___AVISOS DEL CULTO___

Lunes 23 de octubre. Conmemoración del Padre Pío. Rosario, misa y veneración de la reliquia a las 17:45. No habrá misa de 8:15

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 5 de noviembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 11 de noviembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

jueves, 3 de marzo de 2016

NUESTRA FIEBRE ES LA SENSUALIDAD; NUESTRA FIEBRE ES LA LUJURIA; NUESTRA FIEBRE ES LA AMBICIÓN; NUESTRA FIEBRE ES LA IRA. San Ambrosio obispo


Homilía de maitines

JUEVES DE LA III SEMANA DE CUARESMA
Forma Extraordinaria del Rito Romano

HOMILIA DE SAN AMBROSIO, OBISPO
Libro 4 sobre San Lucas, cap. 4, cerca del fin
Considera la clemencia del Divino Salvador: no deja la Judea porque se sienta conmovido por la indignación, ni por las ofensas que ha recibido, ni por las misma injurias. Antes al contrario, olvidando las injurias, y guiado por la clemencia, con sus enseñanzas, con sus beneficios y bondades dulcifica los corazones del pueblo ingrato. Con mucha oportunidad, San Lucas, antes de hacer mención de la mujer curada, nos recuerda la curación del hombre que estaba poseído por el maligno espíritu. Pues el Señor había venido para curar ambos sexos, y primeramente debió ser curado el que fue creado primero, pero no debía ser olvidada aquella que mas pecó por inconstancia de ánimo que por su perversidad.
Al realizar el Señor esta curación en sábado, nos recuerda el principio de sus obras; comienza su nueva creación por el día en que dejo la primera. Esto nos demuestra también que el Hijo de Dios, no está obligado a la observancia de la ley, sino por encima de ella y que no vino a derogarla, sino a cumplirla. Tengamos presente que el mundo no se hizo por medio de la ley sino por el Verbo, según leemos: “Por el Verbo de Dios, fueron hechos los cielos”. De consiguiente la ley no se viola sino que se cumple, al regenerar el Hijo de Dios el hombre caído. Por lo mismo nos dice el apóstol: “Despojándoos del hombre viejo, revestíos del nuevo que fue creado según Dios”.
Muy oportunamente empezó por el sábado, a fin de que se demostrara ser el mismo Creador el que enlazada unas obras con otras, prosiguiendo la otra que él había empezado; no de otra suerte de artífice que se prepara para renovar un edificio, empieza la demolición de lo viejo, no por los cimientos, sino por los que está más elevado. Por lo tanto, allí primero pone las manos, en donde había terminado antes. Comienza por las cosas más pequeñas para llagar a las mayores. Ciertamente que los hombres, con la palabra de Dios pueden liberar al demonio, más la resurrección de los muertos, es obra reservada a la sola divina potestad. Quizá en aquella mujer, suegra de Simón y de Andrés, se nos represente el tipo de las diversas enfermedades que experimenta nuestra naturaleza y las diversas pasiones que la combaten. Y ciertamente no podemos decir que sea menor la fiebre de las pasiones que la del calor corporal. La primera abrasa el alma; la segunda el cuerpo. Nuestra fiebre es la sensualidad; nuestra fiebre es la lujuria; nuestra fiebre es la ambición; nuestra fiebre es la ira.