AVISOS DEL CULTO

JUEVES 12 DE OCTUBRE. NUESTRA SEÑORA DEL PILAR. Santa Misa Cantada a las 10:00. Rosario por España a las 21:30. Vigilia de oración por España a las 22:00

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 5 de noviembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 14 de octubre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

lunes, 20 de junio de 2016

EL PRINCIPIO DE SUBSIDIARIDAD


EL PRINCIPIO DE SUBSIDIARIDAD
Reflexión diaria del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia (n. 185-81)
La subsidiaridad es el principio por el cual se custodian las formas de sociedad intermedias entre la persona concreta y el estado: la familia, los grupos, las asociaciones, las realidades territoriales locales, en definitiva, aquellas expresiones agregativas de tipo económico, social, cultural, deportivo, recreativo, profesional, político, a las que las personas dan vida espontáneamente y que hacen posible su efectivo crecimiento social.
Todas las sociedades de orden superior deben ponerse en una actitud de ayuda (subsidium) —por tanto de apoyo, promoción, desarrollo— respecto a las menores para que estas sociedades intermedias puedan desarrollar adecuadamente las funciones que les competen, sin deber cederlas injustamente a otras agregaciones sociales de nivel superior, de las que terminarían por ser absorbidos y sustituidos y por ver negada, en definitiva, su dignidad propia y su espacio vital.
Una ayuda ofrecida a las entidades sociales más pequeñas que ha de ser económica, institucional y legislativa; así como también la conciencia por parte del Estado de no privarlas de su libertad y responsabilidad.
Toda persona, familia y cuerpo intermedio tiene algo de original que ofrecer a la comunida”, y por ello toda forma de centralización, de burocratización, de asistencialismo, de presencia injustificada y excesiva del Estado y del aparato público resta esta riqueza que están llamados a vivir y ofrecer.
A la actuación del principio de subsidiaridad corresponden:
1.    el respeto y la promoción efectiva del primado de la persona y de la familia;
2.    la valoración de las asociaciones y de las organizaciones intermedias,
3.    el impulso ofrecido a la iniciativa privada,
4.    la articulación pluralista de la sociedad y la representación de sus fuerzas vitales;
5.    la salvaguardia de los derechos de los hombres y de las minorías;
6.    la descentralización burocrática y administrativa;
7.    el equilibrio entre la esfera pública y privada,
8.    una adecuada responsabilización del ciudadano para « ser parte » activa de la realidad política y social del país.

Diversas circunstancias pueden aconsejar que el Estado ejercite una función de suplencia, pero está no debe prolongarse y extenderse más allá de lo estrictamente necesario, dado que encuentra justificación sólo en lo excepcional de la situación.

Este mismo principio de subsidiaridad hemos de vivirlo en la Iglesia, donde la autoridad está para el servicio de todos, especialmente de los pequeños: “No he venido a ser servido, sino a servir y dar mi vida por todos.”