___AVISOS DEL CULTO___

7 de diciembre. VIGILIA DE LA INMACULADA. 21:30 Rosario y 22:00 Hora Santa

8 de diciembre. SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA. Santa Misa cantada a las 10:00

10 de diciembre. II DOMINGO DE ADVIENTO. 10:00 Santa Misa.

*** MISA EN PONTEVEDRA. Domingo 10 de diciembre a las 20:00 en la parroquia de San José de Campolongo, Pontevedra.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 7 de enero. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL eN LUGO. Sábado 9 de diciembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

viernes, 20 de enero de 2017

ROSARIO EN EL OCTAVARIO DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LA IGLESIA CON EL BEATO BASILIO ANTONIO MARÍA MOREAU





20 DE ENERO
LA VUELTA DE LOS ANGLICANOS
A LA IGLESIA ROMANA
Monición inicial. Ofrecemos este rosario por la vuelta a la Iglesia Católica de los cristianos de Inglaterra que se separaron a raíz del cisma del rey Enrique VIII. Pedimos, en primer lugar, por aquellos que mantienen más elementos de unión con nosotros, para que reconozcan con humildad los errores del pasado y se unan nuevamente a la vid verdadera de la Iglesia Romana. Pedimos, en segundo lugar, por aquellos anglicanos que han sido seducidos por el liberalismo y los criterios del mundo moderno alejándose más de la verdadera fe y la tradición recibida.
Meditamos el rosario de hoy con algunos pensamientos del beato Basilio Antonio María Moreau, presbítero, fundador de la Congregación de la Santa Cruz.

MISTERIOS DOLOROSOS
1. La Oración de Jesús en el Huerto
“El amor de Dios encontrará su expresión en nuestra vida tal como se expresó en la misma vida de Jesús, en la cruz. De nuevo, la fe nos prepara para aceptar que las pruebas no son más que signos de atención amorosa de Dios.”
2. La flagelación de Jesús atado a la columna.
“Mantengan puros sus corazones, cueste lo que cueste; que ellos sean como fuegos vivos que despiden las fragancias de la virtud.”
3. La coronación de espinas
“.Jesucristo tenía compasión por todos los desafortunados y los consolaba en todas la tribulaciones. Véanlo apiadándose, recibiendo amablemente y bendiciendo como bien amados por su Padre, incluso orando en la cruz y con su último aliento.”
4. Nuestro Señor con la cruz a cuestas camino del Calvario
“La vida está sólo en la cruz y en ninguna otra parte. Pero no sólo debemos tomar la cruz, debemos llevarla con coraje. Si la arrastramos al llevarla, si la abandonamos después de haberla tomado, si la pisoteamos, la cruz no nos salvará.”
5. La crucifixión y muerte del Señor
“El camino de la cruz está en todas partes y lo caminamos cada día a pesar de nosotros y, a menudo, sin que nos demos cuenta de ello. Después de todo, qué otra cosa debemos desear ya que hay muchos consuelos para aquellos que llevan la cruz con generosidad.”

ORACIÓN PRESCRITA POR S.S. BENEDICTO XV
Indulgencia plenaria si se realiza durante los 8 días,
indulgencia parcial por cada día.

Ant. Ut omnes unum sint, sicut tu, Pater, in me, et ego in te; ut et ipsi in nobis unum sint: ut credat mundus quia tu me misísti. (Jn 27, 21)

V/. Ego dico tibi, quia tu es Petrus.
R/. Et super hanc Petram ædificábo Ecclésiam meam.

Orémus.
Domine Jesu Christe, qui dixísti Apóstolis tuis: Pacem relínquo vobis, pacem meam do vobis: ne respícias peccáta mea, sed fidem Ecclésiæ tuæ; eámque secúndum voluntátem tuam pacificáre et coadunáre dignéris: Qui vivis et regnas Deus in sæcula sæculórum. R. Amen.
Ant. Que todos sean una misma cosa, como tú, oh Padre, estás en mi y yo en ti; que sean ellos una misma cosa en nosotros, para que el mundo crea que tu me has enviado.

V/. Yo te digo: Tú eres Pedro

R/. Y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia.

Oremos.
Señor nuestro Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles: la paz os dejo, mi paz os doy, no mires nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia; y dígnate conservarla en la paz y en la unidad según tu voluntad. Que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R. Amén.