___AVISOS DEL CULTO___

SÁBADO 21 de octubre. Misa de acción de gracias a las 17:45. Este sábado no habrá misa de 8:15 de la mañana.

Lunes 23 de octubre. Conmemoración del Padre Pío. Rosario, misa y veneración de la reliquia a las 17:45

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 5 de noviembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 11 de noviembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

domingo, 5 de abril de 2015

RESUCITÓ AL TERCER DÍA. Homilía de la Vigilia Pascual 2015


SÁBADO SANTO 2015. Iglesia del Salvador
VIGILIA PASCUAL

Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.” Estas palabras las pronunció Jesús en la expulsión de los mercaderes del templo de Jerusalén que el Evangelista san Juan nos sitúa al principio de su vida pública tras el milagro de las bodas de Caná.  Dice el evangelista que los judíos dijeron: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú lo levantarás en tres días? Y anota: Pero El hablaba del templo de su cuerpo. Por eso, cuando resucitó de los muertos, sus discípulos se acordaron de que había dicho esto; y creyeron en la Escritura y en la palabra que Jesús había hablado.” (Jn 2)
El Señor ha cumplido su palabra: su cuerpo fue destruido, destrozado por los azotes y golpes, martirizado en la cruz hasta la muerte. Su vida fue aniquilada. Pero la muerte no tenía la última palabra. A los tres días, el Señor resucita victorioso de la muerte, su humanidad ha sido glorificada, ha sido construido el nuevo templo de Dios, no edificado sobre cimientos humanos, sino sobre Cristo. El Señor es “la piedra que desecharon los arquitectos” pero ahora se ha convertido en “la piedra angular.”  (Sal 117). Para todo los que creen en Cristo, todo tiene sentido, la propia existencia y hasta las tinieblas e incertidumbre de la muerte se ven iluminadas con la Resurrección del Señor.
Quisiera dar respuesta a una cuestión que muchas personas tienen sobre el tiempo transcurrido entre la muerte del Señor y su resurrección. Para nuestra mentalidad occidental y moderna, apenas ha pasado un día, en tal caso dos, desde la muerte de Jesús y su resurrección. ¿Cómo entonces decimos que Jesús resucitó al tercer día? Así lo testimonia la Sagrada Escritura y así también lo profesamos en el Credo. En el oriente y en el pueblo judío, el día comienza con la puesta de sol, al anochecer. Lo vemos perfectamente en la secuencia del relato de la creación: terminada la obra de cada uno de los días, el texto dice: pasó la tarde y pasó la mañana: el primer día. Así entonces, Jesús murió a la hora de nona, las tres de la tarde del viernes. Este es el primer día. Al anochecer del viernes, comienza el segundo día que se prolonga hasta el atardecer del sábado: y este es el segundo día. Y al anochecer del sábado, comienza un nuevo día, el tercer día. El día de la resurrección.

¿Por qué razón el Señor resucitó al tercer día y no al mismo instante de morir o con otra secuencia de tiempo?
El Antiguo Testamento nos da las claves para entenderlo:
1.      Cuando Dios pidió a Abraham el sacrificio de su hijo Isaac, nos dice que se puso en camino y “al tercer día alzó Abraham sus ojos y vio de lejos el lugar”, que Dios había designado para el sacrificio de su hijo. Ante la fe y el acto de obediencia de Abraham, Dios envía a su ángel para detenerlo y en su lugar ofreció un carnero. Dios renovó sus promesas colmando a Abraham y su descendencia de abundantes bendiciones. Aquello era figura del sacrificio de Cristo, por el que ahora podemos ser agradables a Dios y hemos sido colmados con toda clase de bendiciones. (Génesis,  22, 4)
2.      Fue también al tercer día, cuando José, que había sido vendido por sus hermanos y después de haberse convertido en administrador de la casa del Faraón, se da a conocer a sus hermanos que habían bajado a Egipto en busca de alimentos y le dice: “Yo soy un hombre temeroso de Dios. Hagan lo siguiente y salvarán su vida." (Génesis 42, 18) La historia de José es figura de la vida de Nuestro Señor Jesucristo, que vendido por sus propios hermanos y entregado a la muerte, se ha convertido ahora por su resurrección en causa de salvación para todos los que creen en él.
3.      El periodo de tres días aparece también en el libro del Éxodo: tres días dura la plaga de las tinieblas sobre Egipto ante la dureza del Faraón, tres días son el tiempo desde la salida de Egipto hasta llegar a Mará, donde el pueblo de Israel no tenía agua para beber y Dios hizo salir el agua de la roca (Ex 15, 22), tres días también es  el tiempo que Dios dice a Moisés que purifique al pueblo porque al tercer día el Señor descenderá a la vista de todo el pueblo sobre el monte Sinaí." Ex 19, 11). Todo aquello era figura, ahora Cristo Resucitado tras las tinieblas del pecado y de la muerte, se nos ha manifestado como la luz del  mundo ante todas las naciones. Él es también la roca y agua viva, que con su gracia tiene el poder de saciar al hombre sediento de verdad, de amor y de justicia, de su costado abierto brotan torrentes que saltan hasta la vida eterna.
4.      Tres días son también el tiempo que transcurre entre la orden que Dios da a Josué y la entrada en la tierra prometida: “Josué dijo a los responsables del pueblo (…) Dad esta orden al pueblo, abasteceos de víveres, porque dentro de tres días cruzaréis el río Jordán para tomar posesión del territorio que Dios el Señor os da como herencia." (Josué 1, 11) Esto era anuncio. Ahora, en la resurrección de Cristo al tercer día, las puertas del cielo, la verdadera tierra prometida, ha sido abierta para nosotros. «Carne y sangre, tened confianza, gracias a Cristo habéis adquirido un lugar en el cielo y en el reino de Dios» (Tertuliano)
5.      Hay otros textos, pero todo ellos expresan como el tercer día es el tiempo de la actuación de Dios tras un tiempo de prueba, de destierro, de tiniebla, de muerte o de enfermedad, pero al final, al tercer día, siempre Dios actúa portentosamente dándonos la salvación, Dios da el triunfo y la victoria a los suyos, a los que han permanecido fieles. Podemos decir que Dios siempre tiene la última palabra. Por eso, Cristo ha querido resucitar al tercer día: para manifestarnos que él mismo la victoria de Dios, nuestra salvación, nuestra vida y nuestra propia resurrección. Esto ha de llenarnos de consuelo y fortaleza en medio de la peregrinación que es esta vida humana marcada tantas veces por el sufrimiento, el dolor y el cansancio.

«Venid, volvamos al Señor pues él ha desgarrado, pero nos curará, él ha herido, pero nos vendará. Dentro de dos días nos dará la vida, al tercer día nos hará resurgir y viviremos en su presencia. Conozcamos, corramos tras el conocimiento del Señor: su salida es cierta como la aurora; vendrá a nosotros como la lluvia temprana, como la lluvia tardía que riega la tierra.» Os 6,1-6.
Cristo es la luz del mundo que ha sido encendida para todos los hombres, en medio de las tinieblas y de la oscuridad del mundo presente. No busquemos otras luces, no permanezcamos en el error y el pecado: Corramos tras el conocimiento de Dios, porque al tercer día nos hará resurgir y viviremos en su presencia.
Amén.