X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



sábado, 26 de marzo de 2016

“PERDONAR LAS OFENSAS”. Homilía del Viernes Santo 2016


“PERDONAR LAS OFENSAS”. Homilía del Viernes Santo 2016
Iglesia del Salvador de Toledo – ESPAÑA
Forma Extraordinaria del Rito Romano

“El fue herido por nuestras transgresiones,
molido por nuestras iniquidades.
El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El,
y por sus heridas hemos sido sanados.” Is 53, 5

Acabamos de escuchar nuevamente el relato de la Pasión y Muerte del Señor. En nuestro corazón han de haber brotado sentimientos de compasión ante la frivolidad, maldad y crueldad con la que fue tratado nuestro Señor Jesucristo, pero sobre todo el recordar la pasión y muerte del Señor  ha de llevarnos a la compunción y contrición pues todo ello fue por nuestra causa, por nuestra culpa, por nuestros pecados:
Enseña el Catecismo romano: “Son nuestras malas acciones las que han hecho sufrir a Nuestro Señor Jesucristo el suplicio de la cruz, sin ninguna duda los que se sumergen en los desórdenes y en el mal "crucifican por su parte de nuevo al Hijo de Dios y le exponen a pública infamia" (Hb 6, 6). Y es necesario reconocer que nuestro crimen en este caso es mayor que el de los judíos. Porque según el testimonio del apóstol, "de haberlo conocido ellos no habrían crucificado jamás al Señor de la Gloria" (1 Co 2, 8). Nosotros, en cambio, hacemos profesión de conocerle. Y cuando renegamos de Él con nuestras acciones, ponemos de algún modo sobre Él nuestras manos criminales» (Catecismo Romano, 1, 5, 11).

Sí, Jesús mío, yo he sido el que te he llevado a la cruz, yo el que provoqué tu muerte. Como Judas sé que por mis traiciones y debilidades mi paga es el infierno, sé que merezco la condenación, pero no quiero desesperar pues “tú no quieres la muerte del pecador sino que se convierta y viva” y “Tú eres el Dios misericordioso y compasivo, siempre dispuesto al perdón”; por ello al contemplarte lleno de amor en la cruz, como el buen ladrón arrepentido pido clemencia y misericordia: Jesús, acuérdate de mí. Como la Iglesia pide en la liturgia de este día: haznos sentir el efecto de tu misericordia para que destruido en nosotros el error del hombre viejo, nos concedas la gracia de resucitar gloriosamente junto contigo.

Queridos hermanos: la hora de la cruz es la hora de la misericordia donde está llega a su expresión única e insuperable. Dios mismo se ofrece en sacrificio por el mismo pecado, él carga la culpa de los pecadores,  él mismo Dios se hace reo y el mismo se pone en nuestro lugar. Hora de misericordia en la que el Dios ofendido ocupa el lugar del culpable. Hora de misericordia y clemencia donde el Dios Justo tratado injustamente por la maldad del hombre asume la muerte que merecía el pecador. Hora de misericordia en la que admirados y eternamente agradecidos hemos de cantar  y dar gracias por las misericordias del Señor en su Pasión y muerte.

Sí, Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia.
Dad gracias al Señor porque Él aceptó hacerse hombre para morir por nosotros en la cruz y saldar la deuda de nuestros pecados, porque es eterna su misericordia.
Dad gracias al Señor porque Él, la misma Justicia, se dejó ser juzgado por las autoridades humanas y ser ejecutado como el  peor de los criminales, porque es eterna su misericordia.
Dad gracias al Señor porque Él aceptó ser pospuesto a Barrabás, porque es eterna su misericordia.
Dad gracias al Señor porque detenido como un bandido y maltratado quiso recibir sobre sí bofetadas,  salivazos,  golpes, soportó la flagelación, las burlas y los insultos de aquella tropa ebria y ansiosa de diversión, y todo ello, porque es eterna su misericordia.
Dad gracias al Señor porque toda su Pasión fue una práctica constante de compasión enseñando con su ejemplo y palabras a los hombres ignorantes, consolando al triste en aquellas mujeres que se lamentaban por él y dándole un verdadero consejo de amigo: “Llorad mejor por vosotras y vuestros hijos”; y, todo ello, porque es eterna su misericordia.
Dad gracias al Señor porque en la hora de la cruz no le fue suficiente con derramar hasta su última gota de sangre sino que quiso desprenderse de lo que más amaba en esta tierra, Su Madre Inmaculada, María, y entregarla a su discípulo, y todo, porque eterna es su misericordia.
Dad gracias al Señor porque quiso ser crucificado entre dos ladrones, dando la vida eterna al bandido arrepentido, porque es eterna su misericordia.
Dad gracias al Señor  porque en la cruz intercedió por aquellos mismos que le daban muerte y aquellos éramos nosotros.  Una muestra más de misericordia, una lección inexcusable para nosotros. Sí, dad gracias al Señor, dad gracias porque eterna es su misericordia.

Esta tarde, es la tarde de la cruz. Y en ella se nos muestra la misericordia pues Jesús pide el perdón y excusa a sus mismos asesinos.  Excusa de culpa por ignorancia a los que  habían escuchado su predicación y lo habían visto hacer milagros: “Si no me creéis a mí, creed a las obras que hago, pues mi obras no son mías”. Una muestra de misericordia porque aquellos que excusa de culpa son los que le buscaban para prenderle.  Aquellos eran lo que intentaron eliminarlo y darle muerte, porque su vida era molesta y denunciaba sus maldades, y buscan un traidor y ponen precio al que es la misma Vida. Aquellos que él excusa por ignorantes son los que afirman “Conviene que muera uno por el pueblo”. Los mismos que afirmaron “Su sangre caiga sobre nosotros”. Y Jesús, pide el perdón para ellos… ¡Qué insondable es el amor de Dios! ¡Qué asombroso! ¡Qué anchura, que longitud, que altura, que profundidad el amor de Cristo!

Esta tarde, es la tarde de la cruz  y ella tenemos una lección inexcusable para aquellos que nos llamamos cristianos, pues como el Señor pidió el perdón y excusó ante su Padre a sus verdugos, así también nosotros hemos de pedir el perdón y excusar a los que nos hacen daño, nos hacen sufrir, nos deprecian o nos ofenden… El cristiano ha de rezar como su Maestro por sus enemigos: Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen.
El perdón a los enemigos es la mejor respuesta al mismo perdón que nosotros recibimos de Dios. El perdón a los enemigos es la mayor expresión del mandamiento nuevo: Amaos como yo os he amado. En esto conocerán que sois mis discípulos.

Ojalá como San Pablo también nosotros podamos decir: “cuando nos ultrajan, bendecimos; cuando somos perseguidos, lo soportamos; cuando nos difaman, tratamos de reconciliar” y todo ello por Amor. Así, como Jesús seremos rostro de la misericordia del Padre. Así seremos apóstoles de la misericordia.

Así lo pedimos. Que así sea.