___AVISOS DEL CULTO___

SÁBADO 21 de octubre. Misa de acción de gracias a las 17:45. Este sábado no habrá misa de 8:15 de la mañana.

Lunes 23 de octubre. Conmemoración del Padre Pío. Rosario, misa y veneración de la reliquia a las 17:45

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 5 de noviembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 11 de noviembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

domingo, 3 de abril de 2016

MARÍA, MADRE DE MISERICORDIA. Homilía del 3 º día del Triduo de la Divina Misericordia


MARÍA, MADRE DE MISERICORDIA
SÁBADO DE PASCUA
3 º día del Triduo de la Divina Misericordia
                      
Coincidiendo con el primer sábado de mes seguimos nuestra preparación para la fiesta de la Divina Misericordia.

Dios es amor y en su historia con el hombre su amor se convierte en misericordia. Si el hombre fuese Dios, Dios lo podría amar, pues el amor se da entre iguales, pero como el hombre es criatura y, además, tras el pecado de nuestros primeros padres, el hombre es pecador, Dios lo ama pero su amor se hace misericordia: Dios pone su corazón en lo pobre, en lo pequeño, en lo que no vale, en la miseria… pues este es el estado del hombre en el pecado.

Su obrar en la historia de la humanidad ha sido una obra de misericordia. El gran salmo de la pascua que los judíos recitaban tras la cena ritual, va recordando las acciones de Dios y su motivación, el porqué Dios ha actuado:

Dad gracias al Señor porque es bueno:
porque es eterna su misericordia.
Sólo él hizo grandes maravillas:
porque es eterna su misericordia.
Él hizo sabiamente los cielos:
porque es eterna su misericordia.
Él hirió a Egipto en sus primogénitos:
porque es eterna su misericordia.
Y sacó a Israel de aquel país:
porque es eterna su misericordia.
Les dio su tierra en heredad:
porque es eterna su misericordia.
Y nos libró de nuestros opresores:
porque es eterna su misericordia. (Cfr Sal 135)

Al contemplar el Inmaculado Corazón de la Virgen María estamos llamados a cantar la misericordia de Dios, darle gracias por ella, pues María es fruto del amor misericordioso de Dios. Con la misma Virgen estamos llamados a unirnos a su cántico –que la Iglesia recita cada tarde en su oficio litúrgico de vísperas- “Proclama mi alma la grandeza del Señor porque ha mirado la humildad de su sierva. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el poderoso ha hecho obras grande por mí, su nombre es santo y su misericordia llega de generación en generación.”

Su Inmaculada Concepción y preservación del pecado original, su maternidad divina, su virginidad perpetua, su asunción en cuerpo y alma y las otras mil maravillas que contemplamos en la Virgen María son obra de la misericordia de Dios, de su amor hacia el hombre, y en particular hacia aquella que iba ser su Madre. Dios ha obrado maravillas en ella, y  todo lo ha hecho porque es eterna su misericordia.
La Virgen María responde con la humildad, con el saberse sobrepasada por el amor de Dios, por el saber indigna de su misericordia. Su “Fíat”, su “Hágase en mí según tu palabra” y su declararse esclava del Señor manifiestan su obediencia. Ella es la nueva Eva que cambia el no de la primera mujer Eva en un sí a la voluntad de Dios.

Santa Faustina Kovalska –la religiosa que recibe las revelaciones de la Divina Misericordia- goza también del cuidado de la Virgen María. En numerosas ocasiones, Nuestra Señora se le aparece y le habla en su interior. En su diario ella nos relata: “la Santísima Virgen me instruyó sobre la voluntad de Dios, cómo aplicarla en la vida sometiéndome totalmente a Sus santísimos designios. Es imposible agradar a Dios sin cumplir su santa voluntad.”  
Le dice la Virgen: Hija mía, te encomiendo encarecidamente que cumplas con fidelidad todos los deseos de Dios, porque esto es lo más agradable a Sus santos ojos. Deseo ardientemente que te destaques en esto, es decir en la fidelidad en cumplir la voluntad de Dios. Esta voluntad de Dios, anteponla a todos los sacrificios y holocaustos.”

Sin duda alguna, él quiera salvarse y agradar a Dios en su vida ha de recorrer el camino de la obediencia, pues este fue el camino que rechazaron nuestros primeros padres. Y Nuestras Señora, la Virgen es la mejor maestra pues ella nos lleva siempre a Jesús como camino corto , fácil y seguro. Su enseñanza a las almas será siempre como en Caná de Galilea: Haced  lo que Jesús os diga.

Pero, quizás alguno pueda pensar que las maravillas que Dios hizo en la Virgen son fruto de un cierto egoísmo por parte de Dios. Iba a ser su Madre en cuanto su humanidad santísima, ¿Cómo entonces no la hubiese hecho llena de gracia y de virtudes, toda hermosa e inmaculada, toda santa y compasiva? Es cierto, así obraría cualquier ser humano; pero Dios al pensar en María y al enriquecerla con todos los dones y gracias que la naturaleza humana es capaz de recibir, piensa también en los hombres.
Al pie de la Cruz, la humanidad entera es entregada a María Madre de los hombres. Ella, Madre de Dios, recibe la misión de su Hijo en la cruz de ser Madre de todo los hombres, Madre de los pecadores. “Mujer, ahí tienes a tu hijo”.
¿Cómo el corazón inmaculado de María todo santo y sin mancha puede entonces cumplir el mandato de su hijo amando y cuidado de todo los hombres, también de los pecadores? ¿Cómo su corazón que no sintió nunca inclinación alguna al pecado puede ahora derramar su amor hacia aquellos que viven enfangados en el mal?
La Virgen María a sor Faustina le dice: Yo soy no sólo la Reina del Cielo, sino también la Madre de la Misericordia y tu Madre.”
La Virgen María es Madre de la Misericordia encarnada, Jesucristo, rostro del Padre, pero ella, llamada a ser Madre de todos los hombres es también Madre misericordiosa. Dios hace el corazón de la Virgen María lo más semejante a su Corazón, al Corazón de Jesús: un Corazón clemente y compasivo, un corazón lento a la cólera y rico en piedad, un corazón rico en misericordia.

El Papa Juan Pablo II en la encíclica a cerca de la Divina Misericordia dice: "Sin duda María, y por María, experimentamos la misericordia divina, porque en virtud del tacto singular de su corazón materno y de su extraordinaria sensibilidad compasiva, posee una esencial actitud para llegar a todos aquellos que aceptan más fácilmente el amor misericordioso de parte de una Madre. Este es uno de los misterios más grandes y vivificantes del cristianismo, tan íntimamente vinculado con el misterio de la Encarnación"

Miremos el Corazón Inmaculado de María, Madre de Dios y Madre Nuestra. Admiremos su grandeza y su misericordia. Abandonémonos confiadamente en sus manos y dejemos que nos mire con esos sus ojos misericordiosos: pues  “Ella es Reina clemente,  que, habiendo experimentado la misericordia de Dios de un modo único y privilegiado, acoge a todos los que en ella se refugian,  y los escucha cuando la invocan.  Ella es la Madre de la misericordia, atenta siempre a los ruegos de sus hijos, para impetrar indulgencia, y obtenerles el perdón de los pecados. Ella es la dispensadora del amor divino, la que ruega incesantemente por nosotros para que su gracia enriquezca nuestra pobreza  y su poder fortalezca nuestra debilidad.”


Que nuestra petición de este día, sea confiar en María pues como reza san Bernardo nadie de los que han acudido a ella e implorado su protección ha sido desamparado por tan tierna y compasiva Madre.”