___AVISOS DEL CULTO___

HORARIO DE CULTO HABITUAL (pinche aquí)

El jueves 22 y el sábado 24 de febrero no habrá culto en esta iglesia.

VIERNES, 23 DE FEBRERO. CONMEMORACIÓN DEL PADRE PÍO. 17:45 Rosario y 18:00 Santa Misa. *** No habrá misa por la mañana.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 4 de marzo. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 10 de marzo. CAMBIO DE HORARIO- Santa misa a las 17:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

miércoles, 24 de junio de 2015

EVANGELIO DEL DÍA: Juan es su nombre


LA NATIVIDAD DE SAN JUAN BAUTISTA
Forma Extraordinaria del Rito Romano
Le llegó a Isabel el tiempo de su alumbramiento, y dio a luz un hijo. Supieron sus vecinos y parientes que Dios había usado con ella de gran misericordia y se congratulaban con ella. El día octavo vinieron a circuncidar al niño, y le llamaban con el nombre de su padre, Zacarías. Mas intervino su madre y dijo: No, sino que ha de llamarse Juan. Dijéronle: Nadie hay en tu familia que tenga ese nombre. Preguntaban por señas al padre del niño, cómo quería que se llamase. Y él, pidiendo la tablilla, escribió así: Juan es su nombre. Y todos se llenaron de admiración. Al instante se abrió su boca y su lengua se soltó y hablaba bendiciendo a Dios. Y se espantaron todos los que vivían en la vecindad, y en toda la montaña de Judea se divulgaban todas estas cosas. Y cuantos las oían, las guardaban en su corazón y se decían: ¿Qué será, pues,  este niño?  Porque,  a la verdad, la mano del Señor estaba con él. Zacarías, su padre, quedó lleno del Espíritu Santo, y profetizó diciendo: Bendito sea el Señor Dios de Israel, porque ha visitado y rescatado a su pueblo. 

Lc 1, 57 – 68