___AVISOS DEL CULTO___

Lunes 23 de octubre. Conmemoración del Padre Pío. Rosario, misa y veneración de la reliquia a las 17:45. No habrá misa de 8:15

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 5 de noviembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 11 de noviembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

domingo, 9 de julio de 2017

IMITAD LA PACIENCIA DE DIOS. San Cipriano




Comentario al Evangelio

V DOMINGO DESPUES DE PENTECOSTÉS
Forma Extraordinaria del Rito Romano
“Esta virtud nos es común con Dios. De Él trae su principio, de Él se origina su excelencia y dignidad. La grandeza de esta virtud procede de Dios como de su autor, y lo que Dios ama, debe amarlo el hombre. La divina majestad recomienda el bien que ama. Si tenemos a Dios, por Señor y Padre, imitemos la paciencia de nuestro Señor, y al propio tiempo, Padre; porque es muy justo que los siervos sean obedientes, y que los hijos no degeneren de sus padres.
Ve Dios la tierra llena de ídolos y blasfemias y, sin embargo, continua haciendo salir el sol y repartiendo las estaciones sobre buenos y malos. Puede castigar y esperar, porque no quiere la muerte del pecador. San Pablo al recordarlo, nos amonesta: ¿desprecias la riqueza de su bondad, paciencia y longanimidad, desconociendo que la bondad de Dios te atrae a penitencia? (Rom. 2,4)… Para que mejor podamos comprender que la paciencia es cosa de Dios y que todos los sufridos, pacientes y mansos imitan a Dios Padre, el Señor, cuando en su Evangelio nos dio saludables preceptos y cuando instruía a sus discípulos con sus divinas amonestaciones, dijo: (Mt. 5,43-48): Habéis oído que fue dicho: Amaras a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amada a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre, que está en los cielos, el cual hace salir el sol sobre malos y buenos y llueve sobre justos e injustos. Pues si amáis a los que os aman ¿Qué recompensa tendréis?¿No hacen esto también los publicanos? Y si saludáis solamente a vuestros hermanos ¿Qué hacéis de más? ¿No hacen esto mismo los gentiles? Sed, pues, vosotros perfectos, como perfecto es vuestro Padre celestial. Dijo, pues, y enseño que para ser hijos perfectos de Dios, consumados y restaurados por la gracia celestial, necesitamos que la paciencia de Dios Padre permanezca en nosotros y que la imagen divina, que Adán perdió con su pecado, se manifieste y brille en nuestros actos. ¡Qué gran gloria es semejarse a Dios y cuán grande felicidad contar entre las virtudes una que pueda equipararse a las divinas alabanzas!”
San Cipriano
Por gentileza de Dña. Ana María Galvez