___AVISOS DEL CULTO___

7 de diciembre. VIGILIA DE LA INMACULADA. 21:30 Rosario y 22:00 Hora Santa

8 de diciembre. SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA. Santa Misa cantada a las 10:00

10 de diciembre. II DOMINGO DE ADVIENTO. 10:00 Santa Misa.

*** MISA EN PONTEVEDRA. Domingo 10 de diciembre a las 20:00 en la parroquia de San José de Campolongo, Pontevedra.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 7 de enero. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL eN LUGO. Sábado 9 de diciembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

lunes, 15 de junio de 2015

REALIZANDO LA VERDAD EN EL AMOR. Homilía en la Solemnidad de San Antonio 2015


HOMILÍA EN LA SOLEMNIDAD DE SAN ANTONIO DE PADUA
AÑO 2015

“Realizando la verdad en el amor, hagamos crecer todas las cosas hacia Él, que es la cabeza”
En este fragmento de la carta a los Efesios que se acaba de proclamar encontramos la referencia clara de lo que fue la vida de nuestro querido San Antonio de Padua.
Este santo franciscano cuya devoción universal hizo que el Papa León XIII le llamase el “Santo de todo el mundo” hizo de su vida una entrega constante y generosa al servicio de Dios y del Evangelio. De forma progresiva San Antonio fue descubriendo las exigencias de la Voluntad Divina que le pedía una entrega más intensa, de modo que abandonando la vida de los Canónigos Regulares de la Santa Cruz de Coimbra se aventuró a formar parte del ideal franciscano entrando en la Orden de los Frailes Menores. Pronto destacó como un gran predicador siendo designado por el mismo San Francisco para enseñar teología en la Orden.
Es impresionante descubrir en este joven fraile, cuya vida no superó los 35 o 36 años, una gran intensidad de trabajo apostólico, especialmente destacando como un gran predicador, valiente defensor de la fe contra el error y la herejía, pero también sabio maestro de los sencillos hijos del Pueblo de Dios que acudían a él para alimentar sus espíritu con sus palabras siempre llenas de referencias al Evangelio y a la Sagrada Escritura.
Como decía al principio, citando la carta del apóstol San Pablo a los Efesios, San Antonio fue un maestro de la fe, enseñando la “Verdad en la Caridad”, pues solo movido por el amor a Dios y a los hombres supo defender la fe verdadera, al convertirse en un predicador itinerante en el sur de Francia y en distintas ciudades de Italia. Y es que solo desde la Caridad, queridos hermanos, se puede realizar con eficacia la defensa de la verdad. En nuestros días, cuando contemplamos la propagación de tantos errores en la fe, en la moral, en las costumbres de nuestro pueblo, cuando vemos el dominio del relativismo y la indiferencia en el corazón de los más jóvenes, debemos de actuar impulsados por el amor, proponiendo y no imponiendo, pero sobre todo dando testimonio de aquello que creemos, con nuestra propia vida, nuestra forma de actuar y de comportarnos, que sea ejemplar ante los hombres.
También nos dice San Pablo, que de este modo “hagamos crecer todas la cosas hacia Él, que es la cabeza”. Toda la vida de San Antonio nos señala a Jesucristo, nos conduce al encuentro con el Señor, nos invita a introducirnos en el misterio del Hijo de Dios hecho hombre. Sus sermones, siempre tan ricos y edificantes, nos animan en el seguimiento de Nuestro Señor, alentándonos a seguirle con confianza y valentía, en medio de las dificultades y problemas, que a menudo se hacen presentes en nuestro camino, enfriando nuestra fe, distanciándonos del Señor, desanimándonos a avanzar.
En esta tarde, después de la Santa Misa, tendremos un acto de adoración a Jesús Sacramentado, culminando con la Bendición del Santísimo. Quisiera hacer, finalmente, una referencia al amor a Jesús Sacramentado que tenía nuestro Santo.
"San Antonio de Padua vivió una íntima y apasionada relación personal con la Eucaristía; este Divino sacramento marcó sus días, llenándole de esperanza confiada".
Encarando al movimiento herético de los cátaros que rechazaban los sacramentos, san Antonio fue un testigo de la presencia real de Cristo en la Eucaristía: "Sí, creo firmemente y profeso que este cuerpo, que nació de la Virgen, colgó en la cruz, reposó en la tumba, resucitó al tercer día y ascendió al cielo a la derecha del padre, este mismo cuerpo fue verdaderamente dado a los apóstoles y esta verdadera realidad es hecha presente cada día por la Iglesia y dada a los fieles...".
Lo que san Antonio enseñó respecto a la Eucaristía es la doctrina de la Iglesia. Ante todo, es un don del Señor, del que el sacerdote no es el dueño sino el servidor. La Eucaristía es el más espléndido Sacramento de la Presencia de Cristo; es inevitable que la Eucaristía tenga una acción transformante en el corazón de cada uno que lo vive. La Eucaristía es un don de amor que sólo será plenamente comprendido en la eternidad.

Cuando al final de la Santa Misa, Jesucristo Sacramentado pase a vuestro lado, no seáis indiferentes, no os dejéis llevar por la rutina o la pasividad, habladle de corazón a corazón, haced un gesto de recogimiento, de profunda adoración y piedad, sin duda esa será la mejor forma de honrar a nuestro querido San Antonio.