X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



jueves, 4 de agosto de 2016

EL TRABAJO COLABORACÍÓN CON DIOS CREADOR Y REDENTOR Reflexión diaria del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia (n.262-263)




EL TRABAJO COLABORACÍÓN CON DIOS CREADOR Y REDENTOR
Reflexión diaria del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia (n.262-263)
El trabajo humano ha de manifestar las perfecciones del universo  que tienen en el Verbo increado su principio y su modelo. Las cartas de los apóstoles destacan la actividad de toda la Trinidad en la Creación. Una creación ordenada que plasma la sabiduría divina y que el hombre debe descubrir, secundar y llevar a cumplimiento. En Jesucristo, el mundo visible, adquiere nuevamente el vínculo original con la misma fuente divina de la Sabiduría y del Amor y el trabajo humano se transforma en un servicio a la grandeza de Dios.
El trabajo es una verdadera participación en la obra de la creación pero también en la obra de la redención. Quien soporta la penosa fatiga del trabajo en unión con Jesús coopera, en cierto sentido, con el Hijo de Dios en su obra redentora y se muestra como discípulo de Cristo llevando la Cruz cada día, en la actividad que está llamado a cumplir. Así el trabajo puede ser considerado como un medio de santificación.