X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



domingo, 12 de julio de 2015

PENSAMIENTO DE SANTA TERESA DE JESÚS: EL FUEGO DEL AMOR Y EL AGUA DE LAS LÁGRIMAS



EL FUEGO DEL AMOR Y EL AGUA DE LAS LÁGRIMAS 
Y si es agua que llueve del cielo, menos aún apagará este fuego; no son elementos contrarios fuego de amor y lágrimas del cielo, pues tienen el mismo origen; no tengáis miedo de que el uno perjudique al otro, al contrario, se ayudan el uno al otro a encender más el amor; porque el agua de las lágrimas verdaderas, que son las que proceden de verdadera oración y son regalo del Rey del cielo, ayudan a encender más el fuego y hacen que dure más, y el fuego ayuda a enfriar el agua (C 19, 5).
¡Oh, válgame Dios, qué cosa tan hermosa y maravillosa, ver que el fuego enfría! Sí, y no sólo enfría, sino que el fuego hiela todos los afectos mundanos, cuando se une con el agua viva del cielo, que es la fuente de donde brotan estas lágrimas, que son infusas y no adquiridas con el esfuerzo nuestro. Es pues, bien seguro, que este fuego enfría el amor a las cosas del mundo, hace que el alma no se detenga en ellas, sino para ver si puede prender con ellas fuego, pues es propio de él no contentarse con poco, sino que, si pudiera, abrasaría a todo el mundo (C 19, 5).