X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



lunes, 11 de mayo de 2015

MARÍA NOS BRINDA ESA VIDA PLENA DE LA SAGRADA EUCARISTÍA. Beato Ivan Merz


MARÍA NOS BRINDA ESA VIDA PLENA DE LA SAGRADA EUCARISTÍA. Beato Ivan Merz
Antes de finalizar es necesario que corone esta plática con una breve meditación sobre la Madre de Dios para que veamos si la Virgen María ha respondido a aquellas exigencias de las cuales dijimos que son imprescindibles para una fecunda vida interior. Aquellas pocas palabras y oraciones que nos ha conservado el Evangelio sobre la Madre de Jesús de un modo muy preciso y perfecto demuestran lo esencial de su alma. La frase: 'Que se haga en mí según tu palabra!!!,' pronunciada por María cuando el arcángel Gabriel le había traído la buena noticia de su vocación, contiene dentro suyo el principio, la esencia de su personalidad. En su vida no hubo momento en el que no haya cumplido la voluntad del Todopoderoso. Ella ha cumplido la Ley de Dios, ella se ha sometido a las costumbres de su pueblo; en fin, Ella siguió todos los consejos que su alma recibía inmediatamente del Espíritu Santo.
Aunque Ella era la elegida entre los escogidos no debemos pensar que no se haya servido de la lectura espiritual. Los piadosos pintores de los siglos anteriores la presentan leyendo el Oficio. Está claro y se entiende que leía y recitaba los Salmos tan conocidos por nosotros. La Virgen ha asimilado el contenido de los Salmos en su alma y los mismos en cualquier momento salían espontáneamente de sus santos labios. Y cuando leemos el Magnificat con atención, que ayer se ha ejecutado con tanta maestría en la iglesia del Sagrado Corazón, vemos expresada en él toda la vida interior de la Madre de Dios. Su alma, que descansaba en Dios, estaba colmada plena y completamente de alegría. Ella amaba el ocultamiento para no olvidarse de aquel que es eterno, que es el Creador del mundo. En Dios amó a todos los hombres, a todo el género humano, y era feliz, porque lo podía ofrecer a su propio Hijo por la salvación eterna de la humanidad.
La Madre María es entonces para nosotros un verdadero ejemplo. Ella era llena de gracia, toda la vida interior del mismo Dios ha inundado su alma; el Dios infinito nos da su propia vida a través de Ella. Para nosotros, los hombres, ?dónde está Dios más cercano que en la Eucaristía? El sacerdote, quien nos la reparte, en realidad sustituye a la Virgen María, que en su inmensa bondad nos da la plenitud de su propia vida interior, de su eterna vida interior sin límites - la que nos da al mismo Dios Jesucristo Eucarístico. Por eso decía la Liturgia ayer en la lectura 'Quien me encuentra a mí, encontrará la vida y tendrá la salvación del Senor.' Cierto, quien encuentra su vida interior y en su vida su alma llena de gracia encuentra la vida de la Santísima Trinidad. María nos brinda esa vida plena de la Sagrada Eucaristía; de ese modo, las nuevas aguas de la vida divina, de la vida abundante, empiezan a circular en nuestras almas. En realidad nosotros comenzamos a 'ser participes de la salvación del Senor' como lo expresa la Sagrada Liturgia.

Hasta el final de nuestra vida María nos brinda la vida divina! Pidámosle sin cesar a fin de que llenos de santa alegría descansemos en su tierno abrazo y en el Corazón de Jesús. Recién en la gloria eterna - en el Corazón de Jesús - el árbol de nuestra vida interior, que ya en la tierra empezó a brotar, alcanzará su plena grandeza y florecerá completamente. Recién entonces nuestra alma se convertirá en el perfecto y candente reflejo del Santísimo, Eterno y Trino Sol Divino.