___AVISOS DEL CULTO___

7 de diciembre. VIGILIA DE LA INMACULADA. 21:30 Rosario y 22:00 Hora Santa

8 de diciembre. SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA. Santa Misa cantada a las 10:00

10 de diciembre. II DOMINGO DE ADVIENTO. 10:00 Santa Misa.

*** MISA EN PONTEVEDRA. Domingo 10 de diciembre a las 20:00 en la parroquia de San José de Campolongo, Pontevedra.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 7 de enero. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL eN LUGO. Sábado 9 de diciembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

sábado, 21 de enero de 2017

SANTA MARÍA, MADRE Y REINA DE LA UNIDAD Virtudes de nuestra Madre




SANTA MARÍA, MADRE Y REINA DE LA UNIDAD
Virtudes de nuestra Madre
Nos encontramos en la semana de oración por la unidad de la Iglesia entre las fiestas litúrgicas de la cátedra de san Pedro en Roma el 18 de enero y la conversión de san Pablo el 25 del mismo mes, como queriendo implorar la protección de los dos apóstoles, columnas de la Iglesia, para tan anhelado deseo que nos une a la misma oración de Jesús, la víspera de su entrega en la cruz:  “Padre santo, no sólo por ellos ruego,  sino también por los que crean en mí  por la palabra de ellos, para que todos sean uno,  como tú, Padre, en mí, y yo en ti,  que ellos también lo sean en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado.” Jn 1, 20-21
Hemos de tomar conciencia de la importancia de esta oración como la Iglesia lo hace todos los días en la celebración de la Santa Misa en la oración después del Agnus Dei y de forma tan solemne en los Oficios del Viernes Santo:
Señor nuestro Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles: la paz os dejo, mi paz os doy, no mires nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia; y dígnate conservarla en la paz y en la unidad según tu voluntad.”
Como enseñaba el Papa Juan Pablo II: “Orar por la unidad no está reservado a quien vive en un contexto de división entre los cristianos. En el diálogo íntimo y personal que cada uno de nosotros debe tener con el Señor en la oración, no puede excluirse la preocupación por la unidad. (…) La oración de Cristo al Padre es modelo para todos, siempre y en todo lugar.”
Hemos de clarificar que rezar por la unidad de la Iglesia no es porque la Iglesia de Cristo esté dividida, en el sentido de incompleta e imperfecta. La unidad de la Iglesia es una de sus notas y que ella misma ya posee. “La Iglesia es una –nos expone el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica- porque tiene como origen y modelo la unidad de un solo Dios en la Trinidad de las Personas; como fundador y cabeza a Jesucristo, que restablece la unidad de todos los pueblos en un solo cuerpo; como alma al Espíritu Santo que une a todos los fieles en la comunión en Cristo. La Iglesia tiene una sola fe, una sola vida sacramental, una única sucesión apostólica, una común esperanza y la misma caridad.” (n. 161)
Y no pensemos que esta nota de la unidad, se ha de entender como una unidad abstracta o referida a una Iglesia “hipotética”, o una Iglesia “futurible”.  Expone a continuación el Compendio: “La única Iglesia de Cristo, como sociedad constituida y organizada en el mundo, subsiste (subsistit in) –existe en su esencia- en la Iglesia católica, gobernada por el sucesor de Pedro y por los obispos en comunión con él. Sólo por medio de ella se puede obtener la plenitud de los medios de salvación, puesto que el Señor ha confiado todos los bienes de la Nueva Alianza únicamente al colegio apostólico, cuya cabeza es Pedro.” Por tanto, la primera intención en la oración es pedir que el Señor se digne conservar en la paz y en la unidad a su Iglesia.
Por otro parte, a lo largo de la historia y en la actualidad, hay cristianos que, por diversos motivos teológicos, históricos, culturales están separados de esta unidad de la Iglesia, perteneciendo a las iglesias ortodoxas cuyos vínculos con la Iglesia son mayores y a las diversas comunidades nacidas del cisma protestante de Lutero que conservan la validez del bautismo solamente. Por estos, que confiesan a Cristo, Hijo de Dios y Salvador del mundo, hemos de orar también para que superando toda división vuelvan a la unidad de la Iglesia.
Una tercera intención particular en este octavario está dirigida también a conversión de los judíos –pertenecientes según la carne y no en cuanto a la fe- al pueblo elegido por Dios. Por ellos, también hemos de orar para que “nuestro Dios y Señor ilumine sus corazones, a fin de que  reconozcan a Jesucristo salvador de todos los hombres” y “todo Israel sea salvado.”
Finalmente, hemos de recordar que la Iglesia es signo de la unidad de la humanidad, llamada toda ella a la salvación, y por tanto todos los hombres están llamados a pertenecer a ella. Unos se encuentran en religiones de distinta índole y tristemente -en nuestros días- una gran porción de la humanidad vive en ateísmo como si Dios nos existiera. Por ellos, a los que nos une la condición humana,  y que Dios desea tener como hijos adoptivos suyos en Jesucristo, hemos de rezar también.
