X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



sábado, 16 de enero de 2016

LA DULZURA EN EL HOGAR DE NAZARET. VIRTUDES DE NUESTRA MADRE

LA DULZURA EN EL HOGAR DE NAZARET.
VIRTUDES DE NUESTRA MADRE
En nuestras relaciones sociales solemos, por defecto, mostrar el rostro dulce de nuestra personalidad para ser aceptados por los otros y con el fin de agradarlos. Pero tantas veces podemos comprobar en nosotros mismos, como esas aparente virtud de la dulzura se esfuma y es remplazada por la ira, las malas palabras, los malos gestos, las malas formas con aquellos que tenemos más confianza: nuestra propia familia o amistades. En muchas ocasiones nos hemos acostumbrado a esto que ni nos arrepentimos ni lo confesamos como faltas verdaderas contra la caridad cristiana.
Realmente aquí no hay una verdadera virtud sino una hipocresía, una apariencia… pues la virtud ha de ser igual en todos los momentos, con todas las personas, sin hacer distinciones ni excepciones. Y en esta caso de la dulzura, se hace más necesaria con las personas que nos aman, que nos quieren, que comporten con nosotros nuestra vida…
¡Cuántas veces las mismas personas con las que convivimos nos descubren esta doble cara y no somos humildes para reconocerlo! ¡Ni tenemos el deseo de cambiarlo!
Al contemplar a nuestra Señora, Reina de todas las virtudes, contemplamos la belleza de su ternura y dulzura que embelesa a todos. Como exclama san Bernardo: “En Vos encuentran los ángeles la alegría, los justos la gracia y los pecadores el perdón.”
Al contemplar la dulzura de la Virgen podemos detenernos en el trato con el ángel, con su prima santa Isabel, con los posaderos de Belén, con los pastores y los magos, con los ancianos Simeón y Ana… etc… siempre dulce, siempre amable, siempre bondadosa… Incluso, a pesar de tener su corazón traspasado, la Virgen María es  siempre  dulce, siempre amable, siembre bondadosa con aquellos vecinos que despreciaban a su Hijo, ante aquellos que se acercaban a él para tentarlo o desacreditarlo… ante los que lo persiguen, lo maltratan, lo juzgan y lo crucifican… En ella está la grandeza de la virtud, en ella está la gracia.
Pero fijémonos hoy en esta virtud de la dulzura de la Virgen en la vida cotidiana de familia con San José y el Niño Jesús. Pasaron las mismas dificultades o más que nosotros, tuvieron las mismas o más penalidades y pruebas… podría haberse quejado, podría haberse manifestado enojada o dolida… y, en cambio, ella todo lo hacía dulce y suave. ¡Qué vida la de aquella familia! ¡Qué paz, gozo, tranquilidad, alegría y regocijo! ¡Qué suavidad y dulzura en todas sus palabras, en todos los gestos, en todas las cosas! Y las más cotidianas… “Ecce quam bonum et quam iucundum” He aquí lo bueno y los hermoso que es vivir los hermanos unidos. Una familia total reflejo de la vida trinitaria, vida de amor y comunió.
Pensemos en dos momentos del Evangelio donde esto se nos manifiesta: la pérdida del Niño en Jerusalén y las bodas de Caná. En el primero, la Virgen tenía el derecho de reprender a Jesús por haberse quedado allí y no habérselo dicho. Y en cambio, su queja fue de todo amorosa y suave: Hijo mío, ¿por qué nos ha hecho esto? Y a las palabras del Divino Infante no responde nada más y el evangelista concluye: Su madre conservaba todas estas cosas en su corazón.
En las bodas de Caná ante la petición que hace a su Hijo pues los novios se han quedado sin vino, Jesús responde de una forma dura: ¡Qué va esto contigo y conmigo! Nuevo silencio de la Virgen María y, sin cambiar su rostro ni su ánimo dulce y suave dice a los sirvientes: Haced lo que él os diga.

Pidamos en este día nosotros también que como ella seamos con nuestra virtud también ocasión para que en nuestra familia y con los más cercanos reine la paz, la armonía, la serenidad… ese gozo y afabilidad propia de la vida de la gracia… Sepamos también pedir perdón a aquellos que más nos aman y están más cerca de nosotros y nos somos capaces de comportarnos con dulzura.