___AVISOS DEL CULTO___

7 de diciembre. VIGILIA DE LA INMACULADA. 21:30 Rosario y 22:00 Hora Santa

8 de diciembre. SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA. Santa Misa cantada a las 10:00

10 de diciembre. II DOMINGO DE ADVIENTO. 10:00 Santa Misa.

*** MISA EN PONTEVEDRA. Domingo 10 de diciembre a las 20:00 en la parroquia de San José de Campolongo, Pontevedra.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 7 de enero. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL eN LUGO. Sábado 9 de diciembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

miércoles, 9 de diciembre de 2015

CRISTO TRAE LA SALVACIÓN INTEGRAL DE LA PERSONA. REFLEXÍÓN DIARIA DEL COMPENDIO DE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA (n. 1-2)

CRISTO TRAE LA SALVACIÓN INTEGRAL DE LA PERSONA.
REFLEXÍÓN DIARIA DEL COMPENDIO DE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA (n. 1-2)
1 La Iglesia, pueblo peregrino, se adentra en el tercer milenio de la era cristiana guiada por Cristo, el « gran Pastor » (Hb 13,20).
La Iglesia sigue interpelando a todos los pueblos y a todas las Naciones, porque sólo en el nombre de Cristo se da al hombre la salvación.
2 En esta alba del tercer milenio, la Iglesia no se cansa de anunciar el Evangelio que dona salvación y libertad auténtica también en las cosas temporales.

Comenzamos –en nuestra homilía diaria- una serie de consideraciones sobre la Doctrina Social de la Iglesia, siguiendo el plan pastoral diocesano para este curso.
Cristo, Nuestro Señor, es el centro de la historia y por tanto el centro de la humanidad, de cada hombre en particular y de la Iglesia. Él debe ser el centro de nuestra vida. Cristo es el centro de mi vida si toda ella está iluminada por su presencia y por su palabra: mis sentimientos, afectos, deseos; pero también mi vida social, laboral, familiar, política.
Siempre corremos el peligro de  limitar la fe a lo “privado” y a lo “interior”, a la “ceremonia” y “culto”, a encerrar el Evangelio entre las paredes de nuestras Iglesias.
“Id al mundo entero”. La Iglesia y cada uno de nosotros, como cristianos, debemos anunciar el Evangelio de salvación. Es lo que nos recuerda la liturgia del Adviento: el Señor viene a salvarnos. Una salvación que tendrá su realización definitiva después de muerte en la vida eterna, pero una salvación que Cristo ha venido a traer ya y ahora para nuestro mundo. “Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven y los cojos andan; los leprosos quedan limpios y los sordos oyen; los muertos resucitan y los pobres son evangelizados.” En la medida de que nosotros cristianos vivamos el Evangelio traeremos a nuestro mundo la salvación que Cristo desea. Una salvación integral: al hombre entero en su alma y cuerpo, a todos los hombres en todos sus ámbitos.

A la Virgen Inmaculada le pedimos que cada uno de nosotros en nuestra situación concreta seamos cauces  –como ella lo fue para darnos a Jesús- de la salvación que Cristo quiere traer a nuestro mundo.