___AVISOS DEL CULTO___

Lunes 23 de octubre. Conmemoración del Padre Pío. Rosario, misa y veneración de la reliquia a las 17:45. No habrá misa de 8:15

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 5 de noviembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 11 de noviembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

miércoles, 16 de marzo de 2016

[SÉPTIMO DÍA] NOVENA A SAN JOSÉ

[SÉPTIMO DÍA]
NOVENA A SAN JOSÉ
CON SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO

INVOCACIONES PARA COMENZAR TODOS LOS DÍAS
Eterno Padre, por el amor que tienes a san José escogido por ti entre todos para representarte en la tierra, ten piedad  de nosotros.  Gloria Patri.
Eterno Hijo, por el amor que tienes a san José, tu fiel custodio en la tierra, ten piedad  de nosotros.  Gloria Patri.
Eterno Espíritu Santo, por el amor que tienes a san José, custodio de la Virgen María, tu dilectísima esposa, ten piedad de nosotros. Gloria Patri

SEPTIMO DÍA. San José es llamado en el Evangelio hombre justo, hombre perfecto, que posee todas las virtudes. Poseía, por consiguiente, José, fe viva, esperanza firme, caridad ardiente para con Dios y el prójimo, humildad profundísima, y todas las demás virtudes. 
¡Oh, gran Santo, modelo perfectísimo de justicia y santidad!, dignaos alcanzarme las virtudes que poseísteis Vos en tan alto grado, y sobre todo un amor ardientísimo a Jesucristo y a su santísima Madre. Pídase la gracia que se desea alcanzar en esta novena.
Jaculatoria.— Guiadme, santo Esposo de María, por la senda de la perfección.
Padrenuestro, avemaría y gloria

PARA FINALIZAR CADA DÍA, SE RECITA LA SIGUIENTE ORACIÓN.
Acordaos, purísimo Esposo de la Santísima Virgen María, dulce protector mío San José, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección y reclamando vuestro auxilio, haya quedado sin consuelo. Con esta confianza vengo a vuestra presencia y me encomiendo fervorosamente a Vos. No despreciéis mi súplica, ¡Oh Padre adoptivo del Redentor!, antes bien, acogedla benignamente. Amén.