X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



lunes, 27 de junio de 2016

LOS PRINCIPIOS Y LOS VALORES DE LA DOCTRINA SOCIAL. Reflexión diaria del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia (n. 197)


LOS PRINCIPIOS Y LOS VALORES DE LA DOCTRINA SOCIAL
Reflexión diaria del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia (n. 197)
Los principios regidores de la vida social deben estar en relación recíproca con los valores sociales para una vida ordenada. Los valores requieren la práctica de los principios fundamentales de la vida social, como el ejercicio personal de las virtudes y, por ende, las actitudes morales correspondientes a los valores mismos.
Los valores esenciales de la vida social son: la verdad, la libertad, la justicia, el amor. 
Su práctica;
1)    es el camino seguro y necesario para alcanzar la perfección personal y una convivencia social más humana;
2)    constituyen la referencia imprescindible para los responsables de la vida pública, llamados realizar las reformas sustanciales de las estructuras económicas, políticas, culturales y tecnológicas, y los cambios necesarios en las instituciones.
Con ello, se nos recuerda, que la vida cristiana no sólo es evitar el pecado, sino también la práctica del bien, en definitiva, el crecimiento en la virtud no sólo en ámbito espiritual, sino también en las relaciones sociales.