X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



martes, 21 de abril de 2015

PASCUA CON SANTA TERESA DE JESÚS: MORIR DE DESEO DE VER A DIOS

PASCUA CON SANTA TERESA DE JESÚS: MORIR DE DESEO DE VER A DIOS 
Aunque quisiera distraerme no podía dejar de estar en oración; creo que incluso durmiendo seguía orando; crecía el amor y las quejas que yo dirigía al Señor de que no podía soportar el tener que dirigirle desprecios, y no estaba en mi mano dejar de pensar en El, aunque yo lo quería y lo intentaba (V 27, 7).
Poco después comenzó Su Majestad, como me lo había prometido, a dar mayores pruebas de que era El quien se me aparecía, con lo cual crecía en mí un amor tan grande de Dios que no sabía de donde venía, porque era muy sobrenatural y yo no lo procuraba. Me sentía morir de deseo de ver a Dios, y no sabía donde buscar la vida más que en la muerte (V 27, 8).

Me daban unos ímpetus grandes de amor que, aunque no eran tan insufribles como los que ya otra vez he dicho, ni de tanto valor, yo no sabía qué hacer de mí; porque nada me satisfacía, ni cabía en mí, sino que verdaderamente me parecía que se me arrancaba el alma. ¡Oh soberano arte del Señor! ¡Qué maravilla tan delicada hacíais con vuestra esclava miserable! Os escondíais de mí y me apretabais con vuestro amor, con una muerte tan sabrosa que nunca el alma querría salir de ella (V 27, 8).