AVISOS DEL CULTO

JUEVES 12 DE OCTUBRE. NUESTRA SEÑORA DEL PILAR. Santa Misa Cantada a las 10:00. Rosario por España a las 21:30. Vigilia de oración por España a las 22:00

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 5 de noviembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 14 de octubre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

miércoles, 29 de junio de 2016

EL ROSARIO DE HOY CON SAN PEDRO, PRÍNCIPE DE LOS APÓSTOLES


Santo Rosario.
Por la señal... 
Monición inicial: En la Solemnidad de San Pedro y San Pablo, meditaremos el santo Rosario con citas de las cartas de San Pedro y lo ofrecemos particularmente por la Iglesia y por el Papa. Pidamos también para que los pastores y fieles de la Iglesia le presten la debida obediencia.
MISTERIOS GLORIOSOS
1.-La Resurrección del Señor.
“Cristo murió una vez por nuestros pecados —siendo justo, padeció por los injustos— para llevarnos a Dios. Entregado a la muerte en su carne, fue vivificado en el Espíritu.  Y entonces fue a hacer su anuncio a los espíritus que estaban prisioneros, a los que se resistieron a creer cuando Dios esperaba pacientemente, en los días en que Noé construía el arca. En ella, unos pocos —ocho en total— se salvaron a través del agua. Todo esto es figura del bautismo, por el que ahora sois salvados, el cual no consiste en la supresión de una mancha corporal, sino que es el compromiso con Dios de una conciencia pura, por la resurrección de Jesucristo, que está a la derecha de Dios, después de subir al cielo y de habérsele sometido los Ángeles, las Dominaciones y las Potestades.” 1 Pe 3, 18-22
2.- La Ascensión del Señor
“Habéis sido rescatados de la vana conducta heredada de vuestros padres, no con bienes corruptibles, como el oro y la plata,  sino con la sangre preciosa de Cristo, el Cordero sin mancha y sin defecto, predestinado antes de la creación del mundo y manifestado en los últimos tiempos para vuestro bien. Por él, vosotros creéis en Dios, que lo ha resucitado y lo ha glorificado, de manera que vuestra fe y esperanza estén puestas en Dios.” 1 Pe 1, 18-21
3.- La Venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles reunidos en torno a la Virgen María
“Esta salvación ha sido el objeto de la búsqueda y la investigación de los profetas que vaticinaron sobre la gracia destinada a vosotros. Ellos trataban de descubrir el tiempo y las circunstancias señaladas por el Espíritu de Cristo, que estaba presente en ellos, y anunciaba anticipadamente los sufrimientos reservados a Cristo y la gloria que les seguiría.  A ellos les fue revelado que estaban al servicio de un mensaje destinado no a sí mismos, sino a vosotros. Y ahora vosotros habéis recibido el anuncio de ese mensaje por obra de quienes, bajo la acción del Espíritu Santo enviado desde el cielo, les transmitieron la Buena Noticia que los ángeles ansían contemplar.” 1 Pe 1, 11-12
4.- La Asunción de María Santísima a los Cielos
 “Ya se acerca el fin de todas las cosas: por eso, tened la moderación y la sobriedad necesarias para poder orar. Sobre todo, amaos profundamente los unos a los otros, porque el amor cubre todos los pecados. Practicad la hospitalidad, sin quejarse. Poned al servicio de los demás los dones que habéis recibido, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.” 1 Pe 4, 8-10
5.- La Coronación De La Virgen Como Reina Y Señora De Todo Lo Creado.

“Sed sobrios y estad siempre alerta, porque vuestro enemigo, el demonio, ronda como un león rugiente, buscando a quién devorar. Resistidlo firmes en la fe, sabiendo que vuestro hermanos dispersos por el mundo padecen los mismos sufrimientos. El Dios de toda gracia, que nos ha llamado a su gloria eterna en Cristo, después que hayáis padecido un poco, os restablecerá y confirmará, os hará fuertes e inconmovibles. ¡A él sea la gloria y el poder eternamente! Amén.” 1 Pe 5, 8-11