X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



lunes, 8 de febrero de 2016

SEÑOR QUE VEA. Homilía de Quicuagésima


Domingo de Quincuagésima
7 de febrero de 2016

Queridos hermanos:
Una mirada a nuestro momento histórico constata la oposición que se está creando entre Dios y el mundo. Un mundo que se aleja de Dios. Un mundo que avanza a un ritmo cada vez más vertiginoso hacia el sinsentido. Un mundo que promueve en todos los ámbitos de la sociedad la exaltación de las pasiones más bajas de hombre. Pasiones que no hacen al hombre más humano, sino más animal e irracional. Un mundo que se opone a Dios, que lo niega y llega a la blasfemia y a la burla, al odio hacia todo lo religioso, hacia todo que lleve el nombre de Cristo. ¿No es esto lo que se comprueba en estos días de carnaval? ¿No es esto lo que nuestros jóvenes y nuestros niños reciben de los medios de comunicación y del ambiente social? ¿No es esto lo que nos encontramos en nuestra familia, en nuestro lugar de trabajo y en la relación con nuestros amigos? 
“Hermanos, no os maravilléis si el mundo os odia.” (1 Jn 3, 13) exhorta el apóstol san Juan a los cristianos. No os maravilléis si el mundo os odia, porque a quien odian es a Jesucristo porque “él da testimonio de que sus acciones son malas.” (Cfr. Jn 7, 7)
Sólo reconociendo a Dios, creador y señor de todas las cosas, es como el mundo y cada hombre en particular encuentran el sentido de su existencia, la plenitud que ansían.
A este reconocimiento y adoración nos invita la Santa Madre Iglesia a través de la sagrada liturgia; a acercarnos al Señor y adorarlo pues él es la fuente de misericordia, de gozo, de alegría y felicidad. Por eso el tracto de la santa misa de hoy, tomando las palabras del salmo 99 nos exhortará: “Aclama al Señor, tierra entera, servid al Señor con alegría, entrad en su presencia con aclamaciones. Sabed que el Señor es Dios: que él nos hizo y somos suyos, su pueblo y ovejas de su rebaño.”
Con esta actitud, hemos de escuchar al Señor que en el Evangelio de hoy nos dice: “Mirad, estamos subiendo a Jerusalén.”
En este domingo previo al inicio de la Santa Cuaresma que comenzaremos el miércoles con la imposición de la ceniza, el ayuno y la abstinencia; escuchamos la voz de Cristo que nos dice: “Mirad, estamos subiendo a Jerusalén y se cumplirá en el Hijo del hombre todo lo escrito por los profetas, pues será entregado a los gentiles y será escarnecido, insultado y escupido, y después de azotarlo lo matarán, y al tercer día resucitará
La vida cristiana es “sequela Christi” –seguimiento de Cristo-. Un seguimiento que implica imitación, pero sobre todo participación en su misma vida: una vida que Cristo vive en obediencia al Padre dando su vida por amor en la cruz.
 “Mirad que subimos a Jerusalén” es la invitación de Jesús a sus discípulos a participar de su pasión y muerte, para poder gozar con él de la gloria de la resurrección. “Mirad que subimos a Jerusalén” es la invitación a vivir la santa cuaresma como llamada a renovar nuestra condición de bautizados, como llamada a la conversión, como llamada a la penitencia.
Por el santo Bautismo, hemos sido incorporados a Cristo. Estamos llamados a  participar de su muerte y resurrección. Una participación que no se realiza en un momento concreto de nuestra historia vital, sino que comenzando en el Bautismo se va realizando a través de toda nuestra vida hasta el momento de nuestra muerte.
Esta participación en Cristo -este seguimiento del Maestro en su subida a Jerusalén- es lo que llamamos el combate espiritual: la muerte al hombre viejo y la vida según el hombre nuevo “Cristo”. Combate que implica lucha y resistencia contra los enemigos de nuestra salvación: demonio, mundo y carne. Combate que requiere la ayuda de la gracia que nos viene por los sacramentos. Combate que requiere el esfuerzo por nuestra parte de luchar para “recibir la corona que no se marchita”, pero que se apoya no en nuestras fuerzas sino en la fuerza y poder de Jesucristo…
El cristiano que ha entendido esto, hace suya la experiencia del apóstol san Pablo: “Afligidos en todo, pero no agobiados; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos; llevando siempre en el cuerpo por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo.” 2Cor 4, 8-10

Fijémonos ahora en ese ciego del camino que es curado por Jesucristo.
Ese ciego es imagen de los discípulos que no comprendieron las palabras de Jesús sobre su destino. Ceguera de los discípulos que llegará hasta la traición por parte de Judas. Ceguera de los discípulos que llegará a la triple negación de Pedro mientras Jesús estaba siendo juzgado injustamente. Ceguera de los demás discípulos que por el miedo huyeron y abandonaron a aquel que es el camino, la verdad  y la vida. Será tras la resurrección con el don del Espíritu Santo en Pentecostés cuando esos discípulos reciban nuevamente la vista: unos nuevos ojos alumbrados por la fe para reconocer a Cristo como el Hijo de David que ha muerto para tener compasión de nosotros.
Ese ciego también es imagen del hombre de hoy y de nosotros mismos. Ciegos para reconocer la huella del Creador y su presencia en el mundo. Ciegos para ver el amor de Cristo manifestado en la cruz. Ciegos para ver en la Iglesia el medio querido por Jesús para darnos la salvación. Ciegos también nosotros, queridos hermanos, para descubrir la presencia de Dios y su voluntad sobre todo cuando pasa por medio de la prueba, el sufrimiento, la dificultad o la enfermedad.
Aquel ciego del camino era consciente de su ceguera. Y al oír a la muchedumbre y saber que aquel alboroto era porque pasaba Jesús Nazareno supo rápidamente acudir a Aquel que podía curarlo: “Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí.” “Señor, que recobre la vista.”  
El drama es que muchos de nuestro contemporáneos son ciegos y creen que tiene vista. Nuestro propio drama puede también ser que estando ciegos, pensemos que tenemos una vista de lince.
La Cuaresma que vamos a comenzar ha de ayudarnos a entrar en nosotros mismos, a ver nuestra vida delante de Dios, a considerar como está nuestra visión. La oración del ciego ha de ser también la nuestra: “Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí”, “Señor, que recobre la vista,”; y no lo hemos de pedir tan solo para nosotros sino también para nuestros hermanos.

Así, como aquel ciego podremos ver con nuevos ojos, podremos seguir a Jesús y lo glorificaremos debidamente. Así, también como el único discípulo que permaneció al pie de la Cruz mientras Jesús entregaba su vida podremos decir también nosotros al recibir la gracia y la misericordia que brotan del costado abierto del Salvador: “El que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis.” Jn 19, 35