___AVISOS DEL CULTO___

7 de diciembre. VIGILIA DE LA INMACULADA. 21:30 Rosario y 22:00 Hora Santa

8 de diciembre. SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA. Santa Misa cantada a las 10:00

10 de diciembre. II DOMINGO DE ADVIENTO. 10:00 Santa Misa.

*** MISA EN PONTEVEDRA. Domingo 10 de diciembre a las 20:00 en la parroquia de San José de Campolongo, Pontevedra.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 7 de enero. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL eN LUGO. Sábado 9 de diciembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

viernes, 11 de marzo de 2016

NO PODÉIS ABANDONAR A LOS QUE AMÁIS. San Agustín


Homilía de maitines

VIERNES DE LA IV SEMANA DE CUARESMA
Forma Extraordinaria del Rito Romano

HOMILIA DE SAN AGUSTIN, OBISPO
Tratado 49 sobre San Juan, después del principio
Recordareis que según indiqué en el anterior sermón, el Señor huyó de las manos de aquellos que querían apedrearle, y partió a la otra parte del Jordán, en donde  Juan bautizaba. Mientras estaba allí, Lázaro enfermo en Betania, que era un lugar cercano a Jerusalén. “María era aquella que había ungido al Señor con un perfume y limpiado sus pies con sus cabellos. Lázaro, que entonces estaba enfermo, era hermano suyo. Sus hermanas mandaron enviados a Jesús”. Ya comprendemos a donde los enviaron; al lugar donde estaba Jesús, puesto que estaba ausente; a saber: en la otra parte del Jordán. Enviaron quienes comunicaran al Señor que estaba enfermo su hermano, a fin de que se dignase venir a para librarle de la enfermedad. Mas él difirió venir a curarle, a fin de poderle resucitar.
¿Qué le anunciaron las hermanas de Lázaro? “Señor, he aquí que aquel a quien amas, está enfermo”. No dijeron: Ven. Al que ama, basta anunciarle la enfermedad. No se atrevieron a decir: Ven a curarle; no se atrevieron a decir: Manda y se hará. ¿Por qué no le dirigen esta súplica que valió elogios a la fe del centurión? Este dijo “No soy digno de que entres en mi casa; pero di una sola palabra, y quedará curado mi siervo.” Nada de eso dijeron ellas; sino tan solo: “Señor, he ahí que aquel a quien amas está enfermo”. Es suficiente que lo sepáis; puesto que no podéis abandonar a los que amáis.
Dirá alguno: ¿Cómo puede ser que por Lázaro fuese figurado el pecador, si era tan amado de Cristo? Que atienda el que tal dice a las palabras de Cristo cuando afirmaba “No he venido a buscar a los justos, sino a los pecadores.” Si Dios no amara a los pecadores, no hubiera descendido del cielo a la tierra. “Oyéndoles Jesús les dijo: Esta enfermedad no se ordena a la muerte, sino que esta ordenada para la gloria de Dios, a fin de que por ella el Hijo de Dios sea glorificado.” Esta glorificación de Jesús no fue para aumentarle la gloria, sino para provecho nuestro. Dijo, pues: “No se ordena a la muerte”, supuesto que la misma muerte de Lázaro no se ordenaba a la muerte, sino más bien a la realización de un milagro, en vista del cual los hombres creyeran en Cristo, y así evitaran la muerte. Y ahora fijémonos en que nuestro Señor dio una prueba contra los que niegan que el Hijo sea Dios.

Transcripto por gentileza de Dña. Ana María Galvez