X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



viernes, 5 de mayo de 2017

“BENDECIR”. Reflexión diaria acerca de la Palabra de Dios.



 
“BENDECIR”. Reflexión diaria acerca de la Palabra de Dios.



Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales. (Ef 1,3)



En Cristo hemos sido enriquecidos en todo, bendecidos abuntamente por Dios, pues con él nos lo ha dado todo, con él se ha dado el mismo Dios a nosotros.



Desde las primeras páginas de la Escritura vemos la benevolencia divina y su bondad para con nosotros los hombres en su deseo de bendecirnos: de llenar al hombre de bienes. Dios entrega al hombre la creación y los bendice: una bendición que está en relación con la fecundidad de la tierra y de la misma unión de Adán y Eva.



Dios bendice igualmente a Noé tras el diluvio para que vuelva a tomar la naturaleza y poblar la tierra.



Dios bendice también a Abraham por haberse fiado de su palabra, por su fe. Una bendición llamada a prologarse de generación en generación, a transmitirse de padres a hijos. “En tu nombre, se bendecirán todos pueblos de la tierra.”



Bendiciones divinas que se realizan en su plenitud en Jesús, hijo de Adán, hijo de Abraham, hijo de David. Él nos ha liberado de la maldición del pecado y de la muerte haciéndose el maldito por nuestros pecados “colgado del madero”.



Ante la bendición de Dios el hombre ha de responder con la bendición: “Benediciré tu nombre por siempre, Dios mío mi Rey.” El hombre bendice a Dios porque él es digno de toda bendición, y bendice a Dios por todos los bienes que él nos da.

La liturgia de la Iglesia, y la santa misa en particular, es la mejor oración de bendición pues es sacrificio de alabanza y bendición. ¡Qué hermosas son las palabras del salmista que la Iglesia hace decir al sacerdote antes de comulgar la sangre de Cristo! “¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Alzaré la copa de la salvación invocando su nombre.”  Es en Jesús y por Jesús, por quién hemos sido bendicidos y podemos bendecir debidamente a Dios, Padre de todas las benediciones.