Como los apóstoles reunidos y aunados por María Santísima en el Cenáculo en espera del Espíritu Consolador, nosotros también hemos de reunirnos en torno a la Virgen María para que ella interceda por la Iglesia para que sea conservada su unidad y para que todos aquellos que se encuentran separados y como ovejas dispersas vuelvan al único rebaño de Cristo.
Acudir a la Virgen María en este asunto no es cuestión banal y cosa de poca importancia, o simple “cumplimiento piadoso”, sino que Ella es la Mujer Inmaculada sin mancha que aplasta la cabeza del diablo –el que divide- y vence el pecado.
La Virgen María es Madre de la Unidad, porque con su sí al designio salvífico de Dios en el misterio de la Encarnación, el Hijo de Dios se unió a la naturaleza humana haciendo posible la unidad entre Dios y los hombres en su persona. Ella, Madre de Dios, es también madre de todos los hombres con los que su Hijo quiso hermanarse en su Encarnación.
La Virgen María es imagen perfecta de la Unidad de Iglesia. Madre y Virgen a un mismo tiempo, siendo incorrupta de alma y de cuerpo, totalmente llena de Dios, es imagen de la Iglesia, esposa inmaculada de Cristo, una e indivisa.
La Virgen María es Madre de la Unidad, pues como Corredentora se ofreció en ofrenda al Padre junto con su Hijo, Redentor del género humano, para la salvación de todos. Ella, junto con su Hijo, pide al Padre que todos sean uno. Al recibir a Juan como hijo en la cruz, ella está llamada a engendrar a los hijos de Dios a la vida de la gracia.
Ella es Madre de la Unidad porque es Madre de la Iglesia, confiada a su cuidado. Como Madre como en Pentecostés reúne a todos sus hijos en torno así, alentando su fe, su esperanza y caridad, en espera del Espíritu de la concordia y de la unidad, de la paz y del perdón. Como Medianera de todas las gracias, a ella hemos de confiar gracia tan preciada de la unidad.
El Papa León XIII convencido del papel único de la Virgen María en la unidad de la Iglesia y el poder del rosario para conseguirlo enseña:
“¡Hay que confiar en María!, ¡hay e implorar a María! ¿Qué no podrá hacer con su poder para apresurar el éxito a fin de que la profesión de la misma fe una las mentes de todas las naciones cristianas y el lazo de la perfecta caridad, ese nuevo y ansiado ornamento de la Religión, hermane las voluntades? ¡No querrá Ella conseguir que los pueblos todos por cuya estrechísima unión rogara fervorosamente su Hijo único y que por el mismo bautismo llamara a la misma herencia de la salud por la cual había pagado un precio infinito, laboren unánimes en su luz admirable! ¿No querrá Ella emplear los tesoros de bondad y providencia, tanto para consolar a la Iglesia, Esposa de Cristo, en sus largos sufrimientos por causa de ellos como para llevar a la perfección, en medio de la familia cristiana, el don de la unidad que es el insigne fruto de su maternidad?”
“Nos hemos dicho, que el rezo del Rosario será el ejercicio más oportuno con qué encomendarle la causa de los hermanos separados; porque esto incumbe propiamente a su misión de Madre, por cuanto los que son de Cristo no han sido concebidos por María ni lo han podido ser si no en una misma fe y un mismo amor; pues, por ventura ¿Cristo está dividido?, y todos debemos vivir la vida de Cristo a fin de que en el mismo cuerpo fructifiquemos para Dios.”
“La misma Madre que recibió de Dios el poder de engendrar continuamente nuevos hijos engendre nuevamente para Cristo, por así decirlo, a todos aquellos que por funestas circunstancias fueron separados de esta unidad. Es también lo que Ella, sin duda, desea vivamente conseguir. Si le donamos las coronas de esta oración agradabilísima, Ella implorará la abundancia de los auxilios del Espíritu vivificador. ¡Ojalá los buenos no rehúsen secundar los propósitos de aquella Madre misericordiosa, y, atendiendo su propia salvación, escuchen la dulcísima invitación de María: ¡Hijitos míos, de nuevo sufro por vosotros dolores de parto hasta ver a Cristo formado en vosotros!” (Cfr. Adiutricem populi)
La división, la ruptura, el cisma tiene su última razón en el pecado. Recordemos el pecado de Adán y Eva: ruptura del hombre con Dios, ruptura entre el hombre y la mujer, ruptura del hombre en su interior, ruptura del hombre y el resto de la creación. La medicina para recuperar la unidad es la lucha contra el pecado y contra aquel que crea división –el diablo-. Y no tenemos mejor abogada, mejor auxilio, mejor defensora y capitana que la Virgen Inmaculada.
Si queremos recuperar la unión con Dios,
Si queremos encontrar la paz y la unidad dentro de nosotros,
Si queremos tener la paz y la unidad en el matrimonio y en nuestras familias,
Si ansiamos la unidad y la paz en nuestras parroquias, en nuestros pueblos,
Si deseamos que la Iglesia cesen las divisiones
y los conflictos y brille esplendorosa su unidad,
Si nuestra caridad, a semejanza del Corazón de Cristo,
desea que todos los pueblos y todos los hombres
vivan en paz como hermanos y lleguen a la salvación,
no tenemos otro camino, no tenemos otros medio, no tenemos otro remedio
que hacer que la Virgen María reine en cada uno de nosotros.
Con San Germán de Constantinopla invoquémosla: “Acordaos de los cristianos que son vuestros servidores; recomendad las oraciones de todos; ayudad la esperanza de todos; consolidad la fe y unid todas las Iglesias.”