IGLESIA DEL SALVADOR DE TOLEDO (ESPAÑA)

Forma Extraordinaria del Rito Romano

De lunes a sábado, el horario será el siguiente: 17:45 vísperas, 18:15 Santa misa seguida del rezo del Rosario.

*** LUNES 24 de febrero. La santa misa será a las 8:15. *** Por la tarde, no habrá culto.

Miércoles 26 de febrero. 17:45 Vísperas 18:15 Imposición de la ceniza y santa misa.

Domingo 1 de marzo. I Domingo de cuaresma. Santa Misa Cantada a las 10.

***MISA MENSUAL EN LUGO. 8 de febrero. Santa misa a las 17:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

lunes, 2 de febrero de 2015

NECESIDAD DE LA ASCESIS. Homilía del Domingo de Septuagésima. P. Carlos


Queridos hermanos:
Damos comienzo con este domingo de “septuagésima” al ciclo litúrgico de Pascua. Es el inicio de un recorrido hacia la Pasión del Señor, su muerte y resurrección. La Iglesia nos propone por tanto un tiempo “fuerte” de conversión y penitencia que irá acentuándose progresivamente hasta la noche pascual. De este modo en estas tres semanas de septuagésima, sexagésima y quincuagésima se nos irá introduciendo suavemente en los rigores de las prácticas cuaresmales que empezaremos el miércoles de ceniza, por tanto, la liturgia nos ofrece una anticipación de la sobriedad y austeridad propias del tiempo cuaresmal.
La Santa Iglesia, como prolongación de la llamada a la conversión que Jesucristo nos hace en el Evangelio, realiza por medio de sus pastores una invitación continua a morir al pecado para vivir conforme a nuestra vocación de hijos de Dios. Y esto lo hace especialmente en la Sagrada Liturgia, que además de ser el acto supremo de culto que ofrecemos a Dios, es el manantial y fuente de donde se va nutriendo nuestra fe.
La vida del cristiano, nuestra vida, está llamada a ser en palabras del apóstol San Pablo, “logiké latreia” es decir, un culto racional, “un sacrificio vivo, santo, agradable a Dios”. Estamos llamados a hacer de nuestra propia vida una verdadera ofrenda, un acto de glorificación y adoración de Dios, con nuestros pensamientos y nuestras palabras, con nuestros actos y comportamientos. La acción de la gracia, que recibimos en los sacramentos, especialmente en la Eucaristía, verdadera comunión con Cristo, nos hace capaces de ser transformados por la acción del Espíritu Santo, dejando así que aparezca el “hombre nuevo” a imagen de Dios. De este modo el verdadero creyente debe vivir con intensidad cada celebración, cada acto de culto, como íntima expresión de fe, y al mismo tiempo ir “sacralizando” la vida, haciendo de su vivir cotidiano un culto, una oblación agradable a Dios.
Los textos de la Palabra de Dios que la liturgia nos ofrece en este domingo son una propuesta clara de conversión y esfuerzo en la vida cristiana. Es una invitación al ascetismo, a “ponernos en forma”. En el ámbito greco-romano la ascesis consistía en los ejercicios metódicos que servían para el entrenamiento físico de los atletas y los soldados, igualmente en el ámbito del pensamiento y la filosofía se refería a los desprendimientos y los esfuerzos necesarios para adquirir la virtud, para alcanzar la sabiduría.
El apóstol San Pablo en la Epístola a los Corintios recoge la idea de las competiciones de atletas en el estadio; la aplica a la vida cristiana y confiere a la ascesis un sentido religioso, que posteriormente desarrollarán los Santos Padres refiriéndolo especialmente al régimen de vida ordenado a la perfección evangélica, especialmente en el estado de continencia o en la profesión monástica.
Lo que pretende el apóstol es orientarnos en la búsqueda de la perfección mediante el esfuerzo personal y el uso de prácticas de penitencia para luchar contra los defectos y adquirir las virtudes. Y esto, queridos hermanos, es Evangelio puro, no una teoría rigorista preconciliar, porque Nuestro Señor Jesucristo no solamente predicó la ascesis, sino que Él mismo la realizó en su propio cuerpo, sometiéndose a un ayuno de cuarenta días en la soledad del desierto. De este modo inauguró su combate espiritual con el demonio.
De este modo, nosotros, al practicarla, realizamos un acto de comunión con los sufrimientos de Cristo, a través de pruebas de todo tipo aceptadas por el Evangelio, a fin de tener parte en la alegría de su Resurrección. Así, la búsqueda de la perfección es también un prolongado combate que le sugiere al Apóstol la comparación del cristiano con el atleta que participa en las carreras y pugilatos del estadio: «Los atletas se privan de todo; y eso ¡por una corona corruptible!; nosotros, en cambio, por una incorruptible».
Pero, la verdadera ascesis debe fundarse y producir la caridad. Durante algún tiempo, y también en nuestros días, se ha mirado con sospecha la ascética cristiana incluso llegando despreciarla, por ver en ella una corriente de rigorismo egocéntrico que produce soberbia y engreimiento sobre los demás. Pero estos, queridos hermanos, es una caricatura de la ascesis. Por el contrario, la ascesis cristiana es un camino hacia la libertad espiritual que pertenece al amor. Como tal, constituye una contestación radical respecto al mundo en que vivimos, en la medida en que está conducido por el deseo de poseer, de gozar y de dominar, por la atracción del dinero, del sexo y del poder, y se deja deslumbrar por la tentación de una libertad sin trabas ni medida. El compromiso con la pobreza, la castidad y la obediencia ataca directamente estos deseos; pero traslada el debate al corazón del hombre para sustituir en él la voluntad de poder, que es una voluntad de ser «como dioses», según la expresión del Génesis, por una voluntad de amor que nos llega a través del humilde y alegre reconocimiento de Dios como nuestro Dios, especialmente a través de la acogida de su misericordia en el perdón ofrecido en Jesucristo.
El Santo Evangelio de hoy nos manifiesta esta bondad y justicia de Dios manifestada plenamente en Jesucristo, que se contrapone a nuestros juicios, a nuestros falsos méritos, a nuestra autojustificación y exigencia. Dios quiere comunicarnos su bondad y misericordia, esforcémonos por acoger su Palabra, por hacerla vida en nosotros y avancemos, fortalecidos por la gracia, al encuentro del Señor.