve el Apóstol Juan cunado nos narra su Visión! Que imágenes tan elocuentes! Un gran prodigio apareció en el cielo: Una mujer vestida de sol, y la luna debajo de sus pies, y en su cabeza una corona de doce estrellas.
Hoy es asociada a la gloria de Jesucristo Resucitado aquella que dijo “sí” a la voluntad del Padre, que escuchó y puso por obra la Palabra de su Hijo, que fue dócil a la obra del Espíritu Santificador.
Hoy es asociada a la gloria de Jesucristo Resucitado aquella que permaneció al pie junto a la cruz del Redentor ofreciéndose junto con su Hijo por la salvación de los hombres.
Hoy es asociada a la gloria de Jesucristo Resucitado aquella que es fue constituida Madre de los hombres y de la Iglesia y que perseveró en la oración reuniendo en torno así a los discípulos de su Hijo.
Las palabras de Jesús: El que se humilla será enaltecido, se cumplen hoy en aquella que siguió el camino de la humildad, que se reconoció sierva y esclava del Señor. Hoy es ensalzada y exaltada por encima de toda la creación.

Queridos hermanos:
Lo que celebramos en la solemnidad de la Asunción es nuestro propio destino y al ver glorificada a la Madre de Dios y Madre nuestra nos alegramos de su gloria y de nuestra propia gloria futura a la que estamos llamados.
También nosotros, si aceptamos y hacemos la voluntad de Dios en nuestra vida gozaremos de la gloria de Jesucristo.
También nosotros, si confesamos nuestras culpas, evitamos el pecado y buscamos la vida de la gracia en los sacramentos y la vida de virtud, gozaremos de la gloria de Jesucristo.
También nosotros si perseveramos en la fe en medio de la prueba, el sufrimiento y la cruz, si sabemos devolver el bien por mal, si perdonamos al enemigo, obtendremos el perdón de nuestros pecados, gozaremos de la bienaventuranza eterna y seremos coronados con una corona de gloria que no se marchita.
También nosotros si somos constantes en la oración, si nuestro corazón busca llenarse de Dios y vaciarse de las cosas de este mundo, podremos gozar de la resurrección y entonar con María Santísima su mismo cántico: Magnificat anima mea.
Con santa Isabel y las todas las generaciones  ensalcemos y felicitemos hoy a María en su Asunción: Bendita tú entre las mujeres. Pidámosle que renueve nuestra fe en nuestra propia resurrección y que nos conceda el deseo del cielo. Presentémosle hoy nuestras peticiones y necesidades, y que al entrar en la presencia de su Hijo interceda por nosotros.
Ella ha sido glorificada al cielo, pero como Madre no está lejos de nosotros. Todo lo contrario. Atiende nuestras oraciones, vela sobre nosotros, nos protege del enemigo, y nos mire con ojos de misericordia.
Alentemos en nosotros el deseo que los santos tenían de llegar al cielo y gozar de la visión de Dios y poder verla a Ella obra perfecta de su amor. Allí la veremos, allí le cantaremos:

Salve, Virgen, Tú eres la gloria de Jerusalén,
Salve, Madre, tú la alegría de Israel,
Salve Reina, tú el honor de nuestro pueblo.

miércoles, 15 de agosto de 2018

EVANGELIO DEL DÍA: DESDE AHORA ME FELICITARÁN TODAS LAS GENERACIONES


15 de agosto
ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA A LOS CIELOS
Forma Extraordinaria del Rito Romano
En aquel tiempo, quedó Isabel llena del Espíritu Santo, y exclamando en alta voz, dijo: ¡Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre! Y ¿de dónde a mí tanto bien que venga la Madre de mi Señor a mí? Pues lo mismo fue llegar la voz de tu saludo a mis oídos, que dar saltos de júbilo la criatura en mi seno. Y bienaventurada tú que has creído, porque se cumplirán las cosas que se te han dicho de parte del Señor. Y dijo María: Mi alma engrandece al Señor, y mi espíritu salta de gozo al pensar en Dios, Salvador mío; porque miró la bajeza de su esclava, he aquí que desde ahora me llamarán bienaventurada todas las generaciones. Porque ha hecho en mí grandes maravillas el que es poderoso; y su nombre es santo, y su misericordia se extiende de generación en generación sobre los que le temen.

COMENTARIOS AL EVANGELIO
MARÍA ESTABA ESCUCHANDO EMBELESADA AQUELLA PALABRA DULCÍSIMA Y SU CORAZÓN SE NUTRÍA ÁVIDAMENTE DE ELLA. San Agustín
LOA DE NUESTRA SEÑORA. San Agustín
MARÍA ROSA MÍSTICA (26) Beato John Henry Newman
MARÍA AUXILIO DE LOS CRISTIANOS. (29) Beato John Henry Newman
MARÍA VIRGEN FIEL. (30) Beato John Henry Newman
MARÍA ESTRELLA DE LA MAÑANA. (31) Beato John Henry Newman
MARÍA, MADRE SIN PECADO. (25) Beato John Henry Newman
Benedicto XVI ME FELICITARÁN TODAS LAS GENERACIONES
PENSAMIENTO DE SANTA TERESA DE JESÚS: UN DÍA DE LA ASUNCIÓN

lunes, 13 de agosto de 2018

¿QUIÉN ES ESE SAMARITANO? Homilía



XII Domingo después de Pentecostés 2018 - homilía
La parábola del Evangelio de hoy nos hace preguntarnos quién es ese buen samaritano:
¿Quién ese samaritano que ante el hombre herido al borde del camino se movió a compasión, se acercó, vendó las heridas  y echó en ellas aceite y vino?  ¿Quién ese samaritano que ante el hombre herido lo monta, lo lleva a una venta y le cuida, entregando al posadero dos denarios para atenderlo?  ¿Quién ese samaritano que, a pesar de que tiene que continuar su viaje deja su cuenta de débito abierta ante el posadero para que nade la falta al pobre hombre herido?

Sin duda alguna, a lo largo de la historia de la humanidad, ha habido hombres y mujeres de una y otra condición, raza, religión, que con gran corazón se han preocupado por la suerte de sus prójimos, llevando a cabo obras grandes de beneficencia… Pero no sería justo dejar de afirmar, y esto no es soberbia, sino reconocer con humildad la verdad: que la Iglesia a lo largo de sus 2000 años de historia es la más grande benefactora de la humanidad.

¿Quién se ha preocupado siempre de los pobres, de los necesitados, indigentes, excluidos?
¿Quién ha entregado vidas en el servicio de los necesitados?
¿Quién ha dedicado legiones de hombres y mujeres a la enseñanza y a la atención del prójimo en las diversas necesidades?
¿Quién ha sido la primera en abrir escuelas, hospitales, casas de acogida, comedores sociales, casas de formación? 
Con la misma licencia del Apóstol San Pablo en la carta a los corintios: “Puesto que muchos se glorían de títulos humanos, también yo voy a gloriarme”; permitidme que disparate un poco:
Solamente en España, en el año 2016,  casi 5 millones de personas en situación de dificultad que fueron atendidas en sus más de 9.000 centros sociales. Entre ellas, más de 160.000 inmigrantes recibieron asistencia, más de 18.000 drogodependientes fueron atendidos y se prestó ayuda en 78 centros para la mujer y víctimas de la violencia. Hay más 13.000 misioneros españoles que se encuentran en el extranjero y más de 100.000 catequistas, entregados a la evangelización y a la promoción de las regiones del mundo más desfavorecidas.
Son números, pero sumemos toda la acción diaria no registrada de atención y ayuda en cada una de nuestras parroquias y por parte de cada bautizado, miembros también de la Iglesia.
¿Alguien duda que la Iglesia ha sido, es y seguirá siendo la mayor benefactora de la sociedad?
Permitidme seguir disparatando, aunque sean datos del año 2011: en el campo de la educación la Iglesia en el mundo administra 71.482 escuelas infantiles frecuentadas por 6.720.545 alumnos; 94.411 escuelas primarias con 31.939.415 alumnos; 43.777 institutos secundarios con 18.952.976 alumnos. Además sigue a 2.494.111 alumnos de las escuelas superiores y a 3.039.684 estudiantes universitarios.
En el campo de la beneficencia y asistencia la Iglesia administra: 5.435 hospitales, 17.524 dispensarios, 567 leproserías, 15.784 casas para ancianos, enfermos crónicos y minusválidos, 10.534 orfanatos, 11.592 guarderías, 15.008 consultorios para ayuda al matrimonio y a la familia y 40.671 centros de educación o reeducación social.

Los datos son impresionantes. Si la Iglesia dejase por un momento de realizar su actividad social y caritativa, que emana del mismo evangelio, crearíamos un paroxismo en la sociedad y en los Estados. No habría forma de dar atención a todas estar personas. Me comentaba un religioso hace unas semanas con motivo de la llegada de los emigrantes a Valencia que en la reunión que el ayuntamiento convocó para dar acogida a esas personas todos los que allí estaban eran religiosos o representaban alguna obra social de la Iglesia.
Queridos hermanos: Creo que de nosotros debe brotar el agradecimiento a Dios nuestro Señor por habernos llamado a su Iglesia y un santo orgullo de ser católicos, hijos de la Iglesia. No tenemos nada de qué avergonzarnos (bueno, sí, vergüenza de nuestros pecados); pero gracias a Dios podemos presumir de mucho.

Pero no quería desviarme de la pregunta: ¿Quién es ese samaritano?
Cuando Jesús pronuncia la parábola, quiere responder a la cuestión de judía de quién es mi prójimo. Una cuestión complicada para el judío, porque si hacia los de la propia raza había esta caridad de considerarlo hermano, no era así los sentimientos hacia los miembros de los pueblos vecinos y a los extranjeros, que eran paganos y  debido a la historia del mismo pueblo de Israel habían estado en continuas guerras y conflictos. ¿Cómo amar al infiel? ¿Cómo amar al idolatra? ¿Cómo amar a aquellos que nos someten, se aprovechan y maltratan a nuestro pueblo? ¿Cómo pueden ser estos mis prójimos?
Una pregunta que como cristianos hemos de hacernos: ¿Cómo puedo amar a aquellos que no comparten mi fe ni mi forma de vida? ¿Cómo amar a los que están lejos? ¿Cómo amar al mendigo de calle o la vecina cotilla o vengativa? ¿Cómo amar hasta perdonar a quienes me han ofendido o me han hecho daño de un modo o de otro? ¿Cómo puedo amar a aquel que me cae antipático? ¿Cómo amar a aquel que me ha maltratado, que ha abusado de mí, que se ha reído o mofado? ¿Cómo amar a quien me odia, me calumnia, me persigue o me hace la vida imposible?
La actividad social y caritativa de la Iglesia, como la caridad que cada cristiano estamos llamados a vivir, nace y se alimenta en el amor de Dios que ha sido derramado en nuestro corazones por el Espíritu Santo. El amor al prójimo no es fruto de un mero voluntarismo o sentimiento filantrópico, sino que se brota del mismo hecho del amor de Dios.
La parábola del buen samaritano no dejar de ser una exposición de la actitud de Dios para con el hombre. ¿Quién es ese samaritano que se mueve a compasión? Sino Dios, que tras vernos caídos al borde del camino, desposeídos de nuestra dignidad y heridos por el pecado original, se detiene y se acerca para curarnos y devolvernos nuestra dignidad.
¿Quién es ese samaritano sino Jesucristo, Hijo de Dios, que se acercó a nosotros por la encarnación,  habitando entre nosotros, pasando por este mundo haciendo el bien?
¿Quién es ese samaritano sino Jesucristo, Hijo de Dios, que se acerca a nosotros hoy a través de su Iglesia, de los sacramentos, muy particularmente de la Penitencia para perdonar nuestros pecados y la Eucaristía para alimentarnos?
¿Quién es ese samaritano sino Jesucristo, Hijo de Dios, que venda nuestras heridas y derrama el bálsamo de aceite y vino que son su gracia, sus dones, sus consuelos?
¿Quién es ese samaritano sino Jesucristo, Hijo de Dios, que nos ha subido a su cabalgadura dándonos la condición de hijos de Dios y no ha llevado al mesón de Iglesia donde estamos en nuestra casa por es la casa de Dios nuestro Padre?
¿Quién es ese samaritano sino Jesucristo, Hijo de Dios, que nos encomienda al mesonero imagen de los pastores de la Iglesia que tiene la misión y la responsabilidad de atendernos y de hacer que nada nos falte para tener vida eterna?
Queridos hermanos que hermoso y grande, que aliento y esperanza nos infunde saber que Jesucristo es nuestro buen samaritano.
Y es en esta verdad, donde se fundamenta, nuestra caridad hacia el prójimo: ¿Cómo no amar a los otros si Jesucristo me ama a mí? ¿Cómo no moverme a compasión si Cristo se ha compadecido de mí? ¿Cómo no bajarme de mi cabalgadura y acercarme al prójimo herido que está a mi lado? ¿Cómo no vendar las heridas de los que sufren, de los que lloran, de los que están solos o pasan necesidad si Cristo ha vendado mis heridas? ¿Cómo no derramar el óleo y el vino del consuelo sobre los demás si Cristo me consuela a mí? ¿Cómo no hacer míos los problemas y dificultades de los demás si Cristo me ha subido a mí a su cabalgadura?
Es en la experiencia del amor y la misericordia de Dios para con cada uno de nosotros donde aprendemos a amar a nuestro prójimo, incluso perdonando y amando a los enemigos.
Parece imposible cumplir con esta exigencia, pero cuando nos dejamos guiar por el Espíritu Santo y nuestro único modelo es Jesucristo, es posible amar hasta el extremo de la caridad, cambiar la herida en compasión, transformar la ofensa en intercesión. Así lo han hecho los santos y así hemos de hacerlo nosotros.
Puede surgir rápidamente en nosotros la pregunta, como lo hizo san Pedro, si mi hermano me ofende cuantas veces he de perdonarle o de otra manera donde está el límite de la caridad. ¿Hasta dónde tengo que amar? Entonces hemos de recordar que el único límite de la caridad es no tener límites, o sí, el único límite es Dios y su amor infinito que no tiene límites.
Queridos hermanos: meditemos en estas verdades y sobre todo pidamos la gracia de poder vivirlas para que inflamados en las llamas de amor del Corazón de Jesucristo seamos para el mundo testimonio verdadero de caridad. Ojalá renovemos en nosotros la caridad y –como en los primeros siglos- quien entrase en esta iglesia y nos viese quedase sorprendidos y exclamasen: “Mirad como se aman de verdad.”
Así lo pedimos. Que así sea.