AVISOS DEL CULTO

JUEVES 12 DE OCTUBRE. NUESTRA SEÑORA DEL PILAR. Santa Misa Cantada a las 10:00. Rosario por España a las 21:30. Vigilia de oración por España a las 22:00

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 5 de noviembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 14 de octubre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

jueves, 26 de mayo de 2016

CRISTO VIDA ETERNA. San Agustín


Homilía de maitines
SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI
Forma Extraordinaria del Rito Romano

Homilía de San Agustín, obispo
Tratado 26 sobre san Juan


Mediante el alimento y la bebida los hombres buscan esto, no tener hambre ni sed, esto no lo proporciona realmente sino ese alimento y esa bebida que hacen inmortales e incorruptibles a quienes los toman, esto es, a la sociedad misma de los santos, donde habrá paz y unidad plenas y perfectas. Por eso ciertamente, como algunos hombres de Dios lo han entendido antes que nosotros, nuestro Señor Jesucristo ha confiado su cuerpo y sangre mediante cosas que, de muchas, se reducen a alguna unidad. En efecto, uno se constituye en unidad a partir de muchos granos; el otro confluye a la unidad a partir de muchos granos.. Finalmente expone ya cómo sucede lo que dice, y qué significa comer su cuerpo y beber su sangre. Quien come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él. Comer, pues, aquella comida y beber aquella bebida es esto: permanecer en Cristo y tenerlo a él, que permanece en nosotros. Y, por eso, quien no permanece en Cristo y aquel en quien Cristo no permanece, sin duda no come su carne ni bebe su sangre, sino que, más bien, come y bebe para su condena el sacramento de realidad tan grande, porque se atrevió a acercarse inmundo a los sacramentos de Cristo, los cuales nadie toma dignamente, sino quien está limpio; de éstos está dicho: Dichosos los de corazón limpio, porque ésos verán a Dios. Afirma: Como me envió el Padre, que vive, y yo vivo por el Padre, también quien me come vivirá también ése mismo por mí. No asevera: «Igual que como al Padre y vivo por el Padre, también quien me come vivirá también ese mismo por mí». En efecto, a diferencia de la participación en el Hijo, la cual nos hace mejores mediante la unidad de su cuerpo y sangre, cosa que significan ese comer y beber, la participación en el Padre no hace mejor al Hijo, que nació igual. Nosotros, pues, vivimos por él mismo al comerlo, esto es, al recibirlo a él, Vida eterna que no teníamos en virtud de nosotros; en cambio, por el Padre vive él, enviado por él porque se vació a sí mismo, hecho obediente hasta la muerte de cruz. De hecho, si, como también nosotros vivimos por él, que es mayor que nosotros, «Vivo por el Padre» lo entendemos según lo que en otra parte asevera: El Padre es mayor que yo, esto ha sucedido porque fue enviado. El envío es ciertamente su vaciamiento de sí mismo y la aceptación de la forma de esclavo, lo cual se entiende rectamente si se conserva también la igualdad de la naturaleza del Hijo con el Padre. El Padre, en efecto, es mayor que el Hijo hombre, pero tiene al Hijo, Dios igual, ya que el mismo en persona, el único Cristo Jesús, es Dios y hombre, Hijo de Dios e hijo de hombre. Respecto a esa afirmación, si se entienden rectamente estas palabras, ha dicho: «Como me envió el Padre, que vive, y yo vivo por el Padre, también quien me come vivirá también ése mismo por mí», como si dijera: «Mi vaciamiento, en el que me envió, ha hecho que yo viva por el Padre, esto es, que refiera a él, como a mayor, mi vida; en cambio, que cada uno viva por mí, lo hace la participación con que me come. Así pues, yo, rebajado, vivo por el Padre; aquél, erguido, vive por mí». Ahora bien, si« Vivo por el Padre» está dicho porque aquél procede de éste, no éste de aquél, sin detrimento de la igualdad está dicho. Sin embargo, diciendo «Quien me come vivirá por mí», no significó la idéntica igualdad suya y nuestra, sino que muestra la gracia de Mediador. Éste es el pan que ha bajado del cielo  para que, comiéndolo, vivamos, ya que por nosotros no podemos tener vida eterna. Afirma: A diferencia de vuestros padres, que comieron el maná y murieron, quien come este pan vivirá eternamente48. Quiere, pues, que el que ellos murieron se entienda de forma que no viven eternamente. De hecho, temporalmente morirán en realidad aun quienes comen a Cristo; pero viven eternamente, porque Cristo es la Vida eterna.