___AVISOS DEL CULTO___

Lunes 23 de octubre. Conmemoración del Padre Pío. Rosario, misa y veneración de la reliquia a las 17:45. No habrá misa de 8:15

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 5 de noviembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 11 de noviembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

domingo, 20 de noviembre de 2016

NO PAGUEMOS EL BIEN CON EL MAL. San Cesáreo de Arles




Comentario al Evangelio

XXVI Y ÚLTIMO DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS
Forma Extraordinaria del Rito Romano

Obligación de predicar verdades desagradables. “Os ruego, hermanos queridísimos, no me echéis en cara que con tanta frecuencia os hable de aquel tremendo día del juicio, y si hay alguno a quien desagradara mi modo de obrar, piense en el peligro en que me encuentro y oiga al Señor, que amenaza terriblemente por medio de su profeta al sacerdote, y le dice: Si yo digo al malvado: ¡Vas a morir!, y tú no le amonestares y no le hablares..., el malvado morirá en su iniquidad…, pero yo te demandare a ti su sangre (Ez. 3,18-20). Y si, a pesar de ello, dijere alguno: ¿Por qué nos predicas tan continuamente cosas tan duras?. Os contestares: porque es mejor padecer aquí una amargura pequeña y gustar después la eterna dulcedumbre que vivir aquí en alegría falsa y después padecer suplicios sin fin… Oídme, hermanos, no a mi, sino al Señor en su evangelio… Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados (Lc. 6,25).¡Ay de vosotros los que ahora reis, porque gemiréis y llorareis! (Lc. 6,25). Oficio es de medico aplicar remedios que queman y sajan”
“Preocupándome, pues, hermanos queridísimos, de que he de dar cuenta de mi salud y de la vuestra, y no ignorando que he de darla delante del tribunal del Juez eterno, elegí medicinas ásperas, pero saludables, para que viváis todos juntos después en compañía de los ángeles…”
No es que piense que vosotros ignoráis estas verdades o que vivís mal. Pero sé muy bien que al temer mayores males evitamos incluso las faltas pequeñas.
Los beneficios de Dios, motivo de juicio. Si pensamos los bienes que Dios ha derramado sobre nosotros llegando hasta la muerte, no habríamos de temer aquel juicio; pero por desgracia muchos lo convierten en motivo de sentencia contra ellos. “No paguemos el bien con el mal …, pues de lo contrario, ¿Qué haremos en aquel día temible cuando el Señor se siente en su trono rodeado de la milicia celestial en medio de la luz, mientras resuenan sus  trompetas los ángeles y tiembla el mundo…? Entonces a mas de la propia conciencia, aquel Juez, mas justo ya que misericordioso, comenzara a acusar a los reos con severidad por haber despreciado su misericordia; Yo te plasme a ti ¡oh hombre!, con mis manos, yo te infundí el espíritu…, y tu despreciando mis mandatos de vida perfecta, sigues al mentiroso antes que a Dios. Expulsado del paraíso y sujeto a las cadenas de la muerte…, entré en un seno virginal para nacer de él sin mengua de su pureza; me recline en un pesebre envuelto en pañales, con los dolores y sufrimiento de la infancia…; sufrí las bofetadas y salivazos de los que se burlaban de mi, bebí vinagre con hiel, fui herido por los azotes, coronado de espinas, clavado en la cruz, atravesado por una lanza, y para que tu te librases de la muerte entregue mi vida en los tormentos. Aquí tienes las señales de los clavos de los que fui colgado. Mira aquí mi costado herido. Acepte los dolores para darte a ti la gloria, sufrí la muerte para que tu vivieses por toda la eternidad. Yací escondido en un sepulcro para que tu reinases en el cielo. ¿Por qué perdiste lo que te di? ¿Por qué ingrato, rechazaste los dones de tu redención?. No me quejo de mi muerte, pero dame tu vida, ya que por ella entregue la mía…¿Por qué manchaste la habitación que consagré para mi con las sordideces de la lujuria…? ¿Por qué me cargaste con la cruz de tus crímenes, mas pesada que aquella de que estuve pendiente? Mas pesada, en efecto, es la cruz de tus pecados, de la que me cuelgo a la fuerza, que aquella a la que, compadecido de ti, subí gustoso. Siendo impasible me digne padecer por ti, y tú has despreciado a Dios en el hombre, a la salud en el enfermo, a la llegada en el camino, al padre en el juez, a la vida en la cruz y a la medicina en el suplicio”.