X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



jueves, 15 de septiembre de 2016

ROSARIO DE LOS 7 DOLORES DE NUESTRA SEÑORA LA VIRGEN



+ En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Dispongamos nuestro corazón para meditar los Dolores de Nuestra Santísima Madre.  Estamos en presencia de Dios, humildemente reconozcamos las heridas que nuestras faltas provocaron al Sacratísimo Corazón de Jesús, y al Inmaculado Corazón de nuestra Madre. 
 *** Por decreto de S.S. León XIII, el rezo de la corona satisface el rezo del rosario.
1º dolor: La profecía del anciano Simeón.
¡Dulce Madre mía! Al presentar a Jesús en el templo, la profecía del anciano Simeón te sumergió en profundo dolor al oírle decir: "Este niño está puesto para ruina y resurrección de muchos de Israel, y una espada traspasará tu alma". De este modo quiso el Señor mezclar tu gozo con tan triste recuerdo. 
Padrenuestro y 7 avemarías
2º dolor: La huída a Egipto.
¡Oh, Virgen querida!, quiero acompañarte en las fatigas, trabajos y sobresaltos que sufriste al huir a Egipto en compañía de San José para poner a salvo la vida del niño Dios.
Padrenuestro y 7 avemarías
3º dolor: El Niño creído perdido y hallado por sus padres.
¡Virgen Inmaculada! ¿Quién podrá pasar y calcular el tormento que ocasionó la pérdida  de Jesús y las lágrimas derramadas en aquellos tres largos días? Déjame, Virgen mía, que yo las recoja, las guarde en mi corazón y me sirva de holocausto y agradecimiento para contigo.
Padrenuestro y 7 avemarías
4º dolor: María en la calle de la amargura.
Verdaderamente, calle de la amargura fue aquella en que encontraste a Jesús desgarrado, cargado con la cruz que se hizo responsable de todos los pecados de los hombres, cometidos y por cometer.
¡Pobre Madre! Quiero consolarte enjugando tus lágrimas con mi amor. 
Padrenuestro y 7 avemarías
5º dolor: La Crucifixión de Jesús.
María, reina de los mártires, el dolor y el amor son la fuerza que los lleva tras Jesús, ¡qué horrible tormento al contemplar la crueldad de aquellos duros clavos traspasando los pies y manos del Salvador! Todo lo sufriste por mi amor.  Dolor cumbre de tu corazón. ¡Oh, María! Jesús acaba de morir, y el centurión, con su lanza se acerca a la cruz, y a tu vista, sin el menor reparo, raja cruelmente aquel corazón amante. No sintió Jesús el dolor, pero en aquel corazón vivía un amor infinito. Aquella herida la recibiste con dolor y amor. He aquí la profecía de Simeón. Ha sido esto por mis pecados, pero desde entonces eres Madre mía, refugio mío... Cómo no amarte. Perdón, y misericordia. 
Padrenuestro y 7 avemarías
6º dolor: Descienden a Jesús de la Cruz.
Mira a Jesús, acribillado de heridas, desangrado, coronado de espinas... Virgen mía, sólo podré aliviarlo dejando de pecar.  
Padrenuestro y 7 avemarías
7º dolor: La sepultura de Jesús.
«José de Arimatea, después de bajarlo de la cruz, lo envolvió en una sábana y lo colocó en un sepulcro cavado en la roca, donde nadie había sido sepultado. Era el día de la Preparación, y ya comenzaba el sábado». (Lc. 23, 53-54)
Padrenuestro y 7 avemarías
Se termina recitando la Salve.