X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



martes, 1 de diciembre de 2015

¿QUÉ SON EL MAGNIFICAT Y EL BENEDICTUS? Beato Carlos de Foucauld


¿Qué son el Magníficat y el Benedictus sino maravillosas alabanzas? Además la alabanza es una necesidad del amor, y aun cuando Dios no nos hubiera dado el precepto y el ejemplo de alabarle, para nosotros sería obligatorio hacerlo, solo por lo que nos ha dicho: <Vuestro primer mandamiento es amarme>.  La admiración forma parte fundamental de todo amor verdadero: es su fundamento, su causa; el motivo del verdadero amor, es el bien, la perfección que hay en el ser amado; ese bien, esa perfección suscitan la admiración y apenas como algo distinto, viene el amor. Por tanto, la alabanza no es otra cosa que la expresión de la admiración; por lo que necesariamente se encuentra (o contenida interiormente, pero existiendo muda, silenciosa en el fondo del alma, o publicada hacia fuera por la palabra) dondequiera que haya verdadero amor. Alabemos por tanto a Dios, interiormente con la muda alabanza de una contemplación amorosa, y exteriormente con las palabras de admiración que al admirar sus perfecciones saldrán de nuestros labios. Sirvámonos a menudo para ello de los cantos de alabanzas de la Sagrada Escritura, ya que Dios ha sido lo bastante bueno como para entregarnos esas palabras divinas, con las que nosotros, tan pobres e impotentes, podemos rendirle una alabanzas  celeste.