___AVISOS DEL CULTO___

Lunes 23 de octubre. Conmemoración del Padre Pío. Rosario, misa y veneración de la reliquia a las 17:45. No habrá misa de 8:15

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 5 de noviembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 11 de noviembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

miércoles, 1 de junio de 2016

EL ROSARIO DE HOY CON EL BEATO JUAN BAUTISTA SCALABRINI


Santo Rosario.
Por la señal... 
Monición inicial:  Se hace hoy memoria del beato Juan Bautista Scalabrini, obispo, quien trabajó incansable por el bien de su iglesia, mostrado un especial interés por los sacerdotes, agricultores y obreros. En favor de los emigrantes a los países de América fundó las Congregaciones de Misioneros y de Hermanas Misioneras de San Carlos (1905). Con algunas de sus enseñanzas meditamos el rosario de hoy.
Señor mío Jesucristo... 
MISTERIOS GLORIOSOS
1.-La Resurrección del Señor.
“La vida consiste principalmente en el amor sin el cual, dice San Juan, se permanece en la muerte. Y la gracia del Salvador es aquella que llena el alma con este bálsamo de vida. Es Cristo quien enciende este amor, mostrando el prodigio incomprensible de su muerte, que urge, que impulsa con dulce violencia a corresponder al amor, a sacrificarse por su gloria y la salvación de nuestros hermanos: Charitas Christi urget nos [El amor de Cristo nos apremia]. Es Cristo quien enciende este amor, regalándonos nuevamente en su Resurrección la prueba más luminosa de su divinidad y la prenda más segura de nuestra futura Resurrección. Es Cristo quien enciende este amor con el milagro continuo de la Institución de la Eucaristía, el misterio del amor por excelencia, con el cual Él se perpetúa en nuestros altares.”
2.- La Ascensión del Señor
“s necesario que Jesucristo viva en nosotros; es necesario que Jesucristo actúe en nosotros continuamente, pudiendo sólo Él reconciliar a la tierra con el cielo, pudiendo sólo El amar a Dios cuanto es posible amarlo y rendirle el honor que le es debido. ¿Mas, cómo puede Él, Jesucristo, vivir en nosotros? Lo hemos dicho: mediante su espíritu: in hoc cognoscimus quia in eo manemus et ipse in nobis, quoniam de spiritu suo dedit nobis [en esto conocemos que permanecemos en Él y Él en nosotros, en que nos ha dado de su espíritu] (1 Jn. 5, 13); y el espíritu de Jesucristo es espíritu de humildad, es espíritu de caridad, es espíritu, sobre todo, de abnegación, de sacrificio, de penitencia..”
3.- La Venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles reunidos en torno a la Virgen María
“Únanse, por lo tanto, en santa alianza alrededor de Jesús, hostia divina, con espíritu de fe, de reparación y de amor. Unidos a Él, todos se sentirán hermanos, todos estrechados en un pacto: el amor recíproco, buscando cada uno el bien del otro. De aquí nacerá esa ordenada concordia que les hará compartir las alegrías y los dolores, las sonrisas y las lágrimas, y esparcirá por doquier el bálsamo de la resignación y de la esperanza cristiana. Únanse y organícense en asociaciones de adoradores para las diversas horas del día, para que la divina Eucaristía no sea jamás abandonada por ustedes.”
4.- La Asunción de María Santísima a los Cielos
“El que glorifica a Dios, dice el Señor, será glorificado por Dios. ¿Y quién más que María glorificó a Dios sobre esta tierra? Ella glorificó a Dios Padre, a Dios Hijo, a Dios Espíritu Santo. Glorificó a Dios Padre, cuando con su consentimiento para la Encarnación del Verbo, hizo que Dios Padre viese dilatado su dominio, engrandecido su poder, viendo entre sus súbditos un súbdito de perfección infinita. Y en verdad, siendo Cristo por su naturaleza humana inferior al Padre, el Padre, en cierto modo, se convirtió en Dios de Dios y ello fue posible por medio de María. Glorificó a Dios Hijo, cuando la infinita caridad que, en los eternos designios, lo indujo a ofrecerse a sí mismo por el hombre pudo realizarse sólo cuando apareció María y si Él fue glorificado por la generación temporal, fue glorificado justamente en esa carne que tomó de María. Glorificó a Dios Espíritu Santo, cuando luego que ella se declaró dispuesta a aceptar la voluntad del Altísimo, el Divino Paráclito descendió para unir en Ella el alma santísima del Redentor con su sacratísimo cuerpo y habiendo así hipostáticamente unido esa adorable humanidad con la naturaleza y la persona del Verbo Divino, adquirió ad extra aquella fecundidad que no le compete ad intra, como también adquirió cierta prioridad sobre la humanidad sacrosanta de Cristo. Por consiguiente por el Padre, por el Hijo y por el Espíritu Santo debía ser glorificada en los cielos, por lo tanto no con una sino con triple corona debía ser coronada..”
5.- La Coronación De La Virgen Como Reina Y Señora De Todo Lo Creado.

“Se la llama madre de misericordia, y es lo mismo que decir madre de consuelo. Es su título de reina. Salve regina, mater misericordiae [Dios te salve reina, madre de misericordia], porque ella no quiere sino volcar sobre nuestras miserias todas las riquezas de su corazón de madre. La miseria es la ignorancia y el error, fuente de nuestros desvíos; la miseria es la tentación, misteriosa agonía de nuestras fuerzas espirituales; la miseria es el pecado, muerte de la gracia, envilecimiento de nuestra naturaleza y esclavitud de la libertad; la miseria es la angustia del espíritu, es la aflicción del corazón. La miseria es la privación de las cosas necesarias para la vida, el dolor y la enfermedad del cuerpo; la miseria es la persecución de los malvados, la injusta opresión de los débiles y de los desventurados. Y bien, para todas estas miserias está el remedio en el corazón de María. Luz, fuerza, perdón, estímulo, consuelo, asistencia, protección, salud, todo podemos pedir y todo podemos esperar de nuestra madre de los Cielos: Madre de consolación, causa de nuestra alegría.”