___AVISOS DEL CULTO___

1 de noviembre. Solemnidad de Todos los Santos. Santa misa cantada a las 10. Por la tarde, 17:45 Vísperas y adoración eucarística con el rezo del rosario.

2 de noviembre. Conmemoración de los fieles difuntos. Santa Misa Cantada de Requiem a las 18. *** No habrá misa de 8:15 de la mañana ni hora santa.

4 de noviembre. Primer sábado de mes. Acto reparador al Inmaculado Corazón de María a las 17:45. Santa Misa, Adoración eucarística y santo rosario. *** No habrá misa de 8:15 por la mañana.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 5 de noviembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 11 de noviembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

domingo, 2 de julio de 2017

MIREMOS AHORA AQUELLA ÚLTIMA PESCA, DESCANSEMOS Y CONSOLÉMONOS. San Agustín



Comentario al Evangelio

IV DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTES
Forma Extraordinaria del Rito Romano

EL MILAGRO Y SU SIMBOLISMO. “Nuestro Señor Jesucristo eligió a los débiles de este mundo para confundir a los fuertes y formar así la Iglesia en todo el orbe; no comenzó por emperadores y senadores, sino por pescadores. Si hubiese elegido a los primeros, éstos constituidos en autoridad, hubieran osado atribuírsela a sí mismo y no al favor de Dios. El Apóstol expone estos designios secretos de Dios y de nuestro Salvador, cuando dice: Considerad, hermanos, vuestra vocación, porque no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles, sino que Dios ha elegido a los más débiles del mundo para confundir a los fuertes, y a lo innoble y despreciable y a los que no son nada, para desvanecer a los que son y que no haya carne que se gloríe delante de él (Cor. 1,26-28) Hoy se acercan ya a la Iglesia de Dios los nobles junto con los plebeyos, los doctos con los ignorantes, los pobres y los ricos. Para recibir esta gracia, la grandeza no vale más que la humildad, que la ignorancia que el no tener”
¿Qué les dijo? Venid en pos de mí, que os voy a hacer pescadores de hombres. Si aquellos pescadores no hubieran abierto el camino, ¿quién nos hubiera pescado? Grande será el orador de hoy se es capaz de exponer lo que escribió el pescador”

DOS PESCAS DISTINTAS “Es necesario que distingas dos pescas diversas por completo; una que tuvo lugar cuando el Señor eligió a aquellos pescadores y a esos discípulos suyos; y otra, que acabamos de oír en la lectura del evangelio, después de la resurrección de nuestro Señor Jesucristo”
En la primera dijo el Señor: Lanzad las redes…Las lanzaron y cogieron tantos peces, que llenaron dos barquillas, de tal forma que estuvieron a punto de hundirse y se rompieron las redes…Pasada la resurrección, el Señor nos muestra una pesca muy distinta de la anterior. En aquella ordeno: Lanzar las redes, sin especificar si a la izquierda o a la derecha; simplemente, lanzad las redes. Si hubiera dicho a la izquierda, hubiera significado solo a los malos; si a la derecha, únicamente a los buenos; pero como no indica ni uno ni otro lado, significa a los buenos y a los malos, de los cuales habla el evangelio cuando el padre de familia, preparada la cena, envió sus siervos a que le trajesen a cuentos encontraran, buenos y malos, hasta llenas la mesa de la boda (Mt. 22,8)”

LA ULTIMA PESCA- “Miremos ahora aquella ultima pesca, descansemos y consolémonos. Tiene lugar después de la resurrección del Señor, porque significa la Iglesia tras la resurrección futura. Se les ordena a los Apóstoles… que arrojen las redes a la parte derecha de la barca; luego los que se cogen son los que estaban allí, aquellos de quienes dijo: Venid, benditos de mi Padre, recibid el reino (Mt. 25,34). Arrojanla y cogen. En la primera pesca no se nos dijo el número, sino simplemente, sin definirlo, que era una multitud de peces. Muchos son…; llenan los teatros los mismos que llenan la Iglesia…; pero ahora, en el lado diestro, se dice el número exacto, ciento cincuenta y tres. En aquella reunión de santos ya no hay división ni rotura, solo paz, unidad perfecta. No hay de más ni de menos, el número es exacto”.
San Agustín
Por gentileza de Dña. Ana María Galvez