___AVISOS DEL CULTO___

SÁBADO 21 de octubre. Misa de acción de gracias a las 17:45. Este sábado no habrá misa de 8:15 de la mañana.

Lunes 23 de octubre. Conmemoración del Padre Pío. Rosario, misa y veneración de la reliquia a las 17:45

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 5 de noviembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 11 de noviembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

viernes, 4 de marzo de 2016

CUSTODIAR AL HOMBRE Reflexión diaria del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia (nn. 81-82)

CUSTODIAR AL HOMBRE
Reflexión diaria del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia (nn. 81-82)
La Iglesia recibe de Dios Creador el mandato de cuidar y ser responsable del hombre, llamado a la salvación. Esto lo hace la Iglesia a través de su enseñanza social. Podemos evocar las diferentes enseñanzas del Papa Francisco acerca de la vocación de custodiar: “no sólo nos atañe a nosotros, los cristianos, sino que tiene una dimensión que antecede y que es simplemente humana, corresponde a todos. Es custodiar a la gente, el preocuparse por todos, por cada uno, con amor, especialmente por los niños, los ancianos, quienes son más frágiles y que a menudo se quedan en la periferia de nuestro corazón. Es preocuparse uno del otro en la familia: los cónyuges se guardan recíprocamente y luego, como padres, cuidan de los hijos, y con el tiempo, también los hijos se convertirán en cuidadores de sus padres. Es vivir con sinceridad las amistades, que son un recíproco protegerse en la confianza, en el respeto y en el bien. En el fondo, todo está confiado a la custodia del hombre, y es una responsabilidad que nos afecta a todos. Sed custodios de los dones de Dios.”
Esta tarea de custodiar la realiza la Iglesia mediante una doble dinámica: el anuncio y la denuncia.
Anuncio de la Verdad, ofreciendo “significados, valores y criterios de juicio que brotan del Evangelio, así como también normas y directrices de acción que de ellos derivan.” ¿Con qué pretensión? La de formar rectamente las conciencias.  
Denuncia del error, del pecado y de la injusticia, no como simple crítica, sino como defensa de los más débiles.
Y el fin de la enseñanza social de la Iglesia no es político, sino que su fin es religioso porque quiere salvar al hombre en toda su realidad y moral porque busca el bien del hombre y su liberación de las esclavitudes del error, de la injusticia y del pecado.

El fruto de la enseñanza social de la Iglesia es “una sociedad reconciliada y armonizada en la justicia y en el amor, que anticipa en la historia, de modo incipiente y prefigurado, los nuevos cielos y nueva tierra, en los que habite la justicia.”