___AVISOS DEL CULTO___

SÁBADO 21 de octubre. Misa de acción de gracias a las 17:45. Este sábado no habrá misa de 8:15 de la mañana.

Lunes 23 de octubre. Conmemoración del Padre Pío. Rosario, misa y veneración de la reliquia a las 17:45

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 5 de noviembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 11 de noviembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

domingo, 4 de diciembre de 2016

JUAN, ANGEL MAS QUE PROFETA. San Roberto Belarmino



Comentario al Evangelio

II DOMINGO DE ADVIENTO

Forma Extraordinaria del Rito Romano

San Juan debió su espíritu a la luz sobrenatural que le iluminaba, aludida por la frase: Éste es de quien está escrito: He aquí que yo envío a mi ángel delante de tu faz (Mal 3,1). Los profetas recibieron más luz que el resto de los hombres ¿Qué recibiría el que es más que profeta? Mt 11,9.

Lo era porque profetizó en el seno de su madre (Lc 1,41); porque el mismo fue profetizado por Isaías (Is 40,3) y Malaquías (Mal. 3,1), porque hizo profetizar a sus padres (Lc 1,42-45-67-69) y porque enseñó al mismo Cristo (Mt 3,13-16).

Parece de mayor importancia profetizar un Mesías futuro que señalarlo como actual, y, en efecto, lo sería si Cristo hubiera venido refulgente de poder y no en forma que más bien se dijera contraria a su dignidad mesiánica. Pero Juan, que no le conocía, cuando le vio, en apariencia tan extraordinariamente humilde (hasta el punto de que pudo decir: “beatus est qui non fuerit scandalizatus in me” (Mt 11,6), lo anuncio detallando mejor que ningún otro profeta sus oficios, puesto que lo llamó Cordero de Dios (Jn 1,29), Hijo de Dios (Jn1,34) y Esposo de la Iglesia (Jn 3,29).

Los teólogos suelen decir que los profetas recibieron tanta mayor clarividencia cuanto más próximos estaban el Señor. Por los tanto, San Juan fue el mayor de todos ellos.

Un ángel (Mt 11,10 y Mal 3,1). El menor de los ángeles es superior al mayor de los hombres, mientas estamos en este mundo, porque los ángeles ven a Dios cara a cara, le aman ardientemente, sin intermisión y no pueden pecar. Juan, llamado ángel, ha de ser por ello, máximamente iluminado en la fe, extraordinariamente puro y amante de Dios. Como los ángeles, ni come ni bebe, ni se desposa, ni posee, sino que sólo se ocupa en amar a Dios y llevarle las almas. Por eso el Precursor despreciaba los bienes de este mundo. Quien no gusta los bienes celestiales es difícil que sienta aversión a los terrenos; quien ama los terrenos no gustará de los eternos. Ambos amores son incompatibles.

Cierto es que por medio de la desgracia hay quien aprende a mirar hacia arriba, pero lo más seguro y sólido es aprender por la iluminación de la gracia el amor de lo celeste (cf. San Agustín, Conf., 1. 8: BAC t. 2; y Rom. 8,35).

Juan, lleno de luz y ardor, despreciaba todo lo mundano y no era una caña hueca. Merecía, pues, ser creído aun sin milagros, y era un compendio del evangelio.

Transcripto por Dña. Ana María Galvez