X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



jueves, 28 de enero de 2016

ORACIÓN AL PADRE PARA AMAR A LA IGLESIA. Beato Jorge Matulaitis-Matulewicz





ORACIÓN AL PADRE PARA AMAR A LA IGLESIA. 
Beato Jorge Matulaitis-Matulewicz
Beso la mano de Tu providencia, me entrego enteramente a tus planes. Oh Padre Celestial, haz de mí lo que quieras. Te agrada conducirme por maravillosos caminos, Señor. ¡He aquí tu siervo! ¡Envíame donde quieras! Me lanzo como un niño en tus brazos, llévame. Si quieres guiarme por los caminos de las fatigas, sufrimientos y opresiones, yo te lo agradezco mucho. Creo que andando por este camino no me perderé fácilmente, porque éste es el camino por el cual anduvo mi Redentor Jesucristo. Concédeme, oh Señor, que renunciando más y más a mí mismo, pueda amarte a Ti más y más. Dame fuerza y coraje a fin de que por la exaltación de tu nombre y por la expansión de tu Iglesia, yo no me deje doblar por ningún impedimento y no me deje abatir nunca por las dificultades que puedan surgir; sino que esté lleno de tu Espíritu y pueda llevarlo a todas partes.
Es nuestro deber ir donde podamos ganar más para Dios, donde podamos salvar más almas, es decir, a aquellos lugares donde abunden el ateísmo, la tibieza, la inmoralidad y la apostasía. Necesitamos penetrar dondequiera que algo pueda ser ganado para Cristo y la Iglesia. Si una puerta se cierra, abramos otra, de manera que pueda entrar la luz.
¡Oh, amadísima Iglesia Santa de Dios, verdadero Reino de Cristo en la tierra! ¡Si me olvido de ti que se me paralice la mano derecha, que se me pegue la lengua al paladar si no te recuerdo, si no te estimo, mi amadísima Madre, más que a todas mis alegrías! ¡Que esta exclamación sea el grito incesante de mi corazón! Si puedo pedírtelo, concédeme Señor que en Tu Iglesia yo sea como un simple trapo que, cuando se gasta, es lanzado a algún lugar en un rincón oscuro. Que yo sea usado y gastado de la misma forma, con tal que un pequeño rincón de Tu Iglesia quede limpio, con tal de que Tu Casa esté un poco más ordenada e iluminada. Concédeme que yo sea despreciado, usado y gastado si así Tu Gloria crece y se propaga, si así yo puedo colaborar al crecimiento de Tu Iglesia. Concédeme que yo sea capaz de trabajar y sufrir por Ti, Tu Santa Iglesia y su Cabeza visible, el Santo Padre.
Concédenos, oh Señor, la gracia de vernos dominados por este pensamiento: soportar las cargas, pruebas y tribulaciones de la Iglesia; no esperar nada de este mundo; no buscar ni esperar ninguna ganancia personal; sino que nuestra vida se consagre a Dios y a la Iglesia y se consuma en las cargas y tribulaciones de la misma, sin temer a los obstáculos creados por el mundo y sus poderes, y no se transforme en una vida necia sino en una vida que nos lleve valientemente a la acción y a la pelea por la Iglesia dondequiera que urja la mayor necesidad, o sea, donde la autoridad civil persiga a la Iglesia, donde la vida religiosa, las sociedades y las instituciones eclesiales se vean obstaculizadas.
Que temamos sólo una cosa: morir sin haber sufrido o trabajado duramente o ganado algo para la Iglesia, la salvación de las almas y la mayor Gloria de Dios. Que nuestros pensamientos y deseos tengan siempre esta meta: ¡Llevar a Cristo y a Su Espíritu a todas partes y en todas las cosas, y glorificar por doquier el nombre de la Iglesia!
Te agradezco, oh Señor, por haberme concedido estos extraordinarios sentimientos hacia la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María. ¡Cuán dulce es caer a sus pies y sumergirme en la oración! Impregnada por los más dulces sentimientos, mi alma desvanece, y mi cuerpo es inundado por un temblor maravilloso, incomprensible, inexpresable. Es como el sentimiento que tengo cuando aprieto Tu Santa Cruz contra mi corazón.