___AVISOS DEL CULTO___

Lunes 23 de octubre. Conmemoración del Padre Pío. Rosario, misa y veneración de la reliquia a las 17:45. No habrá misa de 8:15

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 5 de noviembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 11 de noviembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

sábado, 28 de enero de 2017

LA MADRE DE DIOS ES MI MADRE, CONFIANZA EN MARÍA. San Enrique de Ossó





LA MADRE DE DIOS ES MI MADRE, CONFIANZA EN MARÍA. 
San Enrique de Ossó

Meditación LIV
Composición de lugar. Mira a Jesús que te dice: Hija mía, quiero que mi Madre sea tu Madre,
Petición. Mostrad, oh María, que sois mi Madre.
Punto primero. La madre de Dios es mi Madre, Madre de mía de mi alma, Madre mía de mi corazón... Jesús al morir me ha dado a María por madre, y su última voluntad otorgada en testamento tan solemne es irrevocable. Él me dijo: “He ahí a tu Madre” y desde aquella hora la acepté por mía. ¡Bendito Jesús, Bendita Madre, feliz hija!!! ¡La Madre de Dios es mi Madre, Madre mía de mi alma, Madre mía de mi corazón!!! ¿Qué entendimiento humano ni angélico podrá comprender tanta dicha?... ¿Qué corazón podrá saborear la dulzura que encierran estas palabras misteriosas, palabras del alma, palabras del corazón?... ¡La Madre de Dios es mi Madre! Luego soy hija de María, hermana de Jesucristo, hija de Dios... ¿Puedo apetecer mayor dicha, mayor honra, más encumbrada dignidad?... Feliz mil veces si sé aprovecharme de ella, y llevar con honra, por mi conducta cristiana, títulos tan divinos... ¡Oh María! Mostrad que sois mi Madre en mis tentaciones y peligros, que yo quiero mostrarme hija vuestra por mi modestia, pureza, caridad y humildad.
Punto segundo. La Madre de Dios es mi Madre... ¡Qué motivos de confianza!!! Como niña tierna, cuando algo me falte para mi felicidad temporal o eterna, iré a mi Madre, la Virgen María, y le diré: Mostrad que sois mi Madre; me falta pan, trabajo, virtudes... dádmelo... No tengo vino de caridad, y Vos, como en las bodas de Cana, me habéis de socorrer; que ya estáis acostumbrada a socorrer necesidades, porque también fuisteis pobre y necesitada como yo... ¡Qué gozo y fortaleza dará a mi lama en la tentación al recordar que la Madre de Jesús es mi Madre!... ¡Qué consuelo y dulcedumbre derramará en mi corazón al verme afligida el exclamar: La Madre de Dios es mi Madre!... ¡Qué confianza renacerá en mi pecho en las dudas al invocar a la Madre de Dios por mi Madre!!! 157
Punto tercero. Verdaderamente soy feliz, porque tengo una Madre la más buena, la más santa, la más amante y amada de Dios... que puede socorrerme en todas mis necesidades, porque es todopoderosa; que sabe y quiere socorrerme, porque es buena, porque es madre de Dios y es mi Madre... ¡Feliz de mí! En mis alegrías y pesares, en mis dudas y resoluciones, en la abundancia y en la necesidad, en las caídas y en las tentaciones, en la vida y en la muerte podré siempre exclamar con la confianza de ser oída: Madre, Madre, Madre mía de mi alma, Madre mía de mi corazón, soy vuestra hija, socorredme... ¡Oh María, Madre de Dios y Madre mía!!! Vos sois la vida y la esperanza mía... Con esta confianza, ¡oh María, Madre de Dios y Madre mía! viviré en paz y moriré gozosa, hasta daros un eterno y cariñoso abrazo en el cielo, al ver que por vuestra intercesión soy salvada, repitiendo con todos los Bienaventurados: Verdaderamente la Madre de Dios ha sido, es y será siempre mi Madre, Madre mía de mi alma, Madre mía de mi corazón... Fiat, fiat, fiat.
Padre nuestro y la Oración final.
Fruto. En las tentaciones y al dar la hora rezaré una Ave María y la jaculatoria Bendita sea tu pureza, diciendo: Oh María, Madre mía, guardadme como a la niña de vuestros ojos, y bajo la sombra de vuestras alas protegedme.