___AVISOS DEL CULTO___

7 de diciembre. VIGILIA DE LA INMACULADA. 21:30 Rosario y 22:00 Hora Santa

8 de diciembre. SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA. Santa Misa cantada a las 10:00

10 de diciembre. II DOMINGO DE ADVIENTO. 10:00 Santa Misa.

*** MISA EN PONTEVEDRA. Domingo 10 de diciembre a las 20:00 en la parroquia de San José de Campolongo, Pontevedra.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 7 de enero. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL eN LUGO. Sábado 9 de diciembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

miércoles, 20 de abril de 2016

DONDE ABUNDÓ EL PECADO, SOBREABUNDÓ LA GRACIA Reflexión diaria del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia (n. 120-123)


DONDE ABUNDÓ EL PECADO, SOBREABUNDÓ LA GRACIA
Reflexión diaria del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia (n. 120-123)
La doctrina del pecado original, que enseña la universalidad del pecado, tiene una importancia fundamental: «Si decimos: “No tenemos pecado”, nos engañamos y la verdad no está en nosotros» (1 Jn 1,8). No invita a no permanecer en la culpa o inconscientes de nuestro pecado, y también a asumir la responsabilidad propia sobre nuestra vida y nuestras decisiones, no buscando continuamente chivos expiatorios en los demás y justificaciones en el ambiente, la herencia, las instituciones, las estructuras y las relaciones.
Pero la realidad del pecado no se debe separar de la conciencia de la universalidad de la salvación en Jesucristo. Si separa, genera una falsa angustia por el pecado y una consideración pesimista del mundo y de la vida, que induce a despreciar la propia vida y existencia.
La fe nos lleva a una visión realista de nuestro existir. Somos conscientes del e pecado, pero creemos en Jesucristo, que con su Pasión, Muerte y Resurrección ha destruido el pecado y la muerte: « En Él, Dios ha reconciliado al hombre consigo mismo». 
Por medio de Cristo y la misericordia que ha conseguido con su muerte, nos hacemos partícipes de la naturaleza Dios, que nos da infinitamente más « de lo que podemos pedir o pensar». Muriendo al hombre viejo y  a sus obras, renacemos a la vida del hombre nuevo a imagen de Cristo. Por el bautismo, injertados en Jesucristo, Hijo de Dios encarnado, somos acogidos como hijos de Dios.

La renovación traída por la obra redentora de Jesucristo abarca también a toda la creación: sometida a la caducidad, entre los gemidos y dolores del parto, aguarda llena de esperanza ser liberada de la corrupción.