___AVISOS DEL CULTO___

SÁBADO 21 de octubre. Misa de acción de gracias a las 17:45. Este sábado no habrá misa de 8:15 de la mañana.

Lunes 23 de octubre. Conmemoración del Padre Pío. Rosario, misa y veneración de la reliquia a las 17:45

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 5 de noviembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 11 de noviembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

sábado, 4 de junio de 2016

LA UNIDAD Y SIMPLICIDAD DEL CORAZÓN DE NUESTRA MADRE


LA UNIDAD Y SIMPLICIDAD DEL CORAZÓN
EL CORAZÓN DE NUESTRA MADRE
En nuestro tiempo actual se ha dado una revalorización de todo lo antiguo y el arte de la restauración está en auge. Ya se han pasado los años locos en los que la gente tiraba y despreciaba las cosas antiguas por estar viejas o con cierto deterioro. Esto mismo incluso pasó en la Iglesia, donde se despreciaba la antiguo simplemente por ser antiguo. Tal es la atracción que despierta lo antiguo que incluso se compran cosas nuevas envejecidas para que parezca que tiene mucho tiempo… Son modas, pero en el fondo muestran algo muy humano que es el anclaje que necesitamos en todos los ámbitos de la vida a nuestra historia y a nuestro pasado, anclaje que nos enseña de donde venimos, quienes somos y nos permite vivir nuestro presente y construir nuestro futuro estando cimentados en algo seguro.
Cuando el especialista de la restauración está ante la obra que se propone renovar y devolver a su esplendor, lo primero que hace en su acercamiento y conocimiento de la obra que tiene ante sí. Necesita saber su origen, el autor, la época, así como los factores que han influido en su deterioro… hace un estudio profundo del objeto… y después es cuando puede comenzar su trabajo, aplicando las técnicas y los medios más modernos para que ese objeto concreto vuelva a parecerse lo más exactamente a su primer origen. La técnica del restaurador se puede resumir en esa enseñanza de Jesús sobre el padre de familia, que sabe sacar del arca lo antiguo y lo nuevo, dando a cosa su debido lugar en un justo equilibrio.
Nosotros, cada primer sábado de mes, queremos responder a la súplica de la Virgen María a Sor Lucía en la ciudad de Pontevedra para reparar su Inmaculado Corazón herido por tantas blasfemias e ingratitudes de los hombres. Para que nuestro acto de reparación sea lo más agradable a la Virgen, nos detenemos a conocer y meditar sobre la inmensidad de su Inmaculado Corazón.
El Corazón de María es el corazón humano más excelente y perfecto que haya existido, después del Corazón de Jesús. Lleno de santidad resplandece ante nosotros con una belleza que nos cautiva y embelesa. Es el Corazón de la Madre de Dios, es el Corazón de la Virgen más santa, es el Corazón de la Inmaculada.
Pero no pensemos por ello que es un corazón complejo o difícil de comprender. El corazón de María resplandece también por su unidad y sencillez, por esa santa simplicidad asequible a todos. Y por ello, desde los sabios teólogos y pensadores hasta las almas más sencillas y rústicas han encontrado en el Corazón de María las delicias más santas y el motivo de los goces más altos.
El corazón como símbolo y centro de la vida del hombre aúna en sí los afectos, los sentimientos, los quereres, los pensamientos, las intenciones y todas las facultades espirituales del hombre. Una mirada a nuestro corazón nos hace comprender cuántas contradicciones existen en nosotros, cuáles son nuestras intenciones y como son el resultado de nuestra acciones, como nuestros pensamientos se contradicen tantas veces en sí mismos y con nuestra vida, como nuestro sentimientos son volubles y desordenados… Con san Pablo, cada uno de nosotros podemos exclamar: “no hago el bien que deseo, sino que el mal que no quiero, eso practico.” (Rom 7, 19) ¡Qué complicado, que difícil que enrevesado y embrollado es el corazón del hombre, corazón dañado por el pecado y concupiscente! ¡Cuánto nos cuesta conocer nuestro corazón y entenderlo!
Pero el Corazón de María no es así: en el reina la santa simplicidad y sencillez porque en el Corazón de María todo está unificado en Dios: los afectos ordenados según el querer de Dios, los sentimientos unidos a los mismos de Dios, los quereres idénticos a los divinos, los pensamientos armonizados a la mente amorosa de Dios, las intenciones iguales a las de Dios… Todo en Dios, con Dios y por Dios. Entrar en el Corazón de María es entrar en la unidad de Dios, contemplar el Corazón de María es contemplar la unidad y la armonía, la belleza tranquila y serena, el reposo del espíritu... y todo ello sin complejidades, sin escondrijos, sin retorcimientos… Todo en Dios, con Dios y por Dios  ha de ser nuestra aspiración para que nuestro corazón sea en todo semejante al de la Virgen y Dios encuentre en él sus complacencias.

Acerquemos con confianza a este Corazón Inmaculado, trono de la gracia, con la alegría de los peregrinos israelitas que subían a Jerusalén. Ellos en su caminar cantaban: “¡Qué alegría cuando me dijeron: «Vamos a la casa del Señor»! Ya están pisando nuestros pies tus umbrales, Jerusalén.” (sal 121) Y al ver la belleza y la sencillez, la firmeza y la consistencia de la ciudad, exclamaban: “Jerusalén está fundada como ciudad bien compacta.” –que quiere decir: como ciudad armonizada y proporcionada en todas sus partes. Así es el Corazón de María, el Corazón de nuestra Madre. En él, en su Inmaculado Corazón viviremos seguros, encontraremos la paz dentro de sus murallas y la seguridad pues es el palacio real donde Dios habita; él, encontraremos nuestro bien, pues es lo que María Santísima nos desea para cada uno de nosotros.