X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



viernes, 20 de enero de 2017

EL PRIMER SIGNO DE LA VIDA PÚBLICA DE JESÚS. Homilía en el II domingo después de Epifanía




II DOMINGO DESPUÉS DE EPIFANÍA
Forma Extraordinaria del Rito Romano
Iglesia del Salvador de Toledo, 15 de enero de 2017

El Misterio de la Navidad y Epifanía del Señor es la celebración de la venida a nosotros del mismo Hijo de Dios y su manifestación al mundo –recordemos las palabras del Apóstol que se repiten tantas veces en la liturgia navideña “Ha aparecido la gracia de Dios, que trae la salvación para todos los hombres”. En este domingo, como prolongación de este misterio, nos ofrece la Iglesia el evangelio de las bodas de Caná, donde Nuestro Señor Jesucristo inaugura su ministerio público. “Este fue el primero de los signos que Jesús realizó en Caná de Galilea”- atestigua el evangelista.
Llama la atención que han pasado casi 30 años desde aquellos acontecimientos maravillosos de su nacimiento e infancia. Han desaparecido los ángeles, los cánticos celestiales, los prodigios cósmicos, la visita de personajes del Oriente… 30 años de vida oculta y silenciosa, 30 años de vida sencilla y laboriosa, 30 años pasando como uno de tantos, sin hacer alarde de su “condición divina”, 30 años en los que Jesucristo el Señor vive en obediencia a sus padres, María y José.
¡Qué distinto es el obrar de Dios comparado con nuestros modos de hacer las cosas! Vino a manifestarse  para que todos los hombres le conociesen y llegasen al conocimiento de la verdad, y la mayor parte del tiempo en el que habitó entre nosotros vivió en ocultamiento. 
Ya el Señor nos los había  declarado por medio del profeta Isaías: “Mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos. Porque como los cielos son más altos que la tierra, así mis caminos son más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.” (Isaías 58, 8-9)
Contemplemos, adoremos, profundicemos en este modo de obrar divino y, como el apóstol, exclamemos: ¡Oh profundidad de las riquezas, de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán incomprensibles son sus juicios e inescrutables sus caminos!” (Romanos 11, 33).
El silencio y ocultamiento de Jesús durante la mayor parte de su vida, nos enseña a nosotros el valor de la vida ordinaria  con sus quehaceres cotidianos en familia cumpliendo la voluntad de Dios cada cual según las obligaciones y circunstancias en las que se encuentra. Fuera de toda búsqueda de éxitos, de triunfalismos, de experiencias trepidantes y novedosas, de búsqueda de los exótico y único, de vivir en el “candelero” del mundo… Jesús nos enseña el valor de una vida sencilla, de una vida humilde y recogida...  No oigamos las voces de nuestro hombre viejo que por su soberbia quiere ser el centro del mundo, que busca el aplauso y el protagonismo, por el contrario: “Pongamos  la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra –nos dice el Apóstol-. Porque hemos muerto, y nuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, nuestra vida, sea manifestado, entonces vosotros también seréis manifestados con El en gloria.” (Colosenses 3, 2)
Queridos hermanos:
Nuestro Señor Jesucristo quiso con el milagro de las bodas de Caná, manifestar su gloria, darse a conocer y revelar quién era su persona, a pesar de que todavía no había llegado su hora.
Los milagros –llamados “signos” en el Evangelio de san Juan- no son actuaciones de un Dios que actúa a su antojo y capricho, sino que tiene una finalidad más alta. Nos enseña el Catecismo: Jesús acompaña sus palabras con numerosos "milagros, prodigios y signos" que manifiestan que el Reino está presente en Él. Ellos atestiguan que Jesús es el Mesías anunciado.  Recordemos la respuesta de Jesús a la pregunta del Bautista: “¿Eres tú el Mesías o tenemos que esperar a otro?: “Id y decidle a Juan Id y contad a Juan lo que habéis visto y oído: los ciegos reciben la vista, los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos son resucitados y a los pobres se les anuncia el Evangelio.” Lucas 7, 22
Los signos y milagros que lleva a cabo Jesús testimonian que el Padre le ha enviado: “las obras que el Padre me ha dado para llevar a cabo, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, de que el Padre me ha enviado.”  (Jn 5, 36).
Los milagros realizados por Jesús son una invitación, una llamada, un exigir a la conciencia que está obligada a buscar la verdad a creer en él como el Hijo de Dios y Palabra definitiva del Padre: “Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis; pero si las hago, aunque a mí no me creáis, creed las obras; para que sepáis y entendáis que el Padre está en mí y yo en el Padre. (Jn 10, 37- 38). Y a pesar de tan evidentes milagros, Jesús es rechazado por muchos y acusado de embaucar a la gente y obrar en nombre de Satanás.
Cada milagro –signo- que Jesús realiza es también un momento de revelación del misterio de su persona, de su identidad, de lo que quiere realizar en nosotros, de su misión.
1.-El milagro de Caná nos muestra el rostro de nuestro Dios: un Dios providente que nos da todo aquello que necesitamos, que ha creado un mundo lleno de bienes para satisfacer todas nuestras necesidades y a todos; un Dios atento y conocedor de aquello que nos falta y ansía nuestro corazón; un Dios amoroso que quiere darnos todo los bienes que necesitamos y un Dios que está deseoso de que acudamos a él para pedirle: “Pedid y se os dará, llamad y se os abrirá; buscad y encontraréis.” En un mundo que se cree “sobrado” y autosuficiente, hemos de tomar conciencia de que no lo podemos todo y de que necesitamos a Dios en nuestra vida.
2.- El milagro de Caná nos habla de la grandeza y dignidad de la unión entre el hombre y la mujer, querida por Dios desde la creación: “hombre y mujer los creó.” Jesucristo, Nuestro Señor, asiste a aquella boda, no por casualidad ni sin sentido, sino que con su presencia quiere santificar, bendecir y elevar a sacramento esta institución para que los esposos se conviertan en signo en medio del mundo del amor de Dios por la humanidad, del amor de Cristo por su Iglesia. En un mundo actual donde se desprecia el matrimonio es necesario recordar su papel fundamental para la persona, para la sociedad y para la Iglesia.
3.- El milagro de Caná es anuncio también del misterio de la Eucaristía: de la hora de Cristo en la que él se entrega en ofrenda por la salvación del mundo para el perdón de los pecados; y que cada día se renueva sobre nuestros altares. Fijémonos en un rito que muchas veces nos pasa desapercibido en la celebración de la santa misa: la mezcla de una pequeña gota de agua junto con el vino en el rito del ofertorio. Este rito evoca este milagro de Jesús. Él toma de los nuestro, nuestra agua: –la naturaleza y el pan y el vino- y lo convierte en vino dándonos participación en la vida divina, en su Cuerpo y su Sangre.  Es lo que expresa la oración de bendición sobre el agua: Oh Dios que en tu inefable providencia creaste la condición humana y más admirablemente la reformaste, haz que por la mezcla de este vino y esta agua participemos en la condición divina de aquel que quiso tomar la nuestra.
4.- El milagro de las Bodas de Caná nos evoca también el matrimonio que Dios ha querido hacer con la humanidad en alianza eterna. En el Antiguo Testamento, se utiliza la realidad del matrimonio y del amor conyugal para expresar el amor de Dios por nosotros. Él quiere desposarse con cada uno de nosotros y en cada comunión sacramental Jesús se une a nosotros, se hace carne nuestra, o mejor nosotros nos hacemos cuerpo suyo: como en el matrimonio, “ya no serán dos, sino una sola carne.”
Como aquellos esposos de Caná, invitemos a María y acudamos a Ella.  Invitémosla a nuestra vida, para que ella como Madre atenta y conocedora de nuestras necesidades y carencias, pida a su Hijo que intervenga en nuestro favor y transforma el agua de nuestra vida en buen vino.