X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



sábado, 19 de noviembre de 2016

FIDELIDAD EN LO PEQUEÑO. VIRTUDES DE NUESTRA MADRE



FIDELIDAD EN LO PEQUEÑO
VIRTUDES DE NUESTRA MADRE
El mes de noviembre nos recuerda la llamada universal que todos tenemos a la santidad. “Sed perfectos como vuestro Padre del cielo es perfecto.”
Pero podemos caer en la tentación de pensar que la santidad que Dios espera de nosotros este rodeada de grandes hazañas y proezas, de hechos extraordinarios y milagrosos… Podemos pensar que no seremos santos sin este “aparato externo” que rodeó la vida de tantos santos canonizados que conocemos… Podemos desilusionaros en la búsqueda de la santidad y creer que es una utopía imposible de alcanzar.
En la santidad hay diferentes grados y la gran mayoría estamos llamados a una santidad cotidiana, sencilla, común… Y también hemos de ser humildes y aceptar esa disposición de una santidad “oculta” que Dios ha querido para nosotros.
La vida de todas las personas está hecha de pequeñas cosas, diarias, cotidianas, que no a los ojos mundanos no tienen importancia, pero son las que hacen que el mundo sea posible, que la vida se desarrolle tranquilamente; en definitiva, que podamos vivir… Son esas cosas que se hacen y asumimos que hay que hacer pero que no tienen mayor relevancia, que no se recogen en los libros de historia… pero que forman el día a día de las personas… y ahí, ocupándonos de ellas, es donde tenemos que ser santos.
Esa santidad de lo cotidiano se realiza en la fidelidad de las pequeñas cosas, en el cumplimiento de nuestros deberes y obligaciones para con Dios, para con los demás, para con nosotros…
Fidelidad a las pequeñas cosas que es una continua ascesis para superar nuestra repugnancia a los monótono, a lo cotidiano… Continua ascesis de nuestras sentimientos y pasiones volubles y cambiantes… Continua ascesis de nuestra voluntad tantas veces débil y floja…
Fidelidad a las pequeñas cosas que implica perseverancia en el bien obrar, sin cansarnos, sin buscar ser considerados o que se nos reconozca nuestro esfuerzo…
Fidelidad a las pequeñas cosas en el ocultamiento y en el pasar desapercibidos, sin esperar agradecimientos…
Esa fidelidad a lo pequeño es lo que nos hará grandes a los ojos de Dios. Recordemos el Evangelio donde Jesús narra la parábola de los talentos:

“El reino de los cielos es como un hombre que al emprender un viaje, llamó a sus siervos y les encomendó sus bienes. Y a uno le dio cinco talentos, a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y se fue de viaje.  El que había recibido los cinco talentos, enseguida fue y negoció con ellos y ganó otros cinco talentos. Asimismo el que había recibido los dos talentos ganó otros dos. Pero el que había recibido uno, fue y cavó en la tierra y escondió el dinero de su señor. Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos. Y llegando el que había recibido los cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, me entregaste cinco talentos; mira, he ganado otros cinco talentos. Su señor le dijo: Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Llegando también el de los dos talentos, dijo: Señor, me entregaste dos talentos; mira, he ganado otros dos talentos. Su señor le dijo: Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, yo sabía que eres un hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste, y tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; mira, aquí tienes lo que es tuyo. Pero su señor respondió, y le dijo: Siervo malo y perezoso, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. Debías entonces haber puesto mi dinero en el banco, y al llegar yo hubiera recibido mi dinero con intereses. Por tanto, quitadle el talento y dádselo al que tiene los diez talentos. Porque a todo el que tiene, más se le dará, y tendrá en abundancia; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará. Y al siervo inútil, echadlo en las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes.” Mt 25, 14-30

Como el siervo que recibió un talento, podemos dejarnos llevar por la tentación de pensar que con esta vida que me ha tocado vivir, ¿cómo voy a ser santo? Si yo estuviera en un monasterio… si mi trabajo fuese ser…. si mi familia fuese de esta manera… si me tocase esta parroquia…  si yo fuese de esta manera… si tuviese estas capacidades…. pues, ¡Claro, así sí que podría ser santo…! 
En definitiva, son excusas y dejarse llevar por el “miedo” ante la santidad quedándose cómodamente en la espera de la nada, sin esforzarse y sin hacer producir lo que me ha sido dado. Y la vida se pasa, el dueño de nuestros talentos volverá y nos exigirá su fruto… ¿Qué diremos entonces?

Pensemos en la Santísima Virgen, pensemos es su vida cotidiana… Es cierto, recibió grandes dones y privilegios, pero su vida ordinaria, su vida de cada día, fue muy sencilla, muy normal… vida oculta, desapercibida, recogida… vida llena de obligaciones y deberes cotidianos con Dios, con su Divino Hijo, con su casto esposo José… vida sencilla en un pueblo, con sus familiares y amigos, con sus vecinos… vida dificultosa en el trabajo y la pobreza… vida nada fácil en una sociedad que no era del “bienestar” y de la comodidad… Y nuestra Señora, en cada acción, en cada pequeña cosa repetía: Ecce ancilla Domini… hágase en mi tu voluntad…. Y pudo vivir esto en los grandes momentos de la Encarnación y de la Redención porque también en lo pequeño de toda su vida lo fue viviendo así, haciendo en todo la voluntad del Padre.

Pidamos a la Virgen Santísima el poder imitarla en esta fidelidad a las pequeñas cosas para que también nosotros podamos oír de su Hijo las palabras: “Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.” Amén.