X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



martes, 12 de enero de 2016

SER HIJOS EN EL HIJO REFLEXIÓN DIARIA DEL COMPENDIO DE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA (n. 29)


SER HIJOS EN EL HIJO
REFLEXIÓN DIARIA DEL COMPENDIO DE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA (n. 29)
29 El amor que anima el ministerio de Jesús entre los hombres es el que el Hijo experimenta en la unión íntima con el Padre.
El Evangelio nos transmite la conciencia que Jesucristo, en su santa humanidad, tiene del amor del Padre y de su filiación divina. Se sabe Hijo del Padre: “No sabías que debía estar en las cosas  de mi Padre” responde con tan solo 12 años a sus padres en el templo.  Se sabe amado por el Padre: “Este es mi Hijo amado, mi predilecto” –se oye en el Bautismo en el Jordán. “Todo lo que tiene el Padre es mío” –dirá Jesús a sus discípulos.  Se sabe salido y enviado del Padre: “Si Dios fuera vuestro Padre, me amaríais, porque yo salí de Dios y vine de Él, pues no he venido por mi propia iniciativa, sino que Él me envió.” “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”
Ante esta experiencia de su santa humanidad, Nuestro Señor responde con el deseo de cumplir la voluntad del Padre: “Mi deseo es hacer la voluntad del Padre.” Y “la voluntad de mi Padre es ésta: que todo aquel que ve al Hijo y cree en El, tenga vida eterna, y yo mismo lo resucitaré en el día final.”
Jesús  comunica esta vida eterna en el anuncio del Reino: con sus palabras y con sus acciones, con su enseñanza y con sus milagros. Él ofrece al hombre la gratuidad y la misericordia del amor del Padre. 
“Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida”. Jesús invita a sus contemporáneos a seguirlo –invitación que se hace también a nosotros- para llegar a ser hijos en el Hijo: es decir, a saberse amados por el Padre -“a cuantos los recibieron les dio el poder ser hijos de Dios”- y a reproducir en sus propias vidas el estilo divino de la gratuidad y el amor –“lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis”-.