___AVISOS DEL CULTO___

Lunes 23 de octubre. Conmemoración del Padre Pío. Rosario, misa y veneración de la reliquia a las 17:45. No habrá misa de 8:15

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 5 de noviembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 11 de noviembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

martes, 22 de noviembre de 2016

EL ROSARIO DE HOY CON LA IMITACIÓN DE MARÍA DEL BEATO TOMÁS DE KEMPIS





Santo Rosario.
Por la señal... 
Monición inicial: El beato Tomas de Kempis es conocido por su obra la Imitación de Cristo, pero también dejó escrita otra llamada Imitación de María. Con algunos de sus párrafos meditamos el rosario de hoy.
Señor mío Jesucristo…
MISTERIOS DOLOROSOS
1. La Oración de Jesús en el Huerto
“Te bendigo, te alabo y te ensalzo con todas mis fuerzas, oh fidelísima y amadísima Madre de Dios, celestial María, por tu perseverancia en la fe firme y en la caridad perfecta, cuando tú sola mientras los apóstoles huían por miedo y mientras también los pocos que seguían a Jesús se avergonzaban, con extrema constancia mantuviste en alto la antorcha encendida de la fe en la pasión del Hijo, sin dudar de su futura resurrección al tercer día, como él había predicho con bastante claridad.”.
2. La flagelación de Jesús atado a la columna.
“Te bendigo, te alabo y con todas mis fuerzas me encomiendo a ti, Santa e lnmaculada Virgen, por tu dolorosa presencia junto a la cruz de Jesús, donde abrumada y afligida te detuviste por largo tiempo, atravesada por una espada de dolor, según la profecía de Simeón (Lc 2, 35); por las abundantes lágrimas derramadas; por la gran fidelidad e inefable coherencia que demostraste a tu Hijo en su extrema necesidad, cuando estaba por morir; por el inmenso dolor de tu corazón; por el sufrimiento más lacerante en el momento de su muerte; por la palidez de su aspecto, cuando lo viste pender muerto delante de ti..”
3. La coronación de espinas
“La benignísima Madre de Jesús sabe bien compadecerse del que sufre. Aprendió de lo que ha sufrido a tener afectuosa compasión de los afligidos. No se olvidará de sus pobres devotos, acudirá al encuentro de sus oraciones, ayudará a los que la invocan con perseverancia y será propicia para con los que la sirven.”
4. Nuestro Señor con la cruz a cuestas camino del Calvario
“¡Oh, piadosas, santas y dolorosísimas lágrimas de la bienaventurada, pura y siempre Virgen María, que brotaron de sus ojos, el día Viernes santo, debido a su íntima "con-pasión" con Cristo y su amadísima pasión y muerte en cruz; cuando se deslizaron copiosamente a lo largo de sus mejillas y de su pecho hasta el ruedo del vestido y empaparon el velo de su sagrada cabeza; y, al caer sobre sus santos pies, rociaron el polvoriento suelo!
¡Ah, si yo hubiese podido seguir entonces las huellas de los pies de mi Señora y hubiese podido en secreto recoger en un recipiente sus cálidas lágrimas, no para lavar mis pies, que a menudo he manchado en pos de malos pensamientos y de afectos indecentes, sino para lavarme las manos y la cabeza, esto es,las palabras y las acciones malas, para el perdón de todos mis pecados cometidos cada día!”
5. La crucifixión y muerte del Señor
“¡Oh piadosa Madre de Dios!, Virgen María, te ruego me seas propicia: cancela todos mis vicios con tus dolores y con tu devotísima intercesión. Carísima María, socorre mi alma en la última hora de mi vida, y acude con la multitud de los ángeles y de los santos a defenderme contra los terrores del enemigo y los sufrimientos del infierno. Acuérdate de la sangre preciosa e inocente en la muerte de tu amado Hijo Jesucristo, sufrida a causa de mí, pecador; de su costado herido y de todas las lágrimas que derramaste en tu entera vida; y ten compasión de mí. A ti suspiro, en tus méritos confío, "oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María", Amén..”