X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



viernes, 15 de abril de 2016

EL ROSARIO DE HOY CON SAN DAMIÁN DE VEUSTER


Santo Rosario.
Por la señal... 
Monición inicial: Se hace hoy memoria de San Damián de Veuster, también llamado de Molokay, presbítero de la Congregación de Misioneros de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, quien, entregado a la asistencia de los leprosos en la isla de Molokay (Oceanía), terminó él mismo contagiado de esta enfermedad. Murió en el año 1889. Tenía la costumbre de rezar el rosario en el cementerio, junto a la iglesia y decía: “Encuentro mis delicias rezando allí mi rosario y meditando sobre la felicidad eterna, de la que ya gozan gran número de ellos, sobre la desgracia eterna de algunos que no han querido obedecerme, y sobre el sufrimiento del Purgatorio…”
Señor mío Jesucristo... 
MISTERIOS DOLOROSOS
1. La Oración de Jesús en el Huerto
“Yo estaré con vosotros hasta el fin de los siglos". Estas palabras de nuestro Divino Salvador, son para nosotros muy consoladoras. Jesucristo está de una manera particular con los misioneros. Es Él quien dirige todos sus pasos, quien los preserva de todo peligro; es Él quien manda al viento calmarse, al mar serenarse, a las fieras huir, a los enemigos del alma, el demonio, el mundo y la carne, dejarnos en paz. Es Él quien en medio de las tribulaciones, penas y contradicciones, nos hará gozar de un reposo. El hombre, que nunca ha hecho la experiencia de ello, no puede hacerse una idea de las gracias destinadas al misionero. Son tan grandes que las mayores dificultades y apuros no le turban más.”
2. La flagelación de Jesús atado a la columna.
“La presencia del Señor se siente, pues, ya en medio de nosotros, lanzados en medio de un mar agitado; no solamente no sentimos miedo, como a menudo sucede a los navegantes, sino que sentimos una alegría inconcebible.”
3. La coronación de espinas
“El haber comenzado no es nada, perseverar es lo difícil. Es únicamente de la gracia de Dios de la que debo esperar esta perseverancia. Esta gracia no me faltará, estoy seguro, siempre que yo no me oponga. Rece y haga rezar por mí. Yo, por mi parte, haré todo lo que dependa de mí.”
4. Nuestro Señor con la cruz a cuestas camino del Calvario
“No tengáis la menor inquietud sobre nuestra suerte. Estamos en las manos de Dios, de Dios todopoderoso, que nos ha tomado bajo su protección. Mirad, lo que os pido es que recéis a menudo para que nos dé una feliz travesía y el valor de cumplir en todo, por doquier y siempre, su santa voluntad; en ello está toda nuestra vida... Es esta voluntad la que se nos muestra en el Evangelio como el camino, estrecho pero dulce, que conduce al cielo...”
5. La crucifixión y muerte del Señor
“La esperanza de encontrar muy pronto en la gloria a tantos fieles amigos que nos han marcado el camino, y también a todos y a toda la familia de la que yo he hecho un sacrificio al Señor, me anima en mis abatimientos, me da fuerza en mis trabajos y me hace suspirar a cada instante por el momento en el que mi alma, separada del cuerpo, podrá ir a reunirse con los coros de los Santos, para allá cantar, junto con ellos y con todos vosotros, los cánticos celestes que durante toda la eternidad no cesarán jamás.”