X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



lunes, 11 de julio de 2016

ANUNCIAD LA GRANDEZA DEL SACRAMENTO DEL MATRIMONIO. Reflexión diaria del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia (n. 219-220)





ANUNCIAD LA GRANDEZA DEL SACRAMENTO DEL MATRIMONIO
Reflexión diaria del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia (n. 219-220)
Jesucristo Nuestro Señor quiso elevar la institución natural del matrimonio a sacramento constituyendo a los esposos como signo sacramental en medio del mundo del amor de Dios por la humanidad, del amor de Cristo por la Iglesia.
Toda la historia de la salvación está marcada por la alianza esponsal que Dios quiere establecer con su pueblo, y que tiene su culmen en Jesucristo “el Esposo que ama y se da como Salvador de la humanidad, uniéndola a sí como su cuerpo.”  Del amor esponsal de Cristo por la Iglesia, cuya plenitud se manifiesta en la entrega consumada en la Cruz, brota la sacramentalidad del matrimonio, cuya gracia conforma el amor de los esposos con el Amor de Cristo por la Iglesia.
La familia cristiana está llamada a ser signo de unidad para el mundo y a ejercer de ese modo su función profética, dando testimonio del Reino y de la paz de Cristo, hacia el cual el mundo entero está en camino.
El amor conyugal, que brota de la caridad misma de Cristo, ofrecida por medio del Sacramento, hace a los cónyuges cristianos testigos de una sociabilidad nueva, inspirada por el Evangelio y por el Misterio pascual que renueva todas las cosas.  Su amor es constantemente purificado, consolidado y elevado por la gracia sacramental.
La belleza y grandeza del matrimonio, elevada por su sacramentalidad, es uno de los temas en los que se ha de empeñar la nueva evangelización. Pues, hoy, se desprecia el matrimonio, se presenta con imágenes desfiguradas, y se confunde el amor con otras cosas diferentes. El mejor medio de esta nueva evangelización es la vida de los propios matrimonios y familias cristianas que hagan vida su fe.