___AVISOS DEL CULTO___

7 de diciembre. VIGILIA DE LA INMACULADA. 21:30 Rosario y 22:00 Hora Santa

8 de diciembre. SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA. Santa Misa cantada a las 10:00

10 de diciembre. II DOMINGO DE ADVIENTO. 10:00 Santa Misa.

*** MISA EN PONTEVEDRA. Domingo 10 de diciembre a las 20:00 en la parroquia de San José de Campolongo, Pontevedra.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 7 de enero. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL eN LUGO. Sábado 9 de diciembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

domingo, 6 de marzo de 2016

EVANGELIO DEL DOMINGO: ÉSTE, SIN DUDA, ES EL PROFETA QUE HA DE VENIR AL MUNDO


IV DOMINGO DE CUARESMA
Forma Extraordinaria del Rito Romano
Después de esto, Jesús se marchó a la otra parte del mar de Galilea (o de Tiberíades). Lo seguía mucha gente, porque habían visto los signos que hacía con los enfermos. Subió Jesús entonces a la montaña y se sentó allí con sus discípulos.  Estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús entonces levantó los ojos y, al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: «¿Con qué compraremos panes para que coman estos?». Lo decía para probarlo, pues bien sabía él lo que iba a hacer. Felipe le contestó: «Doscientos denarios de pan no bastan para que a cada uno le toque un pedazo». Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dice: «Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero ¿qué es eso para tantos?». Jesús dijo: «Decid a la gente que se siente en el suelo». Había mucha hierba en aquel sitio. Se sentaron; solo los hombres eran unos cinco mil. Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados, y lo mismo todo lo que quisieron del pescado. Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: «Recoged los pedazos que han sobrado; que nada se pierda». Los recogieron y llenaron doce canastos con los pedazos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido. La gente entonces, al ver el signo que había hecho, decía: «Este es verdaderamente el Profeta que va a venir al mundo». Jesús, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró otra vez a la montaña él solo.
Jn 6,1-15