___AVISOS DEL CULTO___

7 de diciembre. VIGILIA DE LA INMACULADA. 21:30 Rosario y 22:00 Hora Santa

8 de diciembre. SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA. Santa Misa cantada a las 10:00

10 de diciembre. II DOMINGO DE ADVIENTO. 10:00 Santa Misa.

*** MISA EN PONTEVEDRA. Domingo 10 de diciembre a las 20:00 en la parroquia de San José de Campolongo, Pontevedra.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 7 de enero. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL eN LUGO. Sábado 9 de diciembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

viernes, 12 de junio de 2015

EL ROSARIO DE HOY CON LA BEATA MARÍA CÁNDIDA DE LA EUCARISTÍA


Santo Rosario.
Por la señal... 
Monición inicial: Se hace hoy memoria de la beata María Cándida de la Eucaristía Barba, virgen de la Orden de las Carmelitas Descalzas, que, dando prueba de profunda observancia de la vida consagrada y de la regla, se dedicó activamente a la construcción de nuevos monasterios. (1884-1949). Con algunos de sus coloquios con Jesús Eucaristía meditamos el rosario de hoy.
Señor mío Jesucristo... 
MISTERIOS DOLOROSOS
1. La Oración de Jesús en el Huerto
“Oh mi Dilecto en Sacramento, cuánto desgarro, cuánta agonía experimento al pensar, a la ver las ofensas que se te hacen en este augustísimo Sacramento. ¡Quería hacerte escudo con toda mí misma, quería recibir todo yo! ¡Oh Padre celestial, pensad Vos en este vuestro Unigénito hecho Pan para los hombres, Oh dulce Jesús, poseedor de las miradas por amor mío, Oh santos Ángeles de los Tabernáculos, custodiad tanto tesoro para nuestros corazones y no dejad que se acercaren los profanadores, las almas manchadas!”
2. La flagelación de Jesús atado a la columna.
“Si delante a las rebeliones del “yo”, de la naturaleza, si al despuntar de tantas miserias que parecen destruidas, nosotros podemos elevarnos a ti y aplasta cada pasión ¿no es, Oh Señor, por virtud de tu Carne divina, que fue nuestro alimento y que vino a custodiarnos para la vida eterna? Señor Jesús, nosotros todo debemos a ti, y si un deber penoso, una obediencia abrumadora, una humillación inesperada son por nosotros abrazadas y queridas también con pasión, ¿no es, Oh Jesús, porque estrechándote en el corazón por la mañana, después de la Santísima Comunión, o visitándote, nosotros te hayamos dicho: “ayúdanos”? ¡Ayúdame, Oh Jesús: para ti, sí, todo lo que quieras! ¡Para ti es poco, siempre: yo puedo todo contigo! Y cada dificultad, cada pena, rápido, o después de otro poco de prueba, se es suavizada, se ha vuelto dulce.”
3. La coronación de espinas
“De espinas debo rodearme y clavarme con el tercero sagrado clavo, si quiero que la pureza resplandezca en mi: y ¿qué cosa es una virgen si no es mortificada, si no ama morir a sí misma en todo, si no está lista al sacrificio y a inmolarse, si no ama sinceramente ser segregada, y no se ciñe con aquella modestia completa, que es su más bello ornamento? ¿Qué cosa es aquella virgen que es todavía soberbia y susceptible, que no exhala de su corazón y de sus labios el perfume de la caridad? ¡Oh mi Dios, esta angélica virtud para tener su esplendor quiere justamente consigo todas las virtudes! Y yo, Señor, que no tengo ninguna: ¡Misericordia infinita, que tanta hambre y sed me das de justicia, dígnate de saciarme!”
4. Nuestro Señor con la cruz a cuestas camino del Calvario
“Quiero vivir crucificada contigo y si mil veces volviese a vivir, mil veces querría subir dichosa a la Cruz para dejarme clavar contigo! ¡Todas las falsas alegrías de la tierra y de su falaz y penosa libertad, todas sus riquezas y todos sus tronos, no valen nada en comparación con una sola gota dulcísima de la santa pobreza religiosa! Es más, ¡no solo no valen, sino que son espinas y lodo!.”
5. La crucifixión y muerte del Señor

“Quisiera ser como María, ser María para Jesús, ocupar el puesto de su madre. En mis Comuniones, a María la tengo siempre presente. De sus manos quiero recibir a Jesús, ella debe hacerme una sola cosa con Él. Yo no puedo separar a María de Jesús. ¡Salve! ¡Oh Cuerpo nacido de María! ¡Salve María, aurora de la Eucaristía!”