___AVISOS DEL CULTO___

7 de diciembre. VIGILIA DE LA INMACULADA. 21:30 Rosario y 22:00 Hora Santa

8 de diciembre. SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA. Santa Misa cantada a las 10:00

10 de diciembre. II DOMINGO DE ADVIENTO. 10:00 Santa Misa.

*** MISA EN PONTEVEDRA. Domingo 10 de diciembre a las 20:00 en la parroquia de San José de Campolongo, Pontevedra.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 7 de enero. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL eN LUGO. Sábado 9 de diciembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

sábado, 3 de diciembre de 2016

YO SOY LA MADRE DEL AMOR HERMOSO Homilía del Primer sábado de mes, diciembre 2016



YO SOY LA MADRE DEL AMOR HERMOSO
Homilía del Primer sábado de mes, diciembre 2016
Yo soy la madre del amor hermoso” Eclo 24, 18. Estas palabras tomadas de la  Escritura y puestas en los labios de la Virgen María nos declaran su grandeza y excelencia.
La Virgen María es Madre de Dios: ella concibe por obra del Espíritu Santo al Verbo eterno que en sus entrañas se hace carne, se hace hombre. Se cumple así la promesa de la señal anunciada por Isaías al rey Ajaz: Mirad, la virgen está encinta y dará a luz un hijo, a quien pondrán por nombre Enmanuel. (Is 7, 14) Siendo Virgen concibe, sin perder su virginidad.
María es grande y proclamada dichosa por todas las generaciones  porque en ella Dios realizó algo impensable  para la inteligencia humana y que supera eminentemente toda expectativa: Dios mismo, en la segunda persona de la Trinidad, el Hijo eterno del Padre, se hace hombre.
María es verdadera Madre de Dios porque de ella recibe la humanidad el Verbo eterno. Es Madre verdadera en cuanto su humanidad; el Adn de Jesús es el de María, su sangre es la sangre de María, sus rasgos son los rasgos de María. El Hijo de Dios es verdaderamente hijo de María.
Ella es verdadera Madre de Dios porque Jesús -verdadero hombre que nació de ella- es también verdadero Dios, pero una sola persona. Es cierto, María no es Madre de Dios en cuanto que ella sea antes que Dios, ella no es madre en cuanto la divinidad, pero es Madre de Aquel que es Dios y hombre en una sola persona, al mismo tiempo. Por eso, porque Jesús es una sola persona, el título de Madre de Dios le pertenece a la Virgen. Así lo cree la Iglesia y así lo proclama.
La Iglesia y cada uno de nosotros, hemos de repetir la alabanza de aquella mujer de la multitud que asombrada ante la presencia y el poder de Jesús proclama “Bendito el vientre que te llevó y los pechos que te criaron.” Sí, bendita la Virgen porque aquel a quien el universo entero no puede contener, se encerró en el seno purísimo de Nuestra Señora. Sí, Bendita la Virgen María porque aquel que es creador de todas las cosas y dador de todos los bienes que no padece necesidad alguna, quiso ser alimentado por su criatura. Sí, Bendita la Virgen, porque sus entrañas llevaron al Hijo Eterno de Dios y a sus pechos recibió el alimento.
Pero consideremos la reacción de Jesús ante aquellas palabras. Jesús responde: Mejor, dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen.
La Virgen, bienaventurada por engendrar a Cristo y ser su Madre, es todavía mayor y más excelente. Ella es bienaventurada porque escuchó la Palabra de Dios y la cumplió.   “Más bienaventurada es María al recibir a Cristo por la fe que al concebir en su seno la carne de Cristo" –exclama San Agustín.
Podemos decir que la concepción de Jesús en el seno de la Virgen es consecuencia de haberlo engendrado antes en su corazón, de haberlo engendrado por la fe.
María es Madre de la humanidad de Cristo. Un privilegio que solo ha tenido ella. Sólo una mujer, ella la Inmaculada, fue elegida entre todas las mujeres de la historia, para ser Madre de Dios.  Por ello, la figura de la Virgen es única en la historia. Por ello, su prima Isabel la proclamará dichosa de forma absoluta: Bendita tu entre todas las mujeres por el fruto bendito de tu seno. No ha habido, ni hay, ni habrá una mujer semejante a ti.
Pero también ella de forma privilegiada, ha concebido por la fe a Cristo en su corazón, por eso es modelo acabado y perfecto de nuestra fe.
Contemplemos hoy a la Madre de Dios por quién el Eterno ha entrado en el mundo, en la historia, ha tomado carne. Contemplemos también hoy a la Madre de Dios que supo escuchar y acoger a Cristo en su corazón, concebirlo por la fe.  Al mirarla a ella –dice Benedicto XVI: “también nosotros nos sentimos llamados a entrar en el misterio de la fe, con la que Cristo viene a habitar en nuestra vida. San Ambrosio nos recuerda que todo cristiano que cree, concibe en cierto sentido y engendra al Verbo de Dios en sí mismo: si, en cuanto a la carne, sólo existe una Madre de Cristo, en cuanto a la fe, en cambio, Cristo es el fruto de todos.”
Todos estamos llamados a engendrar a Cristo en nosotros por la fe, en nuestro corazón, en nuestra vida. Estamos llamados de algún modo a ser madres de Cristo cumpliendo así sus mismas palabras: “«Mi madre y mis hermanos son los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica» (Lc 8, 21)
¿Cómo es posible transformarse, en concreto, en madre de Cristo?  Nos lo dice el mismo Jesús: escuchando la Palabra y poniéndola en práctica.
Para ilustrar esta concepción de Cristo que todos estamos llamados a hacer, sigo un ejemplo muy ilustrativo del padre Raniero Cantalamessa –predicador de la Casa Pontificia que dice así:
Actualmente conocemos dos tipos de maternidad fallidas, incompletas. Una es el aborto. Se concibe, pero no se da a luz. Por causas naturales o por el pecado de la intervención de los hombres, el niño engendrado muere. La segunda forma de maternidad incompleta es dar a luz un niño sin haberlo concebido. Ya por la fecundación en laboratorio e implantado en un segundo momento, ya por la práctica de vientres de alquiler.
Continúa este padre: “Lamentablemente, también en el plano espiritual existen estas dos tristes posibilidades. Concibe a Jesús, sin darle a luz, quien acoge la Palabra sin ponerla en práctica, quien continúa practicando un aborto espiritual tras otro, formulando propósitos de conversión que luego son sistemáticamente olvidados y abandonados a medio camino; quien se comporta hacia la Palabra como el observador apresurado que mira su rostro en el espejo y luego se marcha olvidando de inmediato como era (St 1, 23 24). En resumen, quien tiene la fe, pero no tiene las obras.
Al contrario, da a luz a Cristo sin haberle concebido quien realiza muchas obras, a veces también buenas, pero que no proceden del corazón, de amor por Dios y de recta intención, sino más bien de la costumbre, de la hipocresía, de la búsqueda de la propia gloria y del propio interés, o sencillamente de la satisfacción que da actuar. En suma, quien tiene las obras, pero no tiene la fe.
Estos son los casos negativos, de una maternidad incompleta.
San Francisco de Asís nos describe el caso positivo de una verdadera y completa maternidad que nos asemeja a María: «Somos madres de Cristo –escribe– cuando lo llevamos en el corazón y en nuestro cuerpo por medio del divino amor y de la conciencia pura y sincera; lo generamos a través de las obras santas, ¡que deben brillar ante los demás para ejemplo!». Nosotros –viene a decir el santo– concebimos a Cristo cuando le amamos con sinceridad de corazón y con rectitud de conciencia, y le damos a luz cuando realizamos obras santas que lo manifiestan al mundo.”
Ojalá este adviento engendremos a Cristo en nosotros y en Navidad lo demos a luz para que podamos decir: “Hoy ha nacido Dios en el mundo.” Pidamos a Nuestra Señora, en la novena de su Inmaculada Concepción que nos conceda un corazón virgen e inmaculado, un corazón purificado de “malos pensamientos, homicidios, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios y calumnias”, alejado del pecado, modelado a la luz de la Palabra de Dios, lleno de virtudes, para que sea digna morada, digno pesebre, donde Cristo pueda nacer y venir al mundo.