X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



sábado, 13 de mayo de 2017

PRIMERA APARICIÓN DE LA VIRGEN EN FÁTIMA. 13 de mayo de 1917



1ª APARICIÓN DE LA VIRGEN                              
Fátima, 13 de mayo de 1917
“Al llegar más o menos a la mitad de la ladera, casi junto a una encina grande que allí había, vimos otro relámpago y, unos pasos más adelante, vimos sobre una carrasca una Señora vestida toda de blanco, más brillante que el sol y esparciendo luz más clara e intensa que un vaso de cristal lleno de agua cristalina atravesado por los rayos del sol más ardiente. Nos paramos sorprendidos por la aparición. Estábamos tan cerca que quedábamos dentro de la luz que la cercaba o que Ella esparcía. Como a metro y medio de distancia, más o menos.
Entonces dijo nuestra Señora:
-No tengáis miedo, yo no os hago daño.
 -¿De dónde es usted?, le pregunté.
-Yo soy del cielo.
-¿Y qué es lo que usted quiere de mí?
-Vengo para pediros que volváis aquí durante seis meses seguidos el día trece y a esta misma hora. Después os diré quién soy y lo que quiero. Y todavía volveré una séptima vez.
-¿Yo también iré al cielo?
-Sí, vas a ir.
-¿Y Jacinta?
 -También.
 -¿Y Francisco?
-También, pero tiene que rezar muchos rosarios.
Me acordé entonces de preguntar por dos jovencitas que habían muerto hacía poco. Eran amigas mías y estaban en mi casa aprendiendo a tejer con mi hermana mayor.
-María de las Nieves, ¿está ya en el cielo?
-Sí, ya está. (Me parece que tenía dieciséis años).
-¿Y Amelia?
-Está en el purgatorio hasta el fin del mundo.
Me parece que tenía dieciocho o veinte años. Y continuó:
-¿Queréis ofreceros a Dios para soportar todos los sufrimientos que os quiera enviar en reparación por los pecados con que Él es ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores?
-Sí, queremos.
-Vais, pues a sufrir mucho, pero la gracia de Dios será vuestra fortaleza.
Fue al pronunciar estas últimas palabras, “la gracia de Dios…”, cuando abrió las manos por primera vez, comunicándonos una luz tan intensa como el reflejo que de ellas se expandía. Esta luz nos penetró en el pecho hasta lo más íntimo de nuestra alma, haciéndonos ver a nosotros mismos en Dios, que era esa luz, más claramente que lo que nos vemos en el mejor de los espejos. Entonces, por un impulso interior, también comunicado, caímos de rodillas y repetimos desde lo más profundo: “Santísima Trinidad, yo te adoro. Dios mío, Dios mío, yo te amo en el Santísimo Sacramento”. Pasados los primeros momentos añadió nuestra Señora:
-“Rezad el rosario todos los días para alcanzar la paz del mundo y el fin de la guerra”.
Enseguida comenzó a elevarse  serenamente subiendo en dirección al este y desapareciendo en la lejanía de la inmensidad. La luz que la rodeaba iba como abriendo un camino en el mundo cerrado de los astros. Por esto dijimos alguna vez que vimos abrirse el cielo”